Showtime en manos de David Lynch

Moltisanti

Recomendación de la semana

Fin de ciclo para las series de viajes en el tiempo

Moltisanti

Recomendación de la semana

Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Hasta las mejores series tienen temporadas para olvidar

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

Para la última entrada del año... una última lista. En realidad, un recopilatorio con todas las series que durante este 2013 han dicho adiós. Que no son precisamente pocas. No sé vosotros, pero no recuerdo otro año en el que haya “archivado” tantas series. Por lo que hacer un homenaje así, como que se me antojaba necesario. Antes de comenzar con el repaso, recomiendo darle al play.

Fringe (2008-2013)

Spartacus (2010-2013)

Dexter (2006-2013)

The I.T. Crowd (2006-2013)

Breaking Bad (2008-2013)

Eastbound & Down (2009-2013)

Misfits (2009-2013)

Mad Dogs (2011-2013)

A este homenaje seguro que muchos podréis sumar otros títulos, como 'Southland', '30 Rock', 'The Big C', 'Private Practice' o 'Futurama', por no hablar de 'Treme' y 'The Office', dos grandes que aparqué hace tiempo pero que tengo claro que retomaré para sumarlas (en algún momento) a este homaje tan multitudinario. No olvido 'The Killing', pero es que se merece una mención especial. Después de ser cancelada (otra vez) tras su tercera temporada volvió a ser descancelada (otra vez), en esta ocasión por cortesía de Netflix, que emitirá seis capítulos finales en 2014. Un año en el que también dirán adiós tres de mis comedias: 'How I Met Your Mother', 'Californication' y Wilfred'. Pero no todo serán despedidas durante el año que viene, ya que también habrá tiempo para los reencuentros, como en '24: Live Another Day' y la película de 'Entourage. Vaya añito nos espera...

Lanzo la última pregunta del millón del año: ¿Cuántas series has "archivado" durante 2013?

Además de para lanzar la última pregunta del millón, quiero aprovechar este último post del año por el Carrusel de Series, para desearos unas muy felices fiestas. Nos leemos a la vuelta de las vacaciones (y me disculpo por adelantado por no poder responder ningún comentario hasta la vuelta). Disfrutad a lo grande de estos días, como siempre, con o sin series. ¡Feliz Navidad!

'Homeland' se queda sin estrella

Publicado por Moltisanti On 12:28 7 comentarios
Se acabó la tortura tercera temporada de ‘Homeland’. Por fin. Si todavía no has visto su final, el 3x12 “The Star”, como siempre, te aconsejo no seguir leyendo. ¡Atención Spoilers! 

Como promulgó Alex Gansa (showrunner de la serie) allá por el mes de octubre, la temporada ha quedado dividida en tres actos, de cuatro capítulos cada uno. El primero, centrado en la puesta en marcha del plan de Saul y Carrie. Un tramo para olvidar. El segundo, dedicado a preparar el terreno para el papel que acabaría jugando Brody en ese plan. Una oportunidad desaprovechada. Mientras que el tercero y último, ha sido la culminación de los dos anteriores, es decir, la utilización de Nicholas por parte de la CIA para completar el plan maestro de Saul y ser despedido como un héroe sin honores. Por eso, cuando leo a Alex Gansa diciendo que toda la tercera temporada fue estructurada alrededor de este final, a sabiendas de que Brody no llegaría a la cuarta, no tengo ninguna duda en que así ha sido. Una vez vistos estos doce capítulos, resulta evidente que esa era el objetivo general. Otra cosa es que la jugada no haya podido salir peor. De principio a fin. La temporada ha contado con grandes ideas que podrían haber conseguido que la serie se marcara otra buena campaña, como cabía esperar, pero todo ha estado tan mal planificado, desarrollado y ejecutado, que lo increíble hubiera sido que Alex Gansa y compañía se salieran con la suya.

Dado que en su momento, ya me desahogué repasando los dos primeros actos, ahora lo que me toca es hacer lo propio con el que faltaba. El tercero. Los últimos cuatro capítulos. Esos que han servido para demostrar que ‘Homeland’ necesitaba a Nicholas Brody. Con el co-protagonista fuera de cobertura, Carrie en segundo plano (pero más pasada de revoluciones que nunca) y Saul tirando del carro, la serie se resintió en sus tres pilares: ritmo, tensión y giros de guión. Por no hablar de la ausencia de la base de su concepto. La vuelta de Brody restableció el factor entretenimiento, pero ni aun así, conseguía deshacerme de la sensación de que la serie estaba haciendo aguas por todas partes. Todo por culpa de unas imperdonables fisuras de guión. A las que hay que añadir un cúmulo de situaciones ridículas e inverosímiles (llegando a unos extremos intolerables) que han llevado a 'Homeland' a abrazar la parodia más de lo que debía permitirse. Momentos que para más inri, llegaban acompañando de unas subtramas y personajes a la deriva. Sin rumbo. Por culpa de unos guionistas que se han dedicado más a frotarse las manos pensando en el bombazo que supondría la ejecución de Brody, que a preparar la ruta por la milla verde. Y para comenzar a convertir las apreciaciones personales en argumentos, no se me ocurre nada mejor que hacer un breve repaso (en plan coña) al papel jugado por cada personaje, sobre todo, en estos últimos cuatro capítulos.

Dana, después de ser linchada popularmente por aquella trama más propia de serie The CW, reapareció para ofrecer una libreta a su padre y poner así la puntilla final a su triunfal participación; De Jessica y Mike sólo se sabe que no sabemos nada de ellos (aparte de los contratiempos detrás de las cámaras); ¿Alguien se acuerda de Chris? Imagino que si su padre no lo hace, nadie lo hará; Quinn y su dilema con la CIA se han conformado con tener una frase por capítulo; Fara tenía un tío en Irán; Dal Adal se ha limitado a hacer méritos para una posible sitcom junto a Saul. Esas miradas de complicidad, esa manera de cubrirse las espaldas y esos cojones cuadrados a la hora de encerrar al Congresista Lockhart en la sala de conferencias dan para echarse unas buenas risas por cortesía de la "vieja guardia"; A Javadi le salvo de la quema, pero más que por su papel de villano-aliado (que también), por su homenaje a Horatio Caine ('CSI Miami') con sus gafas de sol; Mira tenía un amante-espía israelí... que trabajaba para Lockhart, consiguiendo así una prórroga para su impasible esposo; Hablando de Saul, considero que es el que mejor sale parado de la campaña (pese a acabar en el paro), aunque ni él se haya molestado en recordar que no mucho tiempo atrás había un topo por esta serie. Esta trama sigue opositando para convertirse en un cabo suelto mítico. Por cierto, ¿alguien recuerda a los tipos del lobby de abogados que trabajaban para los iraníes? Sí, aquel que tenía predilección por reunirse siempre en la misma iglesia (y por el que Carrie recibió un balazo de Quinn), y su jefe, aquel que era un viejo conocido de Dal. ¿Qué sería de ellos tras el 3x08?

La pareja protagonista y sus "grandes éxitos" de la temporada dan para una publicación por separado. Comenzando por el recital de Brody, obviando eso de que se recupere de una adicción a la heroína y vuelva a estar operativo para infiltrarse entre las filas del General de Irán para asesinarle (¡otra vez en una oficina!) en tiempo record, lo que no se me va de la cabeza es lo siguiente. A lo mejor me he distraído en exceso, pero ¿no se supone que fueron los iraníes los verdaderos responsables del atentado en Langley? Si ellos eran los malos de toda esta historia, ¿cómo es posible que reciban a Brody como un héroe por algo que saben que no hizo? ¿Y la mujer de Nazir? Y a todo esto, ¿nadie es capaz de sospechar de la conexión entre Brody y Javadi? De la secuencia en el despacho del "intocable" mejor no hablar. Una pena que un personaje tan grande como fue Nicholas Brody, se vaya así, haciendo suyo aquello que reza que "a la tercera va la vencida". Llegados a este punto (en el que le habían colocado los guionistas), no daba para más. Y eso, desgraciadamente, ha limitado el impacto de su muerte. Su ejecución pública ha sido espectacular (porque lo ha sido), pero no emotiva. Como tampoco lo fue, más bien todo lo contrario, la surrealista y anticlimática despedida telefónica que puso la guinda a esta historia de (des)amor entre un hombre dispuesto a pagar por sus pecados y acabar con su sufrimiento, y una mujer embarazada con más cara de loca que nunca tras aceptar que durante cuatro meses removió tierra, mar y aire... para nada.

En cuanto a Carrie. ¿Por dónde empezar? Podría deleitarme con sus paseos entre la multitud de Teherán, esos en los que nadie reconoció a una espía americana que poco antes había sido expuesta al mundo entero como la novia loca de Brody. O con ese griterío, en medio de la ejecución, pidiendo a voces un linchamiento público. Pero no, el colmo de la estupidez alrededor de la protagonista se lo lleva toda la trama de su embarazo. Después de recibir electroshocks, hincharse a pastillacas y sufrir innumerables crisis de estrés (polígrafo incluido), por si no fuera suficiente para la salud de ese bebé, decide comenzar a fumar. El premio a la madre del 2013 tiene nombre y apellido. Y total, para que luego no lo quiera. Muerto Brody, muerto el deseo de pasar unas vacaciones familiares en la cabaña del lago. Suma y sigue. Tan inapropiado era convertir a Carrie en madre, como ascenderla a Jefa de Estación en Estambul. Una agente problemática, bipolar, del bando de Saul y que es propensa a desobedecer cualquier orden directa, consigue que Lockhart, el rival de su mentor y el mismo que la quiso hundir al principio de la temporada, cuente con ella para un puesto de relevancia. Ante este panorama, prefiero ahorrarme el mal rato de comentar sus habilidades como grafitera dentro de la CIA. Al menos esa secuencia sí me ha resultado emotiva. Suficiente.

Con todo este paripé sobre las tramas y el papel jugado por los personajes en en este despropósito de temporada, espero dejar claro los motivos por los que bien merece dejar a 'Homeland' sin estrella. Guardando las distancias, algo así también han debido considerar los del AFI (American Film Institute), ya que por primera vez la dejan fuera de su Top 10 del año, mientras que los Globos de Oro han optado por castigar severamente (con cero nominaciones) a la que todavía sigue siendo su vigente campeona. Por algo será, ¿no? Y es que, por mucho que la recta final haya sido más entretenida, me ha seguido resultando de un bochornoso insuficiente. Cierto es que en el 3x11 “Big Man en Tehran" me reencontré con la versión más trepidante e imprevisible de 'Homeland', pero es que para ello tuve que esperar hasta la penúltima cita. Que se dice pronto. En cuanto al 3x12 "The Star", simplemente apuntar que me sumo a los que consideren que perfectamente podría pasar como final de serie. Sobre todo, por ese epílogo que sirve más al propósito de bajar el telón para siempre que al de abrir puertas de cara al siguiente año. Pese a todo lo dicho, y la frustración acumulada durante estos doce capítulos, quiero creer que puede aprovechar la segunda oportunidad que tiene por delante. El reseteo que se avecina es lo mejor que podía pasar para empezar de cero y recuperar todo el crédito tirado por tierra. No lo tendrá nada fácil, pero tampoco es un imposible, pues 'Homeland' no sería la primera gran serie en levantarse tras una temporada para olvidar.

Entre la tercera de 'Homeland' y la última temporada de 'Dexter', menudo 2013 por cortesía de Showtime. Pese a las recomendaciones, casi que mejor espero a probar suerte con 'Masters of Sex'.

Meme: Playlist de series 2013

Publicado por Moltisanti On 16:48 5 comentarios
En este Carrusel somos mucho de memes. Y más, si encima son musicales. Por eso no he dudado ni un segundo en seguir el que propone Miss McGuffin en "una playlist de series". Una buena forma de repasar el año seriéfilo, realizando una selección de trece canciones escuchadas en nuestras series.

1. "Baby Blue" – Badfinger (Breaking Bad)

2. "El Paso" – Marty Robbins (Breaking Bad)

3. "Warm Shadow" – Fink (The Walking Dead)

4. "Serpents" - Sharon Van Etten (The Walking Dead)

5. "Utopia Finale" – Cristobal Tapia Da Veer (Utopia)

6. "Radioactive" – Imagine Dragons (Arrow)

7. "Simple Song" – The Shins (How I Met Your Mother)

8. "Time to Dance (Sebastian Remix)" – The Shoes (Eastbound and Down)

9. "99 Problems" - Hugo (The Blacklist)

10. "You’ll Never Leave Harlan Alive" – Darrell Scott (Justified)

11. "The Sound of Silence" – Simon and Garfunkel (Arrested Development)

12. "Code Name Vivaldi" – The Piano Guys (The Good Wife)

13. "The Rains of Castamere" – The National (Game of Thrones)

Una vez lanzada mi playlist, acabo con la pregunta del millón: ¿Cuáles son tus trece del 2013?
Acabado el reinado de ‘Breaking Bad’, el testigo de mejor serie en emisión (por lo menos para este servidor) pasa a manos de ‘Boardwalk Empire’. Si todavía no has visto el final de la cuarta temporada de la joya de HBO, será mejor que no sigas leyendo. ¡Atención Spoilers!

Pese al piropo que acabó de lanzar a 'Boardwalk Empire', por primera vez vengo a decir que la serie no se ha superado a sí misma. La cuarta temporada no ha sido mejor que la tercera. Ha sido una temporada más sobria, menos explosiva, lo que le ha impedido mantener la intensidad de los dos últimos años. Creo que es algo que bien merece la pena destacar, pero que nadie se confunda a las primeras de cambio, ya que he babeado como siempre. La serie sigue tomándose muy en serio lo de hacer suyo aquello que dice que las series de televisión son el nuevo cine. Sin embargo, estos doce capítulos, al ser desarrollados con vistas a futuro (nunca viene de más recordar que Terence Winter tiene un plan maestro de seis temporadas), han cumplido más que nada con el propósito de plantar tramas argumentales a largo plazo, lo que ha limitado los golpes de efecto a corto. Por eso la temporada no ha sido tan intensa e impactante como sí fueron la segunda y la tercera, para que nos entendamos. Esta vez no se ha contado con una trama principal tan potente como fueron los enfrentamientos de Nucky contra Jimmy Darmody, primero, y contra Gyp Rosetti, después.

La introducción del Doctor Valentin Narcisse hacía presagiar que volveríamos a presenciar una sucesión de acontecimientos que desembocarían en una nueva guerra. Muy inteligentemente, al final se ha evitado repetir la misma fórmula. En cierto modo, hemos asistido a una, pero los bandos y el resultado final han sido diferentes. Diferentes porque, para empezar, por primera vez el foco de atención no iba a parar (en exclusiva) en Nucky. Enoch estaba más pendiente de otros asuntos. Ha seguido atendiendo sus negocios como no podía ser de otra manera, pero ha quedado un tanto desconectado del mundo criminal. Estaba más centrado en su vertiente familiar. Irónico que lo haga después de haber perdido a la suya. A Margaret y los niños. Las buenas intenciones del tío Nucky han terminado provocando un nuevo y apasionante enfrentamiento entre los hermanos Thompson. Reconozco que al principio de temporada me tenía muy descolocado hacia donde llevaría toda la trama de Willie, pero una vez más, esta serie demuestra que lo suyo es el encaje de bolillos. Muy acertada la manera de conectar el conflicto familiar del protagonista con la investigación contra su persona, llevada a cabo por el agente Knox en otra de las grandes tramas principales de la temporada. Una que más que acabar con la muerte de éste (no tengo elogios suficientes para describir la secuencia de su pelea con Eli), sólo acaba de comenzar. Y eso nos lleva a Hoover... y al otro motivo por el que pienso que la nueva guerra ha sido diferente a la de temporadas anteriores.

El Doctor Narcisse, al que toca considerar como "villano" del curso, no ha acabado enterrado en una fosa. No se ha escrito un punto y final a su participación, a diferencia de lo que sucedió con Darmody y Rosetti. Quizás porque en vez de "entenderse" con un Rey, se las ha visto con un Chalky White, al que por fin han dado rienda suelta a todo su potencial. Sus caras de póker se merecían un puesto en primera fila en este espectáculo que es 'Boardwalk Empire'. Un espectáculo al que ha acudido acompañado de una femme fatale con voz angelical y un puñal escondido en la falda... que al final fue a parar a la espalda de la bestia de Dunn Pursley. Otro gran secundario al que sumar al parte de bajas reseñables. Una lista donde también aparece Eddie Kessler, al que una borrachera con Ralph Capone acabaría subiéndole a un tren de culpa y remordimientos que le llevó a saltar literalmente por la ventana. Dejando a Nucky más solo si cabe. Porque Eddie al fin y al cabo era familia. Un detalle muy importante. Hablando del clan de los Capone, Al es otro al que por fin han subido la cuota de protagonismo. Un botín que se ganó con creces al final de la temporada anterior. Con Torrio fuera de combate, sólo queda frotarse las manos pensando en disfrutar del verdadero Al Capone. Y encima con un renovado Val Alden como mano ¿izquierda?. Una vez más, el "bueno" e "inofensivo" de George Muller ha vuelto a jugar con maestría el papel de roba escenas profesional.

En definitiva, la cuarta temporada ha servido para cerrar tramas que venían arrastrándose desde los comienzos de la serie, mientras que ha permitido dejar muchos frentes abiertos de cara a las que presumiblemente serían las dos últimas campañas de 'Boardwalk Empire'. Sobre todo tras la maravillosa season finale, "Farewell Daddy Blues", donde se han establecido numerosos emparejamientos que pueden dar mucho juego a futuro: Hoover/Narcisse, Van Alden/Eli, Capone/Van Alden, Margaret/Rothstein, etc. Seguramente el que menos llamativo me resulta es precisamente el de Nucky con Sally. Imagino que esta relación sólo acaba de dar sus primeros pasos. Como todo lo acontecido en Tampa. Un destino vacacional que junto a Harlem, han sido las dos grandes novedades en el mapa del crimen organizado dibujado por la serie. Pese a mantener siempre como eje a las tramas que tienen lugar en Atlantic City, sumar nuevas localizaciones se ha traducido en un aumento significativo en el número de subtramas principales. En mis cuentas, salen casi una docena. Por eso, nunca dejará de fascinarme cómo se las arreglan en la sala de guionistas (hace falta mucho talento) para que toda esa (en apariencia) inconexión inicial se vaya desvaneciendo a medida que todos los puntos van encajando. De la misma manera, me encanta que no tiemblen en ir sacrificando pesos pesados una vez ha llegado su hora. Tanto para un caso como para el otro, voy a utilizar el desenlace del clan Darmody para argumentar lo que digo.

En la cuarta temporada se ha escrito el último y definitivo capítulo de la trágica historia del clan Darmody. Una historia que comenzó con Nucky vendiendo su alma y entregando a una pequeña Gillian al Comodoro, y que acaba con un nuevo giro macabro para este personaje tan maravilloso como desgraciado y despreciable. Todo gracias a que Gillian no murió al final de la tercera temporada, tal y como pensé en su momento. Su trama ha vuelto a estar tan desprendida del resto como ya lo estuvo el año pasado, pero con la lección aprendida, sabía que hasta el último instante no se podría comprender cuál era el propósito final de su historia de redención. Una historia que la hizo soñar, con volver a conseguir la custodia de Tommy y convertirse en la esposa que siempre quiso ser, y volvía a tornarse en pesadilla cuando se destapaba que su ángel de la guardia era en realidad un detective privado con la única intención de meterla entre rejas por el asesinato del clon de su hijo. Una vez más se queda sola y vuelve a perderlo todo, pero esta vez ese no será su único castigo. Pero esa no es la razón por la que su nieto pasa a formar parte del clan de los Sagorsky. Si Tommy tiene nuevo hogar es gracias a que su ángel de la guardia, Richard Harrow, "el fantasma de la ópera de Atlantic City", decidió vender su alma al diablo por una última vez. Ay, Richard...

El precio de conocer el paradero del cadáver de Jimmy, le obliga a realizar un último recado: meter una bala en el cráneo de Narcisse. Lo que ni Nucky, ni mucho menos Chalky esperaban era encontrarse con un hombre que pese a haber asesinado a 89 hombres en su vida (un buen porcentaje de ellos al final de la temporada pasada en aquella matanza inolvidable), al principio de esta campaña fue incapaz de poner fin al sufrimiento de su perro. Evidentemente había acabado con esta parte de su vida, lo que hace compresible que le pueda la presión de tener que sumar una víctima más. Para su desgracia, es la hija de Chalky y no Narcisse quien acaba sin vida sobre la mesa del Onyx. Momento en el que Richard recibe de su propia medicina y al espectador no le quedaba más remedio que aceptar que no regresaría para la próxima temporada. Todos queríamos un final feliz para su historia. En varias ocasiones pareció tenerle al alcance de su mano, pero por mucho que haya optado por conducir en carreteras secundarias, el camino elegido siempre le hacía regresar a la autopista criminal. Esa de la que muy pocos consiguen salir con vida. Sea como fuere, no se me ocurre mejor forma de despedirle. En el momento adecuado, con todos los cabos atados y sirviendo de broche final para esta cuarta temporada. Richard, sin máscara, bajo el paseo marítimo, imaginándose en el mejor sitio donde podría estar en todo el universo, finalmente encuentra la paz en la muerte que durante tanto tiempo le estuvo rondando. Una secuencia maravillosa que sirve para dejarme sin otro de mis personajes favoritos. Sólo espero que el siguiente no sea Van Alden.

Las guerras no cesan, los cadáveres siguen amontonándose... y Mickey Doyle continúa respirando. Así se las gasta 'Boardwalk Empire' y por eso es tan grande. Dicho todo lo que tenía que decir, ya sólo me queda volver a parafrasear a Margaret con aquello que dijo a Nucky sobre que "el espectáculo debe continuar". Esta vez más que nunca. Lástima que haya que esperar hasta septiembre del año que viene para que se vuelvan a encender las luces de la mejor serie en emisión.

Elección del Mejor Personaje: 'Misfits'

Publicado por Moltisanti On 13:04 5 comentarios
Toca despedir a 'Misfits', esa serie que en su momento unos se empeñaron en comparar con 'Heroes' mientras otros lo hacíamos con 'Skins'. Sea como fuera, la serie se convirtió en una gran revelación y acabó siendo la serie más recomendada durante las navidades del 2009. Con el paso del tiempo se ha demostrado que con la primera no tenía nada que ver (más allá de seguir a un grupo de gente con poderes), mientras que con la segunda compartió cadena, espíritu y un cambio generacional que marcaría su andadura. Una andadura con muchos altibajos (y muchos follones detrás de las cámaras), pero que a mí no me impiden seguir considerándola una propuesta que ha marcado un antes y un después dentro del panorama de la ficción juvenil. Mañana E4 emite el octavo y último capítulo de su quinta temporada. Después de un par de años donde la serie había perdido parte de su mojo, me alegro de poder decir que 'Misfits' lo tiene todo a favor para despedirse por la puerta grande, tras haber recuperado la forma y el tono. Anda tan loca y divertida como en sus orígenes. Por eso se trata del mejor momento posible para subirla a la Elección del Mejor Personaje. Una ronda que a la vez dictará una sentencia inevitable: ¿primera o segunda generación? Yo tengo clara mi respuesta, así como quién es mi personaje favorito. ¿Y tú? ¡A votar!

ACTUALIZACIÓN: Votación cerrada. Resultados.


Recordad que todavía podéis votar a vuestros personajes favoritos de:
Sin olvidar que ya tenemos los ganadores para las rondas de:
'The Walking Dead' se marcha de vacaciones hasta el 9 de febrero. Si no has visto la primera mitad de la cuarta temporada, te recomiendo no seguir leyendo. ¡Atención, Spoilers!

Después del gatillazo al final de la temporada anterior, y tras el tercer cambio de showrunner (Frank Darabont – Glen Mazzara – Scott Gimple), no esperaba encontrarme con una versión tan conformista de la serie. En vez de apostar por dar pasos hacia adelante, ha vuelto a dar vueltas en círculos. Y en cierto modo, considero que esta vez era inevitable que algo así pasara (a diferencia de la etapa en la granja). Todo por culpa de la herencia recibida. Se ha confirmado que dejar con vida al Gobernador fue un error. Un error que ha impedido pasar página, provocando que este tramo sólo haya servido para enmendar aquel gatillazo. Ha habido batalla final. La deuda queda saldada. Bien. Lo que pasa que llega a destiempo y dejando la sensación de que lo mostrado ahora, tendríamos que haberlo presenciado cuanto narrativamente tocaba, es decir, ocho capítulos antes. Por eso, esta primera mitad de temporada ha sido como estar en una sala de espera. Se ha matado el tiempo como buenamente se podía hasta que por fin llegó la hora de llevar a cabo lo que no se atrevieron al final de la temporada anterior: matar al Gobernador y dejar a Rick y compañía sin hogar.

Estos ocho capítulos han quedado repartidos en cinco entregas para la trama del virus, dos para el regreso del Gobernador y uno para la batalla final. Dado el desarrollo de los acontecimientos, creo que hubiera funcionado mejor pasar uno de la primera cuenta a la segunda. La trama del virus no daba para tanto. Esta amenaza invisible (e inofensiva) ha permitido sacar el máximo partido al set de la prisión, propiciar nuevas escapadas en búsqueda de suministros y medicamentos (espectacular la caravana de zombis que se perdía en el horizonte) y reforzar (que no potenciar) los vínculos personales entre los protagonistas. Ha sido un trama entretenida, repleta de muchos momentos de acción y tensión, pero en realidad sólo ha servido a tres propósitos: hacer desfilar a zombis caracterizados de mil y una manera distintas, soltar lastres pero sin que el contador de bajas reseñables se moviera de cero (estaba claro que todos esos extras iban a ser la carnaza favorita de los muertos vivientes), y sobre todo, desterrar a una Carol que sin duda fue lo mejor de los primeros capítulos. La que comenzó siendo una mujer maltratada ha demostrado convertirse en una superviviente que ha aceptado que hay que hacer lo que sea necesario para seguir respirando. Incluso si eso conlleva armar hasta los dientes a un grupo de niños. En otras palabras, Carol ha hecho suyo "el matar o que te maten” del Gobernador, chocando radicalmente con la nueva filosofía de Rick, ahora en el lado de los dispuestos a creer que todo el mundo merece una oportunidad. No importa que seas una loca que deambula por el bosque. Dos posturas radicalmente opuestas que una vez más han traído más problemas a los vivos que los propios muertos.

Hace un par de semanas comenté que Scott Gimple pretendía descaricaturizar al Gobernador mediante un par de lazos afectivos: un nuevo interés amoroso y una "sustituta" para su Penny. Al fin y al cabo era lo único que podía traerle de vuelta. Lo que en un principio parecía un viaje hacia la redención, poco tardaba en destaparse como la excusa perfecta (hasta los psicópatas necesitan una) para volver a tener un grupo al que gobernar y utilizar como peones en sus planes de venganza y conquista. El corto plazo de tiempo transcurrido desde que conoce a las chicas, llega al campamento y se corona como rey, ha jugado en contra de la credibilidad de toda esta historia (de ahí que hubiera sido preferible dedicar tres capítulos a esta parte), pero hasta cierto punto podía colar. Nada como jugar con el miedo del personal y la necesidad de supervivencia para convencer a la plebe de lo que haga falta. Lo que no cuela es la tolerancia del nuevo grupo ante las palabras del Gobernador y Rick en la verja. ¿Por qué seguir las órdenes del sádico del parche en el ojo? En cierto modo, es la palabra de un desconocido contra la de otro, pero con la gran diferencia de que uno promueve abrir las puertas y acoger a todos por igual, mientras que el otro apuesta por un masivo sacrificio de inocentes. Con los vecinos de Woodbury acompañando al Gobernador, todo esto habría estado justificado. Para eso se forjó ese frente en la tercera temporada. En este momento, para aceptar la postura de esta gente, se requiere de un “salto de fe" por parte del espectador. En verdad, mucho de lo visto (sobre todo) en este último capítulo requiere de algo por el estilo.

La batalla ha dado lo que prometía: mucha acción (aunque no tan bien rodada como en ocasiones anteriores), alguna muerte significante y una nueva reducción en la partida de gastos reservada para los extras. El pistoletazo de salida ha sido brutal (con la cabeza del granjero medio colgando), pero que Hershel llevara una diana en la frente desde el comienzo de la temporada, sobre todo desde que se erigió como el héroe de la prisión durante la infección, le ha restado impacto a su adiós. El personaje había cumplido ciclo y estaba cantado que tenía los días contados. Lo de Judith en cambio sí que me ha roto los esquemas. Bebés siendo pasto para zombis... y niños disparando y asesinando. Por mucho que haya que realizar un nuevo acto de fe para creer que esos niños disparan mejor que adultos preparados, desde luego que no se puede decir que los guionistas no le echan pelotas al asunto. Hablando sobre esos momentos en los que ha tocado hacer la vista gorda, si tuviera que elegir el que más me ha chirriado de la batalla, no sería tanto el reducido parte de bajas en el bando protagonista derivado de la mala puntería del grupo invasor, sino más bien el papel jugado por el tanque durante el ataque. Muy espectacular su entrada triunfal derribando las vallas, pero resulta que sólo se ha utilizado para destruir la prisión que en principio tenía que conquistar. Sin sentido.

Cuando a comienzos de la temporada se hizo público que construir el set de la prisión había costado más de diez millones de dólares, supe y acepté que en la cuarta repetiríamos escenario. Tal y como así ha sucedido. Una vez explotado todo lo posible este escenario, y cuando no ha quedado más remedio (y desde AMC han dado el visto bueno), la serie vuelve a escribir un nuevo punto y aparte. El grupo de Rick y compañía tienen que volver a sobrevivir en la carretera. Por culpa del Gobernador. Como tenía que ser. Al igual que al final de la tercera temporada, el villano vuelve a salir derrotado, pero al menos esta vez su incursión sí acarrea consecuencias: ha derribado los muros de la prisión y se lleva la cabeza de Hershel y un catanazo de Michonne en el pecho. Sin olvidar que por su culpa, Rick y Carl vuelven a quedarse solos. La batalla que tenía que haber tenido lugar ocho capítulos antes, al final se ha producido. Como se suele decir, mejor tarde que nunca. Con el grupo descompuesto y sin un compás moral (Hershel), y con la prisión y el Gobernador siendo historia, el regreso a la carretera es lo mejor que le podía a una serie que una vez saldadas las cuentas pendientes, vuelve a tener vía libre para mirar hacia adelante (¿basándose en el cómic?). Ahora ya no hay excusas que la permitan estancarse en su particular zona confortable. "No mires atrás", le dice Rick a su hijo (y al espectador) al final del capítulo. Una declaración de intenciones que espero que traiga consigo un nuevo e interesante cambio de juego para la serie.

Mis estrenos favoritos del 2013

Publicado por Moltisanti On 16:37 12 comentarios
Llega diciembre y, como manda la tradición, el internete se prepara para llenarse de listas de todo tipo con lo mejor, lo peor y lo que a nadie se le ocurriría hacer del año. En mi caso, activo la cuenta atrás para el fin de curso, con un breve repaso a los estrenos que deja este 2013. ¡Atención, Lista!

De entre las numerosas novedades que nos han llegado a lo largo de este 2013, casi un centenar sólo desde Estados Unidos, únicamente he visto las primeras temporadas completas de 'Utopia' (Channel 4), 'The Following' (FOX), 'House of Cards' (Netflix'), 'Bates Motel' (A&E) y 'Under the Dome' (CBS). A las que sumo 'The Bridge' (FX), que aparqué a mitad de camino. Un año más he probado suerte lo justo, pero esta vez no puedo decir que haya sido lo necesario.

Reconozco que no he andado nada fino eligiendo y dando oportunidades. De ahí que cuando "A Ver Series" me pidió que eligiera mis tres estrenos favoritos, en vez de valorar los méritos propios de cada una, tuve que limitarme a hacer una ronda de descartes. Al final me quedé con 'Utopia', 'House of Cards' y 'Under the Dome'. Y en este orden. Y sí, no me quedó más remedio que incluir a mi placer culpable de este verano. Tuve que elegirlas para colaborar en este post, donde un gran grupo de blogueros elegimos nuestros estrenos favoritos del 2013. Como resultado, ha salido una lista nada conclusiva pero sí que muy orientativa sobre las mejores novedades del año.

Una votación que corona a 'Masters of Sex' (Showtime) y 'Orange is the New Black' (Netflix) como las grandes triunfadoras del año. En el segundo escalón aparecen también empatadas, 'Dates' (Channel 4) y 'House of Cards' (Netfix), mientras que el tercero ha sido en exclusiva para 'Ray Donovan' (Showtime). 'Hannibal' (NBC), 'Rectify' (Sundance) y 'The Americans' (FX) son las tres novedades que cierran la clasificación.

Sólo habré visto 'House of Cards', pero a modo de conclusión, me quedo con la sensación de que la cosecha de novedades (en drama) del 2013 ha salido mucho mejor que la del año anterior (Networks y Cable). A modo de curiosidad, recuerdo que de aquella paupérrima cosecha sólo seguí 'Alcatraz' (FOX), 'Arrow' (The CW), 'The River' (ABC), 'Awake' (CBS) y 'Girls' (HBO), mientras que no conseguí pasar de la mitad de la primera temporada de 'The Newsroom' (HBO).

Tampoco es que andara muy fino el año pasado, pero al menos tenía la excusa de que había muy poco donde rascar. Algo que esta vez ni me vale para justificar mi pésima puntería. Sea como sea, mientras corrijo el punto de mira para lo que se avecina en 2014, acabo lanzando la correspondiente pregunta del millón: ¿Qué estrenos habéis seguido y cuáles son vuestros tres favoritos?
‘The Walking Dead’ y ‘Homeland’ son dos de las series más populares de la actualidad. No es casualidad que en España se puedan disfrutar con tan poca diferencia respecto a su emisión en Estados Unidos. Estar en el punto de mira de tanta gente, a la vez las convierte en objeto de debate continuo. Unos las adoran, otros no entienden su éxito. Lo que no se puede discutir es que dan mucho juego. De ahí que cada semana corran ríos de tinta sobre su estado y porvenir. Siguiendo con los paralelismos entre ambas, me voy a centrar en cómo han jugado con dos de sus protagonistas recientemente. Lo han hecho de forma muy parecida, pero sólo una ha sabido manejar la situación.

A partir de aquí, si no has visto el 3x08 “A Red Wheelbarrow” de ‘Homeland’ y el 4x05 “Live Bait” de ‘The Walking Dead’, será mejor que no sigas leyendo. ¡Atención Spoilers! 

Antes de nada, dado que no ha pasado mucho tiempo desde que repartí un más que merecido palo a  ‘Homeland’, aprovecho para destacar que poco a poco, me está dejando mejores sensaciones. Lo que no cambia que siga pensado que la primera parte de su tercera temporada es para olvidar. Una cosa no cambia la otra. Lo que está claro es que este año no me está dejando indiferente. Razón por la que me está apeteciendo escribir sobre ella más que en temporadas anteriores. Sigo queriendo creer que la recta final tiene el potencial necesario como para que acabe dictando que la segunda parte de la temporada será para recordar, pero como todavía tenemos cuatro capítulos por delante para dictar el veredicto final, ahora toca centrarse en lo que realmente importa: el regreso de Brody.

El final de este 3x08 no se ha convertido en el cliffhanger más impactante de toda la serie. Podría haberlo sido, pero si no se hubiera emitido antes el maldito 3x03 “Tower of David”. Un capítulo que si ya me pareció fallido en su momento, ahora me lo parece todavía más. Lo que están haciendo con Brody esta temporada se sigue escapando a mi lógica y entendimiento. Han esperado siete capítulos para comenzar a sembrar la duda en cuanto a su participación en el atentado y ocho en rescatarlo del ostracismo. Lo primero se mire por donde mire seguirá sin tener sentido, pero con lo segundo podrían haber conseguido que más de uno (yo el primero) se tragara todo lo dicho durante estas semanas. Que conste que me hubiera encantado hacerlo, pero no. Enseñar qué había sido de Brody durante su ausencia al comienzo de la temporada, dejaba sin el impacto que debería haber tenido a la sorpresa de su inesperado reencuentro con Saul. Lo peor de todo es que a la postre se ha demostrado que adelantar los acontecimientos vistos en el 3x03, sólo se hizo para que el espectador fuera consciente de la parecida situación en la que se encontraban en aquel momento "la loca y el yonki". Y total, para nada. Carrie desveló que estuvo realizando la actuación de su vida comiendo techo encerrada en un psiquiátrico, mientras a Brody le volvían a dejar sin cobertura... hasta ahora.

Y me pregunto yo, ¿no hubiera sido más acertado reservar lo visto en el 3x03 para mostrarlo a continuación de este 3x08? Me habría seguido pareciendo un capítulo fallido, y quizás incluso más decepcionante, pero al menos durante estos siete días habría estado machacando a mis uñas por culpa de tanto interrogante abierto. ¿Qué hace Brody retenido en el zulo de una torre venezolana? ¿Cómo ha acabado convirtiéndose en el yonki más buscado de América? ¿Habrá fichado 'Homeland' al responsable de peluquería de 'Breaking Bad'? Ahora sólo me puedo entretener reflexionando sobre las intenciones de Saul. Siempre Saul. De esta forma, lo único que la serie ha conseguido es reventarse a sí misma unas suculentas exclusivas. Por eso, me vuelvo a preguntar a mí mismo, ¿no hubiera sido mejor reservarse este as bajo la manga? Apostar por ir poco a poco acrecentando la sospecha sobre la implicación de Brody en el atentado, al fin y al cabo habría continuado explotando la base del concepto de la serie (¿héroe o traidor?), pero sobre todo, habría permitido rematar la jugada con un giro que hubiera dejado con el culo torcido hasta al más escéptico. Una gran oportunidad desaprovechada y una pena que no hayan sabido manejar la situación.

La situación de Brody en ‘Homeland’ guarda un evidente paralelismo con la del Gobernador en el arranque de la cuarta temporada de ‘The Walking Dead’. Con una diferencia notable: la revienta audímetros de AMC sí que ha sabido manejar acertadamente su prolongada ausencia. A lo largo de los cinco primeros capítulos, sobre todo gracias a la infructuosa búsqueda de Michonne, el villano ha seguido muy presente por la serie. No era la prioridad del momento, pero los protagonistas sabían que la amenaza seguía ahí fuera y no se olvidaban de ella. Además, por si no era suficiente, con la aparición en la verja de ratas para atraer a los muertos vivientes, se planteó una interesante cuestión: ¿El responsable era alguien de dentro… o de fuera? Dado que nadie del interior tendría motivos para hacer algo así, sólo quedaba un sospechoso posible: el pirata del parche en el ojo. Una vez solventada la trama del virus, llegaba el momento de resolver el misterio y traer de vuelta a la verdadera amenaza del universo de 'The Walking Dead': el Gobernador.

¿Por qué considero que 'The Walking Dead' sí ha sabido manejar bien la ausiencia de uno de sus protagonistas? Porque lo ha recuperado cuando tocaba hacerlo, consiguiendo así que su regreso logre el efecto e impacto perseguido. Sorpresa y expectación. Esa secuencia del Gobernador en el exterior de la prisión era más que suficiente para empezar a frotarse las manos con lo que podría estar por venir. Eso sí, antes tocaba hacerse la pregunta del millón: ¿Qué había sido de él durante todo este tiempo? Algo que han comenzado a mostrar en el siguiente capítulo, centrado por completo en su figura (lo que en ‘Homeland’ no llegaron a consumar). Para mi sorpresa, resulta que era sólo la primera parte de dos. Por lo que toca esperar hasta el próximo para descubrir si el grupo de Rick y compañía se encontrará a un Gobernador en busca de la redención o con más ansias de venganza que nunca. De esta primera toma de contacto, me quedo con la intención que parece tener el nuevo showrunner (Scott Gimple) de hacernos olvidar la caricatura en la que acabó convertido el personaje, para volver a convertirlo en un villano (¿o aliado?) a tener muy en cuenta.

La situación de los ausentes habrá sido manejada con mayor o menor acierto, pero lo importante es que Brody y el Gobernador han regresado en el mejor momento posible. Con 'Homeland' y 'The Walking Dead' entrando en las rectas finales de sus respectivas temporadas. Bienvenidos de vuelta.
Por fin saco algo de tiempo para hablar del BirraSeries del Festival de Series en el que participé junto a blogueros y periodistas del nivel de Alberto Rey (Asesino en Serie), Alfredo Zamora (Cien Megas), Javier Suárez (Adictos al Espectáculo), Juanma Fernández (Vanitatis), Marina Such (El Diario de Mr Mcguffin) y Miriam Lagoa (En Terra de Series), con Laia Portaceli (Tentaciones Plus y LaScript) como moderadora. Fue todo un placer compartir birras y tertulia seriéfila con todos ellos y con las casi 300 personas que llenaron la Sala 1 del Cinesa Proyecciones de Fuencarral. Era mi primer BirraSeries y mi primera asistencia a un Festival de Series (algo que ya me iba tocando teniendo en cuenta que era la quinta edición), así que de primeras lo que hice fue poner cara (por fin) a mucha gente de este mundillo, o mejor dicho, me la pudieron poner a mí (como me vinieron a recordar la gran mayoría). Mucho fan de la ficción internacional reunido en una misma sala para abordar el tema de “la burbuja seriéfila: ¿la edad dorada de las series de televisión?”.

En mi primera intervención sobre este tema aproveché para hacer una diferenciación entre dramas y comedias, ya que pienso que mientras los primeros pasan por su mejor momento en cuanto a popularidad y reputación, con las segundas sucede justo lo contrario. Creo que bien merece la pena hacer una pequeña reflexión sobre el estado actual de la comedia. Y es que desde el estreno de 'Modern Family' (ABC), hace ya más de cuatro años, ninguna novedad ha conseguido convertirse en un éxito de audiencia ni ha logrado hacerse con el título de "imprescindible de la temporada". Resultados mediocres, críticas moderadas (tirando a malas) y estrenos que se amontonan en el cajón de los fracasos. Esto es lo que está pasando con la comedia en los últimos tiempos. Sólo hay que pensar que de la hornada de la temporada pasada, únicamente ‘The Mindy Project' (FOX) y 'The Neighbors' (ABC) consiguieron renovar para una segunda entrega. Sin embargo, semejante desastre no ha echado para atrás a las Networks en su empeño de dar con la nueva 'Modern Family', sino más bien todo lo contrario, ya que este otoño han estrenado 13 nuevas comedias de media hora de duración, distribuidas así: CBS (4), ABC (4), NBC (3) y FOX (2).

A estas alturas de la temporada otoñal ya podemos hacer un primer balance de cómo han funcionado estas trece apuestas. A simple vista, podría decirse que no les ha ido tan mal, ya que sólo tres han sido dadas con la guadaña de la cancelación: ‘We Are Men’ (CBS), ‘Welcome to the Family’ (NBC) y ‘Back in the Game’ (ABC). Sin embargo, a raíz de los resultados que están obteniendo la gran mayoría, lo normal será que la guadaña vuelva a repartir a diestro y siniestro en mayo. Sólo ‘The Crazy Ones’ y ‘The Millers’, ambas de CBS, están cosechando buenos datos (promediando en torno a 3.5. y 3.4. en demográficos, respectivamente), gracias a tener como lead-in a ‘The Big Bang Theory’, la reina absoluta de la comedia actual (llegando a conseguir cifras de hasta 20 millones de espectadores). Estos dos éxitos moderados ya han conseguido el back-nine, es decir, el encargo de temporada completa. De la misma forma que ‘The Goldbergs’ (ABC), ‘Trophy Wife’ (ABC), ‘Mom’ (CBS), 'Brooklyn Nine-Nine' (FOX) y 'Dads' (FOX). No me olvido de los casos de 'Super Fun Night' (ABC) y 'Sean Saves the World' (NBC) que tendrán 17 y 18 episodios respectivamente. Por último, queda comentar que 'The Michael J. Fox Show' (NBC) fue encargada directamente con una orden de 22 capítulos. A efectos de continuidad, y hasta que en mayo llegue la hora del veredicto final, así queda el panorama de la comedia estrenada este otoño.

Ante este panorama, parece claro que un año más las cadenas se van a quedar con las ganas de dar con la nueva 'Modern Family'. De la misma forma que el espectador tendrá que seguir esperando para volver a encontrarse con una nueva comedia imprescindible. En cuanto al nivel que trae esta hornada otoñal, no opino nada porque no estoy siguiendo ninguna de estas trece series. Para encontrar a la última comedia de estreno que di una oportunidad, tengo que retroceder hasta 'New Girl' (FOX), de la que sólo vi su primera temporada. Y de aquello hace ya dos años. Sea como sea, la sensación general que tengo (leyendo a los valientes que año tras año sí que se atreven a probar suerte) es que una vez más no se ha estrenado nada que con el paso de los meses pueda convertirse en la "imprescindible de la temporada". Dicho todo esto, reconozco que siempre he sido mucho más de drama que de comedia, pero antes no me resultaba tan complicado dar con una sitcom que me motivase lo suficiente como para seguirla religiosamente. Ya fuese porque me llamara la atención desde un principio o porque de repente todo el mundo se ponía a recomendarla. Al final siempre terminaba incluyendo por lo menos una novedad en mi "actualmente viendo". Ya no. Por lo tanto, cómo no voy a pensar que hay que diferenciar los papeles que están jugando los dramas y las comedias en esta edad dorada de las series de televisión.

Remato la faena dejando esta fotaca del BirraSeries (un servidor es el tercero por la derecha) y lanzando la pertinente pregunta del millón: ¿Hay que diferenciar a los dramas y a las comedias cuando se trata el tema de la edad dorada de las series de televisión?
Este domingo se retira una leyenda en HBO. Una leyenda desconocida para una gran mayoría, pero una leyenda al fin y al cabo. Kenny Powers cuelga los guantes y aparca indefinidamente su moto acuática para escribir las que serán las últimas líneas de su libro de autoayuda. Después de este domingo los discursos inspiradores nunca volverán a ser lo mismo. Tras resurgir de las cenizas, cual Ave Fénix, 'Eastbound & Down' pone punto y final a su andadura tras regalar a sus fans una cuarta temporada que de lejos es la mejor de las cuatro. Una despedida a la altura para un personaje que sólo podía salir por una puerta: la grande. Como siempre que el final se acerca para una de las series de este Carrusel, lo que ahora toca es subir a sus protagonistas al carro de la Elección del Mejor Personaje. Como suele suceder en los casos en los que hay un favorito absoluto para alzarse como vencedor, merece la pena estar atentos a otros factores de interés. Por ejemplo, conocer que secundarios son los favoritos del personal o si Stevie consigue hacerle algo de sombra a Kenny. Luego, y esto ya es a modo de curiosidad personal, esta ronda me servirá para confirmar mis sospechas sobre que 'Eastbound & Down' sigue siendo todavía una gran desconocida (a reivindicar) por estas tierras. A ritmo de Freddie King, doy por inaugurada esta votación:

ACTUALIZACIÓN: Votación cerrada. Resultados.


Recordad que todavía podéis votar a vuestros personajes favoritos de:
Sin olvidar que ya tenemos los ganadores para las rondas de:
Como lo prometido es deuda, aquí llego con el especial de "Sé lo que dijisteis la última semana" dedicado a 'Breaking Bad'. Dieciséis frases como dieciséis capítulos tuvo la última temporada de la serie. He optado por incluir algunas de mis citas favoritas (libres de spoilers) y que todavía no habían aparecido en ninguna edición anterior de la sección. W.W.

1. Tú conoces el negocio y yo conozco la química.

Walter White

2. Aquí hay cristales de cinco y ocho centímetros. Esto es cristal puro. Usted es un maldito artista. Esto es arte, Señor White.

Jesse Pinkman 

3. Yo, Gatorade me, bitch.

Jesse Pinkman

4. He pasado toda mi vida asustado. Aterrado de las cosas que podrían ocurrir. Que podrían ocurrir o no. Cincuenta años los he gastado así. Encontrándome a mí mismo despierto a las 3 de la mañana. ¿Pero sabes qué? Desde que supe mi diagnóstico, duermo de maravilla y llegué a la conclusión de que el miedo es lo peor de todo. Ese es el verdadero enemigo.

Walter White

5. Alguien tiene que proteger a esta familia del hombre que protege a esta familia.

Skyler White  

6. Por favor, dime… ¿cuánto es suficiente? ¿Cómo de grande tiene que ser esta pila?

Skyler White  

7. Me preguntaste si estaba en el negocio de la metanfetamina o en el del dinero. En ninguno. Estoy en el negocio del imperio.

Walter White

8. Eres problemas, eres una bomba haciendo "tic, tic, tic" y no tengo intención de estar cerca cuando explote.

Mike Ehrmantraut


9. Sólo porque dispares a Jesse James, no te conviertes en Jesse James.

Mike Ehrmantraut  

10. Nunca cedas el control. Vive tu vida en tus propios términos. He estado viviendo con cáncer la mayor parte del año. Desde el principio es una sentencia de muerte. Pero yo sigo diciendo. "¿Adivina qué? Toda vida viene con una sentencia de muerte. Hasta entonces, tú estás al mando". Así es como yo vivo mi vida.

Walter White

11. Tengo una oferta que podría interesarle. Tres millones de dólares. Por tres meses de su tiempo.

Gustavo Fring

12. Cuando tienes hijos, siempre tienes una familia. Ellos siempre serán tu prioridad, tu responsabilidad. Y un hombre, un hombre abastece. Incluso cuando no es apreciado o respetado o incluso amado. Simplemente se mantiene firme y lo hace. Porque es un hombre.   

Gustavo Fring 

13. ¿Con quién te crees que estás hablando ahora mismo? ¿A quién crees que ves? ¿Sabes cuánto gano en un año? Incluso si te lo dijera, no lo creerías. ¿Sabes qué pasaría si de repente decidiera dejar de ir a trabajar? Un negocio lo suficientemente grande para ser listado en la NASDAQ se va a pique, desaparece. Deja de existir sin mí. No, claramente no sabes con quién estás hablando, así que déjame darte una pista. No estoy en peligro, Skyler. Yo soy el peligro. Un tipo abre su puerta y le disparan, ¿y tú crees que soy yo? No. Yo soy el que llama a la puerta.

Walter White 

14. Dios mío, Marie. ¡Son minerales!

Hank Schrader

15. Eres el tipo más listo que he conocido nunca, y eres demasiado estúpido para ver que ha tomado su decisión hace 10 minutos.

Hank Schrader

16. Habremos terminado cuando diga que hemos terminado.

Walter White 
Aquí llego otro día más para anunciar los resultados de otras dos rondas de la Elección del Mejor Personaje. En esta ocasión, les llega el turno a los protagonistas de 'Heroes' y 'Twin Peaks'.

Como era de esperar, la elección de 'Heroes' ha contado con una gran participación. Algo más de 1200 votos que han dictado que Claire "Save the Cheerleader, Save the World" Bennet se corone como el mejor personaje. Una victoria que que ha sido casi de foto-finish, ya que sólo ha cosechado el 18% de los votos, quedando Hiro Nakamura (medalla de plata) y Sylar (medalla de bronce) a tan solo 9 y 11 votos, respectivamente. Ambos con un 17% del apoyo total. Peter Petrelli y Elle Bishop son los siguientes en aparecer en el ranking, marcando el punto de inflexión (con un 10%) que separa a los puestos de cabeza del rezagado pelotón. En una serie tan coral como 'Heroes', no sorprende en exceso que quede un reparto de votos tan disperso. A destacar, el último puesto de la clasificación se lo lleva D.L. Hawkings, el padre de Micah (por si alguien ni se acuerda de quién era), que se hace con el dudoso honor de ser el que menos votos ha recibido para su causa. ¿Qué os parece que haya ganado Claire? ¿Esperabais un orden distinto en el podio?

Otra ronda con numerosos candidatos, pero a diferencia de la anterior, aquí estaba escrito de antemano quién se convertiría en el mejor personaje de 'Twin Peaks'. Dale Cooper se lleva el primer puesto gracias a obtener un 30% de los 653 votos totales. Para mi sorpresa, más por el gran respaldo obtenido que por su medalla de plata, Audrey Horne queda segunda con un nada despreciable 27%, quedando así a tan solo 19 votos del vencedor. Muy alejada de los dos primeros puestos, aparece Donna Hayward, con un 10% que le ha servido para cerrar el cajón de esta ronda. Ver a un personaje como Donna en un puesto tan alto me sorprende, pero en realidad con cualquier resultado me hubiera pasado lo mismo, dado que no tenía ni idea de quién podría ocupar ese tercer puesto. La cuchara de madera es para Leland Palmer, mientras que el resto han quedado aglutinados en dos pelotones diferenciados por poco más de una decena de votos. El primero agrupa a Josie Packard, Laura Palmer, Lucy Moran y Shelly Johnson, mientras que el segundo lo encabezan Harry S. Truman, Catherine Martell y Bobby Briggs. Benjamin Horne y Windom Earle se llevan el deshonor de ser los dos personajes con menos votos recibidos. Por cierto, después de publicar la encuesta me di cuenta que no añadí a dos iconos como son el gigante y el enano, pero por el escaso apoyo a la opción "Otro", veo que no se les ha echado en falta. Mejor que mejor.

Recordad que todavía podéis votar a vuestros personajes favoritos de:
Sin olvidar que ya tenemos los ganadores para las rondas de:
Si todavía no has visto el 3x06 "Still Positive" de 'Homeland', será mejor que no sigas leyendo. El siguiente texto está repleto de información reservada. ¡Atención Spoilers!

Media temporada para olvidar, eso es lo que me dejan estos seis primeros capítulos. Un balance radicalmente opuesto al que hacía el año pasado a estas alturas, cuando la serie ofreció su mejor tramo hasta la fecha. Aquel que comenzaba con Saul y Carrie destapando el secreto de Brody y que acabó con un interrogatorio inolvidable que a su vez marcó el rumbo del resto de la campaña hasta llegar a la explosión en el cuartel general de la CIA. Unos acontecimientos que marcaban un antes y un después para todos los protagonistas, la línea argumental principal y hasta para el propio concepto base de la serie. Puesto fin a eso de jugar a "mentira o atrevimiento" sobre las verdaderas intenciones de Brody y con los dos villanos originales bajo tierra (el Vicepresidente Walden y Abu Nazir), estaba claro que el primer reto de la tercera temporada sería afrontar una necesaria reinvención. Seis capítulos después y llegados al ecuador de la temporada, ahora mismo lo único que tengo claro es que muchas cosas están fallando para que no reconozca a 'Homeland'.

El gran problema que le estoy encontrando a esta reinvención es que está fallando tanto en las formas como en el fondo, algo que me hizo encender las alarmas desde el segundo capítulo. Está fallando en las formas por no estar recurriendo a la tensión, la acción y las grandes revelaciones. Los tres ingredientes que convirtieron a 'Homeland' en una de las propuestas más adictivas de los últimos años. La acción está brillando por su ausencia (ya va siendo hora de aprovechar el potencial de Quinn), mientras que de tensión sólo me parecieron los 10 últimos minutos del 3x05 "The Yoga Play". Un final de capítulo que por fin me recordaba a un final de capítulo de "Homeland". En cuanto al casillero de las grandes revelaciones,  aquí sigo esperando a que me vuelvan a dejar con la mandíbula por los suelos. Eso que debería haber conseguido el "giro" del 3x04 "Game On". Reconozco que me sorprendió pero no me impactó. Eso de aguantar durante cuatro capítulos a la versión más histriónica de Carrie para volver a colocarnos en la casilla de salida me pareció una verdadera tomadura de pelo. Por tramposa y por cogida por los pelos. Sólo lanzo esta cuestión, ¿por qué Saul y Carrie esperaron a involucrar a Quinn y al resto del equipo en la operación? ¿Por qué antes no y ahora sí (una vez revelado el plan al espectador)? ¿No es todo demasiado conveniente?

En cuanto al fondo, reconozco que ando un poco perdido. Así, en general. Tanto como lo está el yonki más buscado de América. No es la primera vez que una serie recurre a dejar a uno de sus protagonistas durante varios capítulos en paradero desconocido (así a la cabeza me viene lo que hicieron en 'Lost' con John Locke al comienzo de la tercera temporada), pero lo que están haciendo con Nicholas Brody se escapa a mi lógica y entendimiento. No me entra en la cabeza que sólo haya aparecido en uno de los seis capítulos. Como tampoco entiendo que no estén aprovechando su condición de fugitivo. Ponerle a limpiar su nombre (haciendo equipo con Carrie) mientras medio mundo le busca por ser el responsable de un crimen que no cometió, me parece mucho más interesante que engancharle a la jeringuilla en una torre en ruinas de Venezuela. Vaya zasca me supuso esperar dos capítulos para saber que había sido (relativamente) del que hasta entonces había sido el alma de la serie, para acabar topándome con uno de sus capítulos más fallidos hasta la fecha. La puntilla a ese 3x03 "Tower of David" llegó cuando colaron un par de secuencias con Carrie para que al final pudiéramos ser conscientes de la similar situación en la que se encontraban "la loca y el yonki": retenidos en soledad con las drogas como única vía de escape. Todo un derroche de sutileza.

El despropósito alrededor de Brody se extiende a toda su familia. Con la única diferencia de que mientras él no está contando con minutos a los otros les están sobrando... cuando en realidad en ninguno de los casos debería estar siendo así. Anda que no se le podría estar sacando jugo al drama que le está tocando vivir a la familia del traidor. Sin embargo, se ha optado por concentrar todo este conflicto en Dana y un romance juvenil que sólo tenía como propósito endosarle una nueva decepción por culpa de una mentira. Tal y como anteriormente le había sucedido con su padre. Una vez más, los guionistas se las han ingeniado para cubrir de una gran sutileza el simbolismo detrás de sus intenciones. Estos seis capítulos si han servido para algo ha sido para condenar a Dana, un personaje que siempre ha sido bastante odiado, pero que a mí me parecía que jugaba un papel vital dentro de 'Homeland'. Después de esta desacertada trama (con cambio de apellido incluido), no me cuesta reconocer que me uno al club del odio. En una serie de espías y grandes conspiraciones, no hay papel para Dana Lazaro. Al menos para esta versión de adolescente fuera de control. Una lástima que este exceso de protagonismo de Dana haya limitado por completo el papel de Jessica. Un personaje que se merece algo mejor que andar con la lagrimilla todo el día por culpa de su hija.

El año pasado 'Homeland' nos regaló su mejor tramo durante la primera parte de la temporada. Algo que acusó moderadamente hasta que volvió a darlo todo en la traca final. Por eso mismo confío en que esta vez desde la sala de guionistas se hayan reservado toda la munición pesada para la segunda mitad y evitar así quedarse escasos de pólvora antes de tiempo. Ahora mismo es la única explicación que encuentro para justificar una tercera temporada que está siendo para olvidar. 

Nicholas Brody, tu serie te necesita.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: American Gods

¡Súbete!

Trailer: Game of Thrones

¡Participa!

BSO: American Gods 1x04

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España