¿Dónde puedo ver las mejores series de la historia?

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Mi experiencia como usuario de HBO España

Moltisanti

Recomendación de la semana

Fin de ciclo para las series de viajes en el tiempo

Moltisanti

Recomendación de la semana

Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

La traficante del cliffhanger

Publicado por Moltisanti On 11:30 15 comentarios
Me acabo de dar cuenta que en su momento, se me pasó comentar el final de la quinta temporada de Weeds. Ha llovido mucho desde entonces, prácticamente un año, por lo que casi no tendría sentido ponerme a ello ahora. A cambio, considero que sería más interesante recordar como se despidió la serie en cada una de sus cinco temporadas emitidas hasta la fecha con el objetivo de ir calentando motores hasta el día 16 de Agosto, fecha en la que se estrenará la sexta (¿y última?) entrega de la serie (sólo Showtime y Mary Louis-Parker tienen la respuesta a esa pregunta). Otra cosa no, pero si hay algo en lo que nunca ha fallado Weeds, ha sido en su facilidad para sorprenderte con unos minutos finales tan espectaculares, como variados y surrealistas. Sin duda alguna, Nancy Bootwin es la traficante del cliffhanger. Little boxes...

Quería incluir en la entrada los vídeos con las escenas en cuestión, pero o tienen la inserción desactivada o directamente no los he encontrado por youtube, así que sólo puedo dejaros el enlace de tres de ellos. Aclarado esto, creo que no hace falta que diga que si no llevas Weeds al día, precaución con seguir leyendo porque esto es un campo de cultivo de spoilers gigantescos...


Primera Temporada (vídeo): Desde mi punto de vista, el más suave de los cinco cliffhangers que han salido de la factoría Weeds, muy acorde con la temporada en general. Ver a Nacy descubriendo que se acaba de acostar con un agente de la D.E.A. fue chocante, pero pierde muchos enteros al compararlo con el resto de la colección.

Segunda Temporada (vídeo): Sin dudarlo un solo segundo, digo que este es mi favorito. Tanto, que aún sigo considerándolo como uno de los mejores cliffhangers que me ha ofrecido cualquier serie. Muchos frentes abiertos y todos ellos rozando la locura. Primero, tenemos a Peter (el agente de la D.E.A) siendo asesinado. En segundo lugar, nos dejaron con Shane huyendo con Kat, la ex de Andy, con este detrás de ellos. El tercer y cuarto frente en verdad es sólo uno, empezando cuando Nancy está con Conrad intentando cerrar la venta de toda la marihuana cultivada. Finalmente termina siendo encañonada por numerosas metralletas y pistolas, sin saber muy bien como podrá salir de ahí. Para colmo cuando abre la caja fuerte, se encuentra el mítico cartel de "Drug Free Zone" que le había dejado Silas en lugar de la droga, el cual a la vez está siendo emboscado por Celia y un agente de policía. La cara que se le queda a Nancy, transmite lo mismo que a mí se me pasó por la cabeza entonces: ¿cómo se las arreglará Jenji Kohan (la creadora) para salir ilesa?. No es de extrañar que hicieran falta 4 capítulos de la siguiente temporada para dar carpetazo a este impresionante y mítico cliffhanger final.

Tercera Temporada (vídeo): Para muchos este final podría haber servido perfectamente como cierre de la propia serie, entre los que parcialmente me incluyo. Despedimos Agrestic muy a lo Weeds, por la puerta grande. Gracias a un incendio provocado "involuntariamente" por Nancy, la cual si que fue la responsable directa de incendiar su propia casa, simbolizando el fin de la primera época de la serie y volviendo a dejar al personal con la sensación de no tener ni idea de como van a continuar la serie de ahora en adelante.

Cuarta Temporada (sin vídeo): Por mucho que hubiera cambiado Weeds en esta entrega, sabíamos que a lo referente a su final de temporada, su predilección por dejarnos colgados volvería hacer acto de presencia una vez más. Cuando parecía que estabamos equivocados mientras Nancy encargaba el regalo de cumpleaños de Silas, al final esta se presenta ante el hombre que ha decidido asesinarla, Esteban, y le suelta como si nada el bombazo de que está esperando un hijo suyo. Zas!

Quinta Temporada (sin vídeo): Una vez más, cuando pensaba que esta sería la primera vez que Weeds nos dejaría sin un cliffhanger de altura, llega Shane y le revienta literalmente la cabeza a Pilar Zuazo, la bitch que estaba haciéndole la vida imposible a su madre, y por consiguiente a todo el clan de los Bootwin. Ni idea de como van a solucionar (para seguir con la tradición) este WTF por la serie, pero si algo he aprendido durante estas cinco temporadas de Weeds, es que da igual la locura que se le ocurra a Jenji Kohan (la creadora), siempre se guarda unoo varios ases en la manga para salir indemne. Con más ganas que nunca de que se estrene la sexta temporada.

Ahora para terminar y siendo fiel a mis costumbres carruselianas, lanzo una de mis habituales y obvias preguntas del millón: ¿cual es tu cliffhanger favorito de Weeds?.

Planeta Hollywood

Publicado por Moltisanti On 19:07 21 comentarios
Una de mis grandes asignaturas seriéfilas pendientes, de entre todas las que conforman mi interminable lista negra, era Entourage. No recuerdo cuanto tiempo llevo queriendo ponerme con ella, pues HBO y los entresijos del mundillo de Hollywood, es una combinación que no podía dejar escapar aunque haya tardado más de la cuenta en darla esa oportunidad que a veces tanto se resiste sin que uno mismo sepa realmente el porqué. Decir que Entourage, es una de las series que más me habéis recomendado últimamente por estas tierras, mención especial para Tokky de "Donde Solíamos Gritar", con el que he cumplido la promesa de empezar con la que es su serie favorita. Tenía pensando escribir esta primera toma de contacto cuando acabase la primera temporada, pero entre que esta sólo tiene ocho capítulos (de 25 minutos cada uno) y que se me han cruzado por el camino dos tardes de fin de semana en las que sólo te apatece ver un capítulo tras otro, al final no me ha quedado más remedio que meterle mano también a la segunda temporada. A día de hoy tengo unas cuantas cosas claras respecto a Entourage: los capítulos se pasan volando, engancha, te lo pasas en grande con ella, y sobre todo, estoy seguro que me va a durar poco, muy poco...

Antes de empezar con la serie no sabía mucho sobre ella realmente, más allá del Globo de Oro y los tres Emmys ganados (a partir de la tercera temporada) por Jeremy Piven por su papel de Ari Gold. Además de que este último se supone que es la gran estrella de la serie. Quizás por eso me ha sorprendido el punto de partida de la serie, pues esperaba toparme con un aspirante a estrella de Hollywood (y su séquito), el cual iría ascendiendo niveles en el firmamento con el paso del tiempo. En realidad, esto no es así y si es verdad que Vincent Chase aún no está en la cima, es conocido y está disfrutando junto a sus amigos de la vida y las facilidades que a priori te concede la fama, acompañada de (muchísimos) billetes verdes. Entourage intenta reflejar o mostrar este mundo desde dentro para deleite de los de fuera, véase los espectadores. Representantes, agentes, audiciones, regalos, fiestas, televisión, publicidad, líos de faldas, rodajes, etc. Todo lo que se mueve por Hollywood, tiene cabida en Entourage y eso es algo que me ha quedado muy claro después de haber devorado sólo sus dos primeras temporadas. El contexto en el que se desarrolla y se apoya la serie para contarnos las aventuras de Vince, Eric, Turtle y Drama, más Ari... y Lloyd, siempre me ha llamado mucho la atención, por lo que se podría decir que la serie tenía todas las papeletas para encantarme, sospecha que se está cumpliendo completamente a a cada nuevo capítulo que veo.

Prácticamente acabo de empezar con la serie, como diría aquel, por lo que tampoco tiene mucho sentido ponerme a comentarla en profundidad cuando todavía me quedan cuatro temporadas completas por disfrutar y sabiendo que la séptima se estrena este mismo 27 de Junio, es decir, esta noche. Una cosa es no quiera meterme todavía por aquí hasta el fondo con Entourage, y otra muy distinta, sería quedarme sin destacar unos cuantas cosas que por el momento me han llamado mucho la atención. Decir que no esperaba encontrarme con una serie tan serializada, valga la redundancia. Se supone que el protagonista de la función es Vince, ¿entonces por qué a veces me da la impresión de quien lo es en realidad, es Eric?. Johnny Drama, simple y directamente, es "el puto juego", como él mismo dijo sobre su persona. Turtle es el que menos protagonismo tiene dentro de el séquito, pero me está resultando más llevadero de lo que esperaba. Ari empezó sin decirme nada, pero sabía que no tenía que pedirle el cielo desde el principio, y poco a poco está empezando a dejar destellos de ese gran personaje que se presupone que es. Curiosamente, con él me pasa como con todo Entourage en gerenal, ya que tengo el presentimiento de que aquí me espera algo grande.

No podía finalizar esta primera toma de contacto con la que se presume que será una de mis series del verano (o por lo menos del arranque del mismo), sin dedicarle una mención especial a la cantidad de cameos e intervenciones de grandes estrellas del "Planeta Hollywood" que aparecen (y he pillado) por el camino de Vince Chase y su séquito. Sin olvidarme por supuesto, del aliciente extra que siempre supondrá ver pasearse por la pantalla a auténticos bellezones de todas las dimensiones. En Entourage el juego de "quien es este/a y de donde me suena", adquiere otra dimensión... la del auténtico lujo. Tengo pensando hacer esta recopilación a la "entouragiana" con todas las temporadas de la serie, pues por algo es uno de sus principales reclamos.

Pongo el cartel de spoilers por si alguien no ha visto todavía Entourage y no quiere fastidiarse ninguna de las diferentes apariciones estelares, como es mi caso. Si te vence la curiosidad, vía libre...

Primera Temporada: Me ha resultado muy llamativo como en una temporada de tan sólo 8 capítulos han podido aparecer por ella tantísimas caras conocidas. En el 1x01 "Pilot", Ali Larter y Mark Walhberg (productor ejecutivo de la serie) realizan sendos cameos aunque tengo que reconocer que al segundo no le pillé por el capítulo y no fue hasta los créditos finales cuando supe que apareció. En el 1x02 "The Review" se pasea por la pantalla nada más y nada menos que Jessica Alba. El televisivo 1x03 "Talk Show" contó con la colaboración de Jimmy Kimmel, Sarah Silverman y Luke Wilson. En el 1x04 "Date Night" no aparecerió nadie, pero para el 1x05 "The Script & the Sherpa" se reservaron a un Val Kilmer irreconocible y no lo digo por el aspecto que se gasta el actor en la actualidad. En el 1x06 "Busey & the Beach" también apareció otro que anda bastante demacrado, Gary Busey, el cual repetiría en un par de ocasiones más. En el 1x07 "The Scene" hubo otro descanso de caras conocidas para reservarse en la season finale, el 1x08 "New York", las apariciones de Larry David y la de Scarlett Johansson. Entourage no solamente vive de estas "Special Guest Star", pues también tiene hueco para otras "Guest Star" fácilmente reconocibles para los devoradores de series (y de cine) como son las apariciones recurrentes de Samaire Armstrong, Leighton Meester, Rhys Coiro, Marshall Manesh o Debi Mazar.

Segunda Temporada: En el 2x01 "The Boys are Back in Town" se pudo ver a Amanda Peet, en el 2x02 "My Maserati Does 185" a Jaime Pressly y al jugador de los Lakers, Lamar Odom, además de la cuasi desconocida (y bellezón), Holly Valance. En el 2x03 "Aquamansion" aparecieron Paul Ben-Victor, Mr. Karate Kid (Ralph Macchio) y Mr. Playboy (Hugh Hefner), mientras que en el 2x05 "Neighbors" hicieron lo mismo Anthony Anderson y Bob Saget. En el 2x06 "Chinatown" un desconocido Matt Dallas a.k.a. Kyle XY tiene un pequeño cameo, donde también aparece Ling Bai (la recuerdo por aparecer en en el que para mí es el peor episodio de Lost, el 3x09 "Stranger in Strange Land"). En el 2x07 "The Sundance Kids" nos dejamos de tonterías y además de contar con Sarah Carter y Peter Dinklage, lo importante es que aparece el mismísimo rey midas de Hollywood, James Cameron, el cual además se convertirá en pieza clave y aparecerá en un par de ocasiones más en la recta final de la temporada. Ni que decir que fue toda una sorpresa y un placer verle por la serie. En el 2x08 "Oh, Mandy" aparece Mandy Moore, una actriz que no conocía y que tuve que mirar su ficha para darme cuenta que no era tan extraño que no la conociera. En el 2x09 "I Love You Too" tuvieron un pequeño papel tanto Vanessa Angel como Rainn Wilson, este último tan efectivo como siempre. Sin olvidarme de ese concierto de U2 con felicitación de cumpleaños de Bono a Drama incluída (awesome!). En el 2x10 "The Bat Mitzvah" aparece Melinda Clarke, acompañada de Malcolm McDowell y Emmanuelle Chriki, estos dos con papeles recurrentes. Los últimos capítulos de la temporada tan sólo dejan dos apariciones estelares más, la de Brooke Shields en el 2x11 "Blue Balls Lagoon" y la de Richard Schiff en la season finale, 2x14 "Abyss". No me quiero imaginar todas las que se podrán ver a lo largo de la tercera...

Esto es Hollywood, baby.

Semáforo en Rojo

Publicado por Moltisanti On 14:50 15 comentarios
Si no soy precisamente un seguidor de los dramas procedimentales, ¿por qué comencé con El Mentalista? Dos razones con nombres y apellidos: Patrick Jane y John el Rojo, o lo que es lo mismo, la víctima en búsqueda de venganza y el serialkiller al que hay que buscar. Dentro de este género autoconclusivo, me gusta diferenciar dos tipos. Primero, los que son procedimentales de tomo y lomo, cuya máxima suele ser "tirar del siempre lo mismo". En cuanto al segundo tipo, me refiero a aquellos que se animan a introducir de fondo una especie de historia principal que es capaz de convertir cualquier procedimental en un pasatiempo mucho más interesante que el que se limita a resolver el típico caso de la semana. En cuanto a El Mentalista, en un principio pensé que sería de los del segundo grupo y de ahí que consiguiera picar mi curiosidad con el asunto del asesino en serie que dejaba una peculiar firma en cada uno de sus ataques. El tiempo y dos temporadas repletas de casos donde los familiares (y los actores y actrices fácilmente reconocibles) siempre son los principales candidatos a terminar en la cárcel, me han demostrado que estaba muy equivocado en cuanto a lo que esperaba encontrarme por la Brigada Criminal. El Mentalista es un procedimental de los del primer grupo que reserva tres capítulos al año para retomar parcialmente su historia principal, la de John el Rojo. Así son las cosas... y así seguirán siéndolo. No hay más.

A veces es como si no me conociera a mí mismo, al menos en lo que se refiere a gustos y predilecciones seriéfilas, pues por mucho que el personaje de Patrick Jane me encante y que quiera conocer la identidad y saber mucho más sobre John el Rojo, a fin de cuentas no me sale rentable seguir con El Mentalista... o al menos de la misma forma que con el resto de mis series. Como dije hace un tiempo, "mejor por televisión". La mitad aproxidamente (apuntando hacia arriba) de los capítulos me aburren cosa mala por culpa de una elaboración simple en el planteamiento del caso en cuestión, como en su resolución (los trucos de engaños colectivos de Jane ya están muy vistos). Los secundarios me gustan, pero no me quito de la cabeza que su papel en la serie es el de rellenar y eso nunca puede ser algo positivo. A lo que habría que añadir que acertar con la identidad del asesino de turno, se hace por capítulos, cada vez más fácil y desmotivadora. He conseguido finalizar la segunda temporada más que nada porque esperaba encontrarme con una serie de capítulos como los que abrieron el curso, esa primera parte de la temporada que supuso toda una agradable e innovadora sorpresa y que parecía indicar que El Mentalista podría ofrecer mucho más de lo que al final ha terminado haciendo. Desde la escabechina organizada en el cuartel general de la Brigada Criminal, la serie entró en un caída libre sin frenos (salvando algún que otro caso entretenido) que me obliga a que le tenga que poner el semáforo en rojo a El Mentalista, siguiendo con su ejemplo a la hora de poner títulos enrojecidos a prácticamente todos los episodios.

Los guionistas hasta con el regreso de John el Rojo en la season finale, han decidido optar por seguir por el mismo camino lineal y repetitivo de los casos semanales, dejándome con una sensación más que agridulce. A este paso, van a saturar al personal con el personaje y todo lo que le rodea, incluso antes de llegar a explotarlo realmente. Una cosa es saber que la historia de John el Rojo (incluyendo suspuestamente su identidad), no se resolverá hasta prácticamente el final de la serie (algo que promete ser dentro de bastantes años dados sus fantásticos datos de audiencia) y otra muy distinta que nos tengan mareando la perdiz hasta entonces. El tema de los imitadores, amigos y seguidores del asesino no me parece un mal recurso para la situación en la que se encuentran los escritores a la hora de no desvelar demasiado sobre su secreto mejor guardado, pero siempre que el tema en cuestión sea tratado de forma correcta. Nuevamente me ha parecido que no ha sido así y por mucho que al final nos hayan "mostrado" un elemento nuevo (acompañado de una adivinanza), este capítulo final de temporada no puede quitarse la etiqueta de transición, al igual que todos los demás. La relación entre John el Rojo y Patrick Jane se ha convertido definitivamente en mi único aliciente para seguir con El Mentalista, por lo que no descarto echarle una ojeada a los episodios centrados en este tema, pero a día de hoy tengo claro que no tengo cuerpo para ponerme otros veinte casos prácticamente similares que es lo que seguro me esperará en la tercera temporada.

¿Ver o no ver la tercera temporada?
Hace una eternidad os hablé de los trotaseries, esa especie de actores y actrices que no paran de saltar de una serie a otra, normalmente con apariciones estelares o para interpretar algún papel secundario o recurrente. En aquella ocasión nombré a Zeljko Ivanek, Michelle Forbes, Callum Keith Rennie y James Frain, cuatro que durante todo este tiempo no han hecho otra cosa que consagrarse aún más como trotaseries. Hoy llego con la intención de recopilarlos a todos en una lista que me he dado por llamar "la liga de los trotaseries extraordinarios". Raro será que no te hayas topado al menos en una ocasión con todos ellos...

Mark Sheppard: Si alguien me preguntara por la calle que es un trotaseries, tranquilamente le podría decir que se trata de un Mark Sheppard. Voy a citar en que series me lo he podido encontrar para que os hagáis una idea: Supernatural, Battlestar Galactica, Dollhouse, Bionic Woman, 24, Firefly y Expediente X. No está nada mal, pero me quedo corto si pienso que podría toparme con él en CSI, CSI Nueva York, NCIS, JAG, Star Trek: Voyager, Sliders, Monk, Sin Rastro, Medium, In Plain Sight, Shark, Burn Notice, Chuck, etc. La lista es interminable.





Alan Dale: Muchos conoceréis a este peaso de actor gracias a su papel de Charles Widmore en Lost, pero os garantizo que es un trotaseries de los de toda la vida. Personalmente le recuerdo de haberle visto en 24, The O.C., Torchwood y Expediente X. Un bagaje algo escaso si pienso que Alan Dale ha aparecido (sin contar su andadura inicial por sus tierras australianas) también por Entourage, Ugly Betty, The Flight of the Conchords, E-Ring, NCIS, JAG, The West Wing, etc.







Michael Gaston: Por el nombre quizás no te suene, pero si miras bien esta cara, podrás darte cuenta que es uno de los trotaseries por excelencia en la actualidad. En mi caso, que yo recuerde lo he encontrado en por 24, Los Soprano, Fringe, Mad Men o Prison Break, pero realmente su curriculum es de los que echan humo. Atento a la lista de series en las que puedes toparte con este actor: Ally McBeal, The West Wing, Jericho, Urgencias, Damages, Oz, John Doe, NCIS, Sin Rastro, CSI, JAG, Raising the Bar, White Collar, etc, etc y etc. Próxima parada, Rubicon de AMC.





Michelle Trachtenbenrg: Su caso es particular porque además de ser todavía muy joven, ha tenido la suerte de ser una trotaseries con trabajo fijo o bastante regular en varias series como Buffy, la Cazavampiros, Gossip Girl y Mercy. Además, la recuerdo de un personaje que apareció durante varios capítulos en Six Feet Under y de una aparición estelar en House.








Jessalyn Gilsig: Está en mi lista de actrices que no sorporto, pero desgraciadamente no han sido pocas las series en las que nos hemos cruzado, como sucedió en Heroes, Friday Night Lights o Prison Break, donde curiosamente tuvo en las tres sendos papeles recurrentes. También se la ha podido ver en la miniserie XIII: The Conspiracy, Nip/Tuck, CSI Nueva York, Sin Rastro, etc. En la actualidad se la pueda encontrar por Glee, algo que no me sorprende en absoluto. ¿Por qué será?






Aisha Hinds: Esta actriz quizás no es muy popular, incluso puede que no la reconozcas al instante, pero si echas una mirada a su curriculum, seguro que empiezas a recordar que te has topado con ella en más de una ocasión. Entre sus apariciones secundarias o recurrentes, te puede sonar de Hawthorne, Dollhouse, True Blood, Prison Break o The Shield. En cuanto a sus apariciones estelares te puedes cansar de citar series: Mujeres Desesperadas, Bones, Caso Abierto, Stargate SG-1, Lost, It's Always Sunny in Philadelphia, Medium, Boston Legal, Urgencias, etc. Es una trotaseries de campeonato y su agente no debe dormir por la noche encontrándola un nuevo trabajo. Por cierto, a Aisha se la podrá ver en el piloto de Detroit 1987, la nueva serie protagonizada por Michael Imperioli, santo y señor de esta casa carruseliana.

Entre todos estos (y los que me habré olvidado), los cuatro que ya mencioné en su día, más otros tantos que últimamente no paran como es el caso de Keith Carradine o la popular dupla que conforman Mark Pellegrino y Titus Welliver tras sus recientes apariciones en Lost y Supernatural, creo que mi particular liga de trotaseries queda bien cubierta (por el momento). Y tú, ¿recuerdas a algún actor o actriz con el/la que no paras de cruzarte por tus series?
1. Vienen a tomar la Destiny.

Coronel Telford (Stargate Universe)

2.
Si no te gusta lo que se está diciendo... cambia la conversación.

Don Draper (Mad Men)

3.
¡¿Qué es más importante que el dinero?!

Jesse Pinkman (Breaking Bad)

4.
Tienen unas drogas maravillosas aquí, Olivia.

Walter Bishop (Fringe)

5.
Raylan, déjame hacerte una pregunta. ¿Me dispararías si tuvieras la oportunidad?

Boyd Crowder (Justified)

6.
A) No suelo bromear y B) cuando bromee, te darás cuenta con mi coletilla "bazinga".

Sheldon Cooper (The Big Bang Theory)

7.
No podemos tener secretos en esta casa.

Jackie Peyton (Nurse Jackie)

8.
¡Televisión! Maestra, madre, amante secreta.

Homer Simpson (Los Simpson)

9.
Me prometiste un planeta. ¿5 minutos?

Amy Pond
(Doctor Who)

Cerrado por Vacaciones

Publicado por Moltisanti On 12:42 14 comentarios
Después de varias semanas de enzulada estudiantil, se acabaron los exámenes hasta septiembre, donde espero convertirme al fin en licenciado (ya va siendo hora y tal). No voy a perder tiempo de vacaciones y hoy mismo me marcho a disfrutar de la fiesta y las playas de Huelva. Me hubiera gustado poder hacer una entrada de "cierre por vacaciones" en condiciones pero la falta de tiempo me lo ha impedido. El Carrusel se parará durante unos 7 días y en torno al día 25 de Junio volverá a ponerse en marcha. Tengo pendiente responder vuestros comentarios de las últimas entradas, entre otras cosas, pero nada que no se pueda dejar y hacer a la vuelta de unas vacaciones con las pilas recargadas. Cuidarme el chiringuito en mi ausencia y que paséis una gran semana con... o sin series. Hasta dentro de 7 días...
| edit post
Mi relación con Mad Men empezó siendo de amor a primera vista, gracias a un capítulo piloto que me me engatusó desde el minuto uno. Como si de un romance de verano se tratara, las primeras semanas fueron de una pasión absoluta, donde los capítulos caían uno tras otro como si todas las demás series no importaran. Así fue hasta que finalicé la primera temporada, donde nuestra relación se consolidó definitivamente, por lo que no había razón alguna para no continuar con algo tan especial como lo que tenía con ella. Aquel momento coincidió con el regreso de todas las series (demasiadas) que seguía a ritmo USA, algo que no tendría que haber repercutido en exceso, pero que a la postre resultaría siendo determinante para que en mi visionado de Mad Men se produjera la primera crisis. Al principio no le quise dar importancia y aunque nunca llegó a niveles críticos, hizo que empezara a tomarme las cosas con mucha más calma, demasiada diría yo. La cosa llegó hasta el punto de que me costó horrores finalizar su segunda temporada. No era por su culpa, quizás era yo o que simplemente no era el momento. Finalmente lo logré, le dediqué el tiempo que se merecía y me volvió a demostrar por qué es especial, única. Por entonces tomé la sabia decisión de hacer un breve paréntesis en nuestra relación, aplazando temporalmente el visionado de la siguiente temporada, con el objetivo de retomarla con la motivaciónn necesaria, esperando al momento en que el resto de series volvieran a dejarnos a solas. Así lo he hecho, y la verdad, ahora estamos mejor que nunca y todo el mérito se lo tiene que llevar ella, la tercera temporada de Mad Men.

Si la última vez que hablé de ella fue para hacer hincapié tanto en sus numerosas virtudes como en sus escasos defectos, en esta ocasión y gracias a la maravilla que ha sido su tercera temporada, no tendré que andarme con pies de plomos para recomendarla a todo aquel que esté dispuesto a encontrarse con una delicatessen seriéfila. Es más, al fin puedo decir con la cabeza bien alta que Mad Men es esa absoluta obra maestra que esperaba encontrarme cuando la comencé. Y sí, los premios que lleva cosechando en los últimos tres años no son ni mucho menos casualidad, algo que me ha quedado mucho más claro de lo que ya lo tenía. No es que antes no me lo parecía, pero era evidente que tenía una carencia en la velocidad de narración de los acontecimientos que no la hacía precisamente una serie para todos los paladares. Algo que no puedo decir sobre esta tercera entrega, la cual es PERFECTA (con mayúsculas y todo) hasta el más mínimo detalle, y lo que es más importante, es fluida, rápida y engancha de tal forma que si me lo llegan a decir cuando estaba atascado en el ecuador de la segunda temporada, hasta me hubiera reído al escucharlo. Podría decir muchas más cosas para intentar dar a entender por qué la tercera temporada de Mad Men me ha parecido mucho mejor que las anteriores, pero creo que haberla devorada en plan maratón lo dice todo cuando esto es algo que no entraba para nada en mis planes. Es lo que pasa cuando se cogen todas las virtudes de Mad Men (que no eran pocas precisamente), se perfeccionan y a la vez se solventa su principal punto débil, ese relacionado con la excesiva lentitud a la hora de abordar las diferentes tramas en las que se envuelven a los personajes sin que casi uno se de cuenta.

He quedado totalmente eclipsado por la tercera temporada de Mad Men, algo que te debe estar resultando más que evidente. Llevo varios días queriendo escribir sobre ella, pero como suele ser habitual con las series y las temporadas que sigo a mi ritmo, prefiero esperar a verlas de principio a fin para poder dar una perspectiva completa sobre las mismas. Esto a su vez tiene el inconveniente de que un gran final de temporada, pueda llegar a eclipsar todo lo ocurrido hasta la fecha, pero con la tercera de Mad Men no me lo puedo permitir por mucho que la season finale "Shut the Door. Have a Seat", se haya convertido en mi capítulo favorito de la serie. También es verdad que el hecho de haber tenido la fortuna de disfrutar con episodios como en el que Mad Men "mató" a Kennedy, es razón más que suficiente para no centrarme únicamente en el radical cambio de juego (en todos los sentidos) que ha sufrido la serie al final de esta temporada. A modo de curiosidad, me gustaría decir que desconozco el dato en concreto, pero me apostaría una copa de Whisky a que el capítulo que la serie mandó a los premios Emmy (para ganarlo) debió de ser precisamente ese "The Grown-Ups" con la muerte de Kennedy como macguffin de los acontecimientos desarrollados en el mismo. Ya lo comenté la última vez, mis capítulos favoritos de Mad Men son los que tienen como contexto algún acontecimiento histórico de la época, pero lo que han hecho con el asesinato de Kennedy ha rozado la genialidad aboluta. Claro está que para que este capítulo haya sido tan inmenso, antes se tenían que haber preparado las tramas y a cada uno de los personajes de la forma que se había hecho a lo largo de los once capítulos anteriores. Aprovecho rápidamente para recalcar una cosa que nunca me cansaré de repetir: estoy encantado de haber conocido a Don Draper.

El próximo 25 de Julio se estrenará la cuarta temporada, por lo que hasta entonces, tengo tiempo de sobra para recargar mi munición de alabanzas hacia la serie. Estoy convencido de que esta vez mi metafórico romance veraniego con Mad Men lo será de verdad. Si te estás preguntando a qué se debe mi alarmante moñería hacia ella o por qué no para de recibir premios y palabras de elogios por parte de la crítica americana, sólo tienes que hacer lo mismo que hice yo en su momento: darla una oportunidad. Quizás te cueste pillarla el truco... o quizás no. Quizás pases por la misma crisis que tuve con ella en la segunda temporada... o quizás no. De lo que sí estoy seguro, es que cuando llegues al punto de haber disfrutado de su tercera entrega, estarás como un servidor en estos momentos, rendido a los pies de Mad Men. Pon a Sterling-Cooper en tu vida, no te arrepentirás.

PD: Ayer hablé de la tercera de Breaking Bad y hoy de la de Mad Men. Si alguien piensa que la ficción americana está en horas bajas, eso es porque no ha visto ninguna de estas dos joyas. Desde AMC se están haciendo las cosas rematadamente bien y con sus próximos estrenos Rubicon (capítulo piloto ya disponible) y The Walking Dead parece querer continuar por el mismo camino. Definitivamente, no sólo de la HBO tiene que vivir el seriéfilo exquisito...

Negocios, siempre negocios...

Publicado por Moltisanti On 16:50 11 comentarios
La tercera temporada de la actual niña de mis ojos seriéfilos, ha finalizado con el 3x13 "Full Measures". No voy a volver a recomendártela, creo que eso ya lo he hecho lo suficiente en los últimos meses. Hoy lo que toca es comentar todo lo que nos ha deparado la season finale de Breaking Bad, esa joya en forma de serie que deberías estar viendo. ¡Precaución, spoilers!

El título de la entrada se corresponde a una frase que el Griego de The Wire utilizó al final de la segunda temporada de esta. Una cita que tengo grabada en mi memoria desde entonces y que creo que resume a la perfección lo que ha sucedido a lo largo de toda esta season finale, la cual ha conseguido cumplir con su objetivo a la perfección: dejarme sin pestañear y mantenerme en tensión durante los 47 minutos que ha durado. Antes de nada, pido disculpas si has sido uno de los decepcionado al comprobar que al final no ha sido un capítulo doble, la emoción me hizo anunciarlo sin contrastar la fuente. La verdad, no hubiera estado nada mal haber tenido doble ración para tal especial ocasión, sobre todo viendo como nos han dejado "colgados del acantilado". Una vez más todo se ha puesto patas arriba por Breaking Bad y la pareja protagonista ha emprendido un nuevo viaje sin retorno, es decir, más allá del que tienen nos tienen acostumbrados. Walter y Jesse desde que comenzaron a cocinar en el sótano del segundo, siempre se han encontrado contra las cuerdas, pero ha sido en esta ocasión cuando todo apuntaba a que se habían metido en un verdadero callejón sin salida. Sólo les quedaba un último as en la manga, Gale, y le ha tocado a Pinkman tener que ser el brazo ejecutor. "Te he salvado la vida, Jesse. ¿Vas a salvar la mía?".

Qué mal rollito me da esto...

El capítulo ha comenzando con un flashback sobre los tiempos en los que Walter y Skyler compraron la casa en la que "viven". Inesperada escena, como suele ser habitual en todas las que preceden al opening. El mensaje a transmitir era claro: echar una mirada al pasado para comprobar como Walter siempre ha sido un hombre de familia con aspiraciones a algo más grande en la vida. Pretensiones que unidas al cambio radical hacia el lado oscuro del personaje, en la actualidad le han llevado a estar metido en un aparente laberinto sin salida. Le hemos visto reunirse con el "Boss", el cual parece estar más interesado en el propio Pinkman que en Walter, que al fin de cuentas es quien aceleró y apretó el gatillo al final del capítulo anterior. Gus a.k.a. Mr. Pollos se ha coronado como uno de los villanos más sútiles y enigmáticos que ha dado la pequeña pantalla. De la misma manera, no sería justo no concederle el mérito que se merece a Mike, el músculo de Gus y que a mí personalmente, me tiene fascinado. Si en el 3x12 "Half Measures" se lució con el discurso sobre las cosas o trabajos a medio hacer, en este ha protagonizado dos de los mejores momentazos del capítulo. El primero, asaltando la casa (globos en mano) vigilada por algunos miembros del Cartel de la droga (guiño a la que se avecina la próxima temporada...). ¡Impresionante! El segundo, como os podéis imaginar, es el que ha tenido a Walter White apunto de recibir una bala con su nombre. En Breaking Bad, hasta los "malos"... son rematadamente buenos.

Una cosa que me ha llamado mucho la atención de la finale, han sido las ausencias. Empezando por la de Hank y Marie, a los cuales les hemos dejado (en el capítulo anterior) de vuelta al hogar (espero que Hank se recupere pronto para seguir dando guerra la próxima campaña). De la misma manera, de Walter Jr. no hemos tenido señales, y Skyler aparte de la secuencia inicial, sólo ha aparecido al fondo de la escena en la que Walter estaba con la pequeña. ¿Alguien les ha echado en falta? Viendo la que se estaba cocinando en el capítulo, considero que ha sido una decisión acertada prescindir de ellos en esta ocasión, pero sin olvidar por un segundo que la familia, es la razón de partida por la que Mr. White se encuentra en la situación en la que está metido. Hablando de desaparecidos, a Jesse le ha costado salir del escondite (no es para menos), pero cuando lo ha hecho, hemos pisado el acelerador directamente a lo que sería el final de temporada. Su reaparición ha sido gracias a Saul, el cual para mi sorpresa le ha echado pelotas engañando a Mike a favor de sus dos clientes predilectos. A mí me la había colado por completo, y hasta la aparición de Jesse en la "Lasería", no sabía que es lo que estaba tramando. A diferencia de los planes de Walt al final, al cual rápidamente he calado, lo que no le ha restado ni una pizca de tensión a esos últimos minutos. Una vez más, gracias a la labor de unos actores que se merecen todos los premios que les vayan a caer este año.

Hasta la cuarta temporada, bitches

Ese plano final de Jesse apuntando a la cara de Gale (con todo lo que había detrás de ese momento), y el sonido de la pistola disparándose, me ha sacado literalmente el corazón del pecho. Un cliffhanger demoledor que pone punto y final a una temporada redonda, de las de quitarse el sombrero y sacarla a pasear por la puerta grande. Cuando acabé la segunda temporada estaba seguro que seguirla semanalmente se me iba a hacer difícil, y lo ha sido, pero a la vez ha tenido su parte de encanto porque he disfrutado cada uno de estos trece capítulos como sólo las grandes consiguen. Algo normal cuando no me tiembla el pulso a decir que para mí, Breaking Bad es la mejor serie que se está emitiendo actualmente en la telvisión americana, tanto general como por cable. Lo mejor de todo llega cuando uno se da cuenta de que la temporada ha dejado prácticamente todas las líneas argumentales abiertas, aumentando las infinitas posibilidades que tiene la serie para explotar de ahora en adelante, con un Jesse contaminado (perdiendo la poca inocencia que le quedaba) por un Walter totalmente descontrolado y al que cada vez resulta más difícil comprender, y mucho menos, justificar. Anoche precisamente AMC anunció oficialmente la renovación de la serie por una merecidísima cuarta temporada, y además, Vince Gilligan (el showrunner y creador) aprovechó para dejar caer que en sus planes está que Breaking Bad tenga cinco temporadas. Ponerle fecha de caducidad sería la mejor noticia para asegurar que va a seguir siendo igual de grande hasta el final. Ya llegará el momento de tratar ese tema porque ahora mismo sólo hay una cosa que me ronda por la cabeza: ¿cuanto tendremos que esperar hasta el estreno de la cuarta temporada?

Elección Mejor Personaje: FlashForward

Publicado por Moltisanti On 14:44 14 comentarios
Hace aproximadamente dos semanas que FlashForward llegó prematuramente a su fin. La llamada por la propia ABC a convertirse en la sucesora natural de Lost, si se descuida un poco más, acaba incluso antes que ella. En mi última visión del futuro dije que después del capítulo 1x14 "Better Angels" (el de la excurisón a Somalia) abandonaría la serie porque no merecía que la dedicara ni un minuto más de mi tiempo, pero fue justo por aquel entonces cuando se convirtió en una serie entretenida, por lo que finalmente me animé con la primera temporada al completo. Eso no fue lo único que comenté en aquella ocasión, pues en lo que sí que he acertado de pleno, ha sido en lo relacionado con el tema de su cancelación y que se despediría dejando un final abierto como pocos. Como os podéis imaginar hoy no vengo con la intención de comentar la despedida de FlashForward, sino para subirla a la palestra de la Elección del Mejor Personaje.

Algo que resulta cuanto menos irónico, cuando todos ellos, son los principales responsables del batacazo de la serie. Si las tramas (y el potencial) fueron las que mejoraron a Flashforward (demasiado tarde eso sí), sus personajes siguieron sin evolucionar lo más mínimo y eran los que seguían haciéndola prescindible (los actores no ayudaron a la causa, todo sea dicho). Resulta increíble lo mal dibujados que estaba la gran mayoría aunque seguro que entre todos, conseguimos encontrar alguno que merece ser salvado de la quema. Precisamente ese es el objetivo de esta elección, elegir entre todos al flashforwardiano menos malo de la colección. Comentar que voy a reservar los puestos a los principales protagonistas y a los dos secundarios responsables del aumento de mi interés hacia la serie. Si por algún casual ninguno de estos es a quien tenías pensado dar tu voto, recuerda que siempre te quedará la opción "Otro". Antes de dar dar el pistoletazo de salida a la elección, aviso que acabo de tener una nueva visión del futuro en la que veía a Mark Benford arrasando en esta recolecta de votos. Por suerte si hay algo que me ha enseñado FlashForward es que el futuro puede ser cambiado. Empieza la cuenta atrás para elegir al mejor personaje de la serie: ¡Tres Demetris, dos Demetris, un Demetri... y a votar!



ACTUALIZACIÓN: Votación cerrada. Resultados.
 

Eleccion Mejor Personaje: FlashForward
Aaron Stark
Bryce Varley
Demetri Noh
Dyson Frost
Gabriel McDow
Janis Hawk
Lloyd Simcoe
Mark Benford
Olivia Benford
Stanford Wedeck
Simon Campos
Otro
pollcode.com free polls

Recordar que todavía podéis votar a vuestros personajes favoritos de:

SGU: La digna sucesora de BSG

Publicado por Moltisanti On 17:31 20 comentarios
Desde que Stargate Universe me demostró que iba a ser algo más que un mero entretenimiento de ciencia ficción, no me he cansado de repetir que se ha convertido en mi serie revelación de la temporada. Algo que se ha ganado por méritos propios desde que empezó a apuntar maneras en torno al sexto o séptimo capítulo. Una vez vista la segunda parte de ese "Incursion", el 1x20 que pone punto y seguido al notable primer curso de SGU, además tengo claro que SyFy puede repirar al fin tranquila porque no ha tenido que esperar demasiado tiempo para encontrar una digna sucesora a la que fue durante 6 años su buque insignia, Battlestar Galactica. Antes de encender el piloto de alarma de nadie, señalar que odio las comparaciones y que con esto no quiero decir (ni por asomo) que ni los tripulantes de la Destiny, ni las virtudes de la propia serie en sí, hayan llegado al nivel de poder ser equiparados a los de Galactica, pero sólo el tiempo y la progresión ascendente de SGU, dictarán sentencia al respecto. Lo que es irrefutable a día de hoy son las numerosas similitudes que comparten ambas series y que me gustaría destacar (sin spoilers) a continuación.

Para empezar, mientras BSG debutó en formato miniserie de tres horas, SGU hizo lo mismo con un triple piloto, es decir, tenían mucho que contar y mostrar desde la misma carta de presentación. Además, las dos cuentan con sendas bandas sonoras de auténtico lujo, cada una a su estilo, pero igual de espectaculares. Más allá de esta coincidencias "técnicas", a las que habría que añadir la calidad que tienen sus impresionantes efectos especiales, lo que es innegable es que ambas series tienen un punto de partida en la historia muy similar: un grupo de supervivientes de una catástrofe, se ven obligados a vagar por el espacio atrapados en una vieja nave espacial, con el objetivo de encontrar la Tierra para poder regresar a casa. Esto hace que tanto en una serie, como en la otra, el abanico de personajes entre protagonistas y secundarios sea enorme, por no hablar ya de los extras que cada una dispone para "sacrificar" por la causa y el espectáculo cuando resulta necesario. Este parecido inicial se atenúa cuando uno comprueba que ambas comienzan a centrarse en lo mismo: presentarnos en profundidad a los personajes (está muy de moda hablar sobre "las series de personajes", pero no para evitar resultar cansino se tiene que obviar lo evidente), el proceso de adapatación a su nueva vida por parte de todos ellos, y lo que es más importante, como solventan toda clase de inconvenientes para asegurar su supervivencia y la del resto de la tripulación.

Curiosamente durante esta fase de introducción, es cuando ambas series se limitan a lo básico, sin que uno pueda llegar a imaginarme el verdadero potencial que guardan sus historias y personajes tras esa fachada post apocalíptica. La cosa continúa exactamente igual hasta el séptimo capítulo (más o menos) de cada una de ellas, donde la maquinaria pesada empieza a arrancar motores. Con el paso de los episodios se empiezan a presentar algunos de los elementos claves que conformarán la posible mitología central, los personajes empiezan a gustarse, y lo que es más importante, a gustar al espectador (siempre con inevitables excepciones). Por no hablar de ese recurso tan fundamental como necesario en series de este tipo: la presentación del enemigo principal, el cual aparece con ganas de revolucionar el gallinero. A lo que habría que añadir el enfrentamiento o disputa interna entre los respectivos líderes de las naves, Adama y Roslin (en la Galactica), Rush y Young (en la Destiny). Ni que decir que a partir de entonces es cuando BSG y SGU empiezan a ponerse interesantes, avanzando paso a paso hasta hacerse grandes. Por último y ya que acabo de presenciar el desenlace de la primera temporada de SGU, no podía quedarme sin mencionar que si el cliffhanger que despidió al primer año de BSG fue todo un WTF que dejó la vida de uno de sus principales protagonistas colgando de un hilo, el de de SGU quizás no ha sido un WTF en toda regla, pero ha elevado la expresión del "sálvese quien pueda" hasta un nivel extremo (vaya minuto y medio con el que nos han dejado hasta octubre). Y hasta aquí puedo escribir...

Seguramente haya más similtudes entre ambas, al menos en lo que concierne especialmente a sus respectivas primeras temporadas, pero entre que no se me ocurren más y que mi objetivo era tratar este tema sin entrar en el terreno spoiler, ahora podría rematar la faena centrándome en las diferencias, como por ejemplo, el hecho de que una tiene opening y otra no (pero para eso ya están los fans como demuestra el vídeo que dejo al final de la entrada). Haberlas haylas, pero es un tema que quizás retome otro día, pero queriendo dejar claro que si hay una diferencia fundamental a día de hoy entre Battlestar Galactica y Stargate Universe, esa es la siguiente. La primera completó su círculo 4 temporadas y de casi 6 años de duración, coronándose como una de las mejores series de la historia de la ciencia ficción (por no decir directamente que es la mejor), mientras que la segunda prácticamente acaba de comenzar su viaje. Es igual de prometedor como en su día fue el de Galactica, pero considero que no sería adecuado pasarse con el entusiasmo y las alabanzas por mucho que haya disfrutado de esta primera temporada de SGU como un niño pequeño imaginándose astronauta de mayor. La política de no esperar nada y recibirlo todo, me ha funcionado a la perfección con esta serie, y por eso mismo, si por algún casual te animas a darla una oportunidad a lo largo de este verano, te recomiendo hacer lo mismo. No esperes encontrarte ninguna joya, simplemente anímate a encender la puerta Stargate y disfruta de una serie con infinitas posibilidades que ha demostrado durante su primera temporada que sabe aprovecharlas.



¿Quieres leer algo más sobre mi revelación de la temporada?:

Justified: Una oportunidad justificada

Publicado por Moltisanti On 20:57 20 comentarios
Desde que se estrenó Justified el pasado 16 de marzo, he ido posponiendo el ponerme con ella hasta hace unos pocos días. Una decisión que estaba más que justificada, dada la cantidad de series que estaba siguiendo por aquella época. De todas maneras tenía claro que darla una oportunidad, se la iba a dar, y aprovechando que ahora mismo prácticamente no quedan series en emisión, he podido catar su capítulo inaugural, "Fire in the Hole", un título muy acorde con lo sucedido en el mismo. La verdad que Justified contaba con tres elementos que me llamaron la atención desde el principio. Para empezar, se emite en el canal FX, el mismo que me ha regalado alegrías últimamente a base de The Shield, Sons of Anarchy, y en menor medida, con Damages (Daños y Perjuicios). Después, toca señalar el motivo de poder volver a ver a Timothy Olyphant de vaquero, con placa y sombrero, al más puro estilo de Seth Bullock en Deadwood, seguramente su mejor papel hasta la fecha. Finalmente, y no por ello menos importante, está el hecho de que Justified cuenta entre sus filas con Walton Goggins (Shane Vendrell a.k.a. Cletus Van Damme en The Shield) haciendo lo que mejor se le da, ser el malo de la película.

El primer capítulo me ha dejado muy buenas vibraciones, por no decir directamente que me ha encantado. Algo más de 50 minutos que se pasan volando y cuya principal función es presentarnos al absoluto protagonista de la función, Raylan Givens (Olyphant). Un personaje de esos que apuntan maneras desde el minuto uno, pues cuenta con los rasgos carecterísticos del clásico tipo duro, como ser arrogante, no tener miedo ni de nada, ni de nadie, además de suponer una especie de imán para las mujeres. El mayor acierto a la hora de presentar al personaje no lo he encontrado precisamente en sus actos, ni en la demostración de sus habilidades pistola en mano, sino en el aliciente de que a la vez han hecho lo mismo con su particular némesis en la historia, Boyd Crowder (Goggins). En el pasado íntimos amigos, ahora convertidos en enemigos por culpa del paso del tiempo y de haber tomado caminos opuestos en la vida. Ni que decir que el personaje de Boyd me ha atrapado desde su primera intervención y no solo por el aliciente de haberme recontrado con este actor (predilección de un servidor) en un personaje que le viene como anillo al dedo. Precisamente verle con un lanzacohetes en el trailer, se convirtió en la principal razón por la que tenía que ponerme con Justified más pronto que tarde.

El versus entre Rayland y Boyd, incluyendo todo lo relacionado con el padre del primero, promete convertirse en la base de la historia principal, la cual por lo que tengo entendido tras leer esta entrada en Freak's City, parece que tarda en arrancar unos cuantos capítulos pero que cuando lo hace, eleva mucho el nivel de la serie, recordándome su caso a lo que sucedió durante la primera temporada de Sons of Anarchy. Curiosamente, serie con la que se le está empezando a comparar a Justified. En cuanto a este patrón a seguir, realmente no me parece mala idea comenzar la andandura con un aspecto más procedimental que serializado. Por un lado, te sirve para ir cosechando una audiencia fiel (es televisión por cable pero eso tampoco te garantiza la supervivencia si no obtienes unos resultados satisfactorios para el canal y sino que se lo pregunten a Patty Hewes y al resto de abogados de Damages), y por el otro, puede suponer el terreno idóneo para ir presetándonos al resto de secundarios que en este primer capítulo han aportado maneras, pero sin llegar a ese punto en el que te quedas con su nombre a la primera. Además de poder ir conociendo mejor al personaje de Rayland, el cual promete tener numerosas capas que raspar antes de poder conocer y comprender cuales fueran las razones que le llevaron a emigrar de Kentucky.

Como es habitual por la series de cable, su primera temporada tan sólo tendrá 13 capítulos y anoche precisamente se emitió la season finale. Por cierto y ya para ir terminando, dos curiosidades. La primera relacionada con que la serie creo que está basada en un libro (desconozco título y autor), y la segunda, comentar que en un principio iba a llamarse "Lawman", pero por suerte rectificaron a tiempo porque el título muy comercial y pegadizo como que no era. El "Justified" sin ser tampoco para tirar cohetes, suena mejor y por lo menos cobra o tiene sentido cuando ves este primer capítulo. El título hace referencia a algo que el propio Ryland Givens "hace" en la primera escena y que él considera que estaba justificado, suponiendo a la vez, el desencandenante de la historia de la serie y de que al personaje no le quede más remedio que regresar a su Kentucky natal. En mi caso, creo que lo justificado será darle una oportunidad a "Justified". Me toca comprobar de primera mano si las buenas sensaciones que me ha dejado el capítulo inaugural, no se quedan sólo en este. Algo me dice que no será así...
El próximo 13 de Junio, la HBO estrena la tercera temporada de True Blood, su actual gallina de los huevos de oro. Un día después, en España, Canal + ofrecerá un pase del capítulo 3x01 "Bad Blood" en los Cines Luna de Madrid (calle Luna, número 2). La entrada será libre hasta completar el aforo, pero si quieres garantizarte un sitio en el evento, decir que me han cedido tres entradas para compartirlas con vosotros. Por lo tanto, si estás interesado en asistir el próximo lunes 14 de Junio a las 22:00 al estreno de la nueva temporada de True Blood en pantalla grande, sólo tienes que dejarme tu nombre completo y una dirección de correo (para contactar). Los tres primeros en decir que están interesados en los comentarios, serán los que se lleven las entradas para ver en el cine a Sookie, Bill, Eric, Sam, Lafayette, Tara y el resto de personajes y seres que habitan Bon Temps. Si eres fan de la serie y vives en Madrid o en sus alrededores, creo que es una oportunidad que no te debes perder.

Ya que estamos, voy a aprovechar la ocasión para hacer algo que tenía pensando desde hace semanas: hablar de la campaña de promoción que está marcándose la HBO este año con True Blood. Considero que desde el canal han pasado de una estrategia de marketing intensiva (como la del año pasado) a una más selectiva, centrándose exclusivamente en la cifra millonaria de espectadores que consiguió enganchar en la temporada anterior, la cual estuvo rondando en torno a los 5 millones por capítulo. De esta forma, considero que han pretendido (eficazmente) fidelizar a su audiencia, algo que queda más que claro analizando lo que se ha lanzado desde el canal durante todos estos meses de parón.

Lo primero que dejó caer para saciar la sed de sangre fresca de los seguidores de la serie, fue un teaser trailer, cuyo mensaje a transmitir era que la maquinaria del rodaje se volvía a poner en funcionamiento. De este mismo, poco después se haría una nueva versión con el personaje de Bill como protagonista. Una vez recordado lo que sucedió al final de la temporada anterior, y avisado de que la nueva está calentando motores, desde la HBO decidieron que era buen momento para presentar al nuevo ser sobrenatural que promete dar mucha guerra durante la tercera temporada:



Una vez calentado el ambiente, llega la hora de empezar a ponerse serios con la campaña, es decir, llega el momento de lanzar los diferentes posters promocionales, los cuales este año han seguido siendo igual de originales y grandes (aquí los encontraréis todos) que los de la temporada anterior. Una vez se ha inundado internet con todos ellos, empieza la suelta de promos repletas de imágenes inéditas, incluyendo algún que otro teaser del rodaje. Estas al principio eran de corta duración y hasta que no nos hemos acercado finalmente a la fecha de estreno (13 de junio), no ha sido cuando la HBO ha puesto toda la carne en el asador con unas promos que en dos minutos, son capaces de presentarte a los nuevos personajes, avisarte de por donde podrán ir los tiros en esta nueva campaña, pero sobre todo, confirmar que True Blood podrá ser muchas cosas, pero el sexo y la sangre siempre los llevará por bandera.



Por último, no podía olvidarme (pero casi lo hago) de la novedad de este año, los seis minisodes de unos tres minutos de duración y en los que han aparecido prácticamente todos los protagonistas de la serie. En el primero (os lo dejo puesto) tenía como protagonistas a Eric y Pam, el segundo a Jessica, el tercero a Sookie, Tara y Lafayette, el cuarto a Sam, el quinto a Bill, y finalmente, el sexto a Jason. Sin ser nada del otro mundo, tengo que reconocer que no han estado nada mal, si los comparamos con los que en su día lanzaron otras series.



En cuanto a lo que a mí respecta, reconozco que la campaña promocional de la HBO ha conseguido que le tenga ganas al estreno de la tercera temporada de True Blood, aunque recordando la que montó la temporada anterior el señor Alan Ball, miedo me da pensar en lo que se nos avecina en esta. ¿Hay o no hay ganas de sangre fresca?

PD:
Sobre el tema de las invitaciones, en Al Final de la Escapada y en Chica de la Tele también ofrecen sendas invitaciones para el estreno de la temporada en el cine Luna del próximo día 14.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: Mindhunter

¡Súbete!

Honest Trailer: Stranger Things

¡Participa!

BSO: Narcos 3x10

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España