Showtime en manos de David Lynch

Moltisanti

Recomendación de la semana

Fin de ciclo para las series de viajes en el tiempo

Moltisanti

Recomendación de la semana

Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Hasta las mejores series tienen temporadas para olvidar

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

Los portadores del invierno

Publicado por Moltisanti On 12:03 4 comentarios
Si todavía no has visto el 4x04 "Oathkeeper" de 'Game of Thrones', te recomiendo no seguir leyendo. El invierno se acerca y está lleno de terrores. O algo así. ¡Atención Spoilers!

"El invierno se acerca" y "la noche es oscura y llena de terrores" son dos de los latiguillos más repetidos en 'Game of Thrones'. Sin embargo, hasta el momento, su función continúa siendo meramente premonitoria, alertando (y poniendo los dientes largos) sobre lo que está por venir. Las diferentes tramas asociadas directamente a estos pegadizos lemas, todavía permanecen en un segundo plano, pues el eje central de la acción sigue girando alrededor del choque de reyes por el Trono de Hierro, o lo que es lo mismo, en cómo los leones se las gastan para hacer valer que “un Lannister siempre paga sus deudas”. Acontecimientos como la Boda Roja y la Boda Púrpura, así como la onda expansiva de sus consecuencias, no hacen más que evidenciar que, en Poniente, andan demasiado ocupados preocupándose de sus propios intereses como para levantar la mirada y descubrir lo que se les viene encima. Ya sea desde el Sur, con una Khaleesi/Mhysa que se encuentra lidiando con unos dragones en plena pubertad mientras afronta una cuantiosa ampliación de capital humano entre sus seguidores; como desde el Norte, donde los salvajes de Mance Ryder y la Guardia de la Noche de Jon Snow, o al menos lo que queda de ella, se preparan para enfrentarse en combate mientras por el rabillo del ojo observan como los Caminantes Blancos se aproximan al Muro.

A pesar de que aparecieron en la primera secuencia del primer capítulo, a los portadores del invierno, como me gusta llamarles, sólo les hemos vuelto a ver en cuatro ocasiones más. Cinco con su intervención en el episodio de esta semana. Algo comprensible si se piensa que su papel no tiene pinta de cobrar relevancia hasta dentro... de bastante tiempo. David Benioff y D. B. Weiss están dosificando sus intervenciones, evitando así romper la magia antes de que sea totalmente necesario. Los Caminantes Blancos son uno de los misterios fundamentales de esta serie. Uno de los que más curiosidad despiertan, y ya se sabe, cuanto más conoces de una cosa, menos misteriosa te parece. De todas maneras, cada una de sus apariciones han servido para que a estas alturas podamos dar por hecho varias cosas. Son numerosos y avanzan sin demasiadas prisas. Tienen ojos azules y una cierta predilección a la hora de decapitar y dibujar símbolos con los cadáveres en la nieve. También conocemos que tienen un punto débil en forma de kryptonita. En último lugar, he reservado el capítulo de los bebés, que en su segunda entrega nos ha llevado a la presentación del “Rey Blanco”, o por lo menos, de uno de ellos, ya que al fondo de la imagen se intuyen otras doce figuras similares a la que se aproxima para recoger al bebé en esa especie de altar para rituales de sacrificio.

Un final de capítulo que me deja frotándome las manos y deseando (aún más) que llegue pronto el invierno. A la vez, también me hace dar vueltas a los nuevos interrogantes abiertos. A raíz de esa inquietante última escena, y dando por hecho que los Caminantes Blancos quieren bebés para convertirlos en Caminantes Blancos, me surge la siguiente duda: ¿Por qué decapitan al resto de humanos cuando también podrían transformarles y sumarles a la expedición hacia el Muro? Y lo más importante, si son convertidos siendo bebés, ¿eso significa que estos seres envejecen en cierto modo como los humanos? Podría continuar lanzando preguntas de este tipo pero veo que me dirijo hacia un círculo vicioso en el que prefiero no entrar. Al menos no todavía. De todas maneras, la clave en torno a este final de capítulo no es ni lo que enseña, ni lo que sugiere, sino para lo que sirve. Nos vuelve a recordar que el invierno se sigue acercando, al igual que lo están haciendo los Caminantes Blancos, la gran amenaza que se cierne sobre todos los protagonistas. Buen momento para refrescar la memoria con este cuento para no dormir que Old Nan contó a Bran en el 1x03 "Lord Snow". Ojito.

"¿Qué sabes tú sobre el miedo? El miedo es para el invierno, cuando la nieve cae y se acumula hasta cien metros de altura. El miedo es para la Larga Noche, cuando el sol se esconde durante años y los niños nacen, viven y mueren siempre en la oscuridad. Esa es la época para el miedo, mi pequeño señor, cuando los Caminantes Blancos se mueven por el bosque. Hace miles de años, hubo una noche que duró una generación entera. Los reyes morían congelados en sus castillos, al igual que los pastores en sus cabañas. Y las mujeres ahogaban a sus bebés antes de verles morir de hambre, y lloraban, y sentían sus lágrimas congelarse en su mejillas. ¿Este es el tipo de historia que te gusta? En aquella oscuridad, los Caminantes Blancos llegaron por primera vez. Arrasaron ciudades y reinos, montando sus caballos muertos, cazando con sus manadas de arañas pálidas grandes como perros..."

PD:
Como lo de esperar hasta el final de temporada para hacer un balance general no me funciona con 'Game of Thrones', de ahí que me quedara con las ganas de dedicarle unas merecidas líneas tanto a la segunda como a la tercera entrega, a partir de ahora, me he propuesto pegarme el gustazo de escribir más a menudo sobre la que es, sin duda, mi serie favorita de la actualidad.
En el momento que WGN America anunció su primera serie original, ‘Salem’, reconozco que tenía muy poco situado a este canal del cable básico (y por satélite). Después de echar un vistazo a este tocho de la Wikipedia, quedándome con lo básico y necesario, voy a poner algo de contexto a la andadura del último canal dispuesto a hacerse con un territorio dentro del mapa de la ficción americana. Lanzado en 1978, conocido por aquel entonces como WGN Channel 9, y tras sufrir varios cambios de nombre, incluido el de Superstation WGN en 2002, sería en 2008 cuando comenzaría a llamarse WGN America. Dirigido sobre todo al público femenino, en materia de series, como la gran mayoría de canales de cable básico, por entonces se limitaba a emitir títulos en sindicación, tales como ‘Bones’, ‘How I Met Your Mother’ o ’30 Rock’. Aquí tenéis la lista completa.  

En 2013 anunció su intención de emitir ficción original, siendo ‘Salem’ la elegida para hacer de avanzada. Un título desarrollado previamente en FX pero que fue descartado por compartir la misma temática que ‘American Horror Story: Coven’. Después de una intensa campaña promocional, incluyendo anuncios en la pasada Super Bowl, el pasado domingo, las brujas de WGN América se estrenaban por todo lo alto. Debutando con 1,5 millones de espectadores, de los cuales 647.000 pertenecían a adultos entre 18-49 años. Puede parecer que no son grandes cifras, pero supuso un incremento del 635% en el target comercial medio de ese espacio de WGN America. Ahí es nada. A lo que hay que sumar que su cobertura sólo abarca el 62,3% de los Estados Unidos (73 millones de hogares). Con un primer estreno que ha superado las expectativas de los propios directivos, se puede decir que su andadura en el terreno de la ficción original empieza con buen pie.

Pese a que las primeras críticas me hicieron esperar lo peor, el primer capítulo de 'Salem' me ha parecido una correcta carta de presentación. Marca el tono, el papel de los protagonistas y define (más o menos) las reglas, mientras que no falla a la hora de entretener. Evidentemente, todavía es pronto para dictar a favor o en contra, pero me mojo y digo que no llegará a ser una de las revelaciones de la temporada, pero tampoco derivará en un despropósito absoluto. A diferencia de otras propuestas actuales del mismo corte, 'Witches of East End' (Lifetime) o la propia 'AHS: Coven' (FX), sus brujas no visten de Balenciaga ni han pasado por el quirófano para evitar evidenciar el paso de la edad. Se sitúa en el siglo XVII, la época donde se produjeron los conocidos juicios por brujería, para contar una historia de paraonia y sospecha generalizada... justificada. Las brujas existen y pasan inadvertidas entre la población de Salem. Cualquier hombre o mujer puede ser un siervo del diablo. Una condición que propiciará que sean los atemorizados vecinos los que acaben literalmente con la soga al cuello mientras sus rivales se hacen con el control del pueblo. Dicho esto, sólo apuntar que pretende explotar estos conflictos desde un planteamiento sobrenatural.

Tras el estreno de ‘Salem’, este próximo mes de julio, llegará el turno de ‘Manhattan’, un drama sobre los científicos (y sus familiares) que estuvieron involucrados en la creación de la primera bomba atómica durante la década de los 40, en plena Segunda Guerra Mundial, en el conocido como Proyecto Manhattan. Un tema nunca antes abordado en televisión, por lo menos no consigo recordar ningún referente anterior, y que con su primer teaser tráiler ya ha conseguido captar mi atención. Finalmente, por ahora, el año que viene se estrenará en forma de “event series”, ‘Ten Commandments’, que re-imaginará cada uno de los 10 mandamientos desde una interpretación moderna. Un proyecto que ha conseguido generar mucho ruido tras confirmarse que directores como Gus Van Sant, Lee Daniels, Wes Craven... y Michael Cera, se encargarán de uno de los 10 capítulos que compondrán esta miniserie. En cuanto a los proyectos a futuro, ahora mismo tiene una interesante cartera de cinco dramas en desarrollo:

'American Dream': Narra el juego del gato y el ratón que se produce cuando un detective de Manhattan sospecha que uno de los empresarios más importantes del país es un asesino.

'Ness': Basado en una novela recientemente publicada sobre Eliot Ness. Cuenta la vida del agente 20 años después de atrapar a Capone, cuando se unió a la policía de Cleveland, la ciudad más peligrosa del país en aquel momento. Allí luchó contra la mafia, la corrupción de su departamento y un asesino en serie. Todo mientras se enfrentaba a su alcoholismo y la necesidad constante de fama.

'Radiant Doors': Basado en un relato corto, explora cómo nuestra sociedad lidia con la repentina llegada de una avalancha de refugiados de un futuro distópico. No confundir con 'The Refugees'.

'Shadow Land': Ambientado en el Japón feudal, durante la década de 1820. Narra los conflictos que surgen en una isla de la bahía de Nagasaki, que durante 200 años fue el hogar de los únicos americanos y europeos que tuvieron permitido contactar con los japoneses.

'Scalped': Basado en un cómic, se centra en una reserva india en los tiempos modernos y en cómo equilibra la identidad cultural con la vida del crimen organizado, la pobreza, las drogas y la política.

WGN America es el último canal en sumarse al club de las nuevas jugadoras de la ficción americana, pero no será el último. Este mismo verano debutará WE TV y en la sala de espera de 2015 ya están haciendo cola las primeras series de E! y Bravo, al igual que las de Xbox y Playstation. ¡Más madera!
1. Pensaba que hasta América sabía que las guerras encubiertas tienen reglas. Estaba equivocada.

Claudia (The Americans)

2.  Sólo mira las flores.

Carol Peletier (The Walking Dead)

3. ¿Sabes lo que nunca pudiste entender? Que algunos hombres dirigen y algunos hombres siguen... y cuando no puedes dirigir y te niegas a seguir, mueres solo en el desierto.

Boyd Crowder (Justified)

4. ¡Esto va a ser legen... espera... dario!

Barney Stinson (How I Met Your Mother)

5. El caos no es un foso. El caos es una escalera. Muchos intentan subirla y fracasan. Nunca podrán hacerlo de nuevo. La caída los destroza. Pero otros, si se les deja subir, se aferrarán al reino o a los dioses o al amor. Espejismos. Sólo la escalera es real. El ascenso es todo lo que hay.

Littlefinger (Game of Thrones)

6.  No digas "madafaka" así, me hace echarte de menos.

Charlie Runkle (Californication)

7. ¿No te dije que ibas a desear que te hubiera matado yo? Bueno, ¿no es así?

Raylan Givens (Justified)

A la sombra de los dramas de calidad

Publicado por Moltisanti On 17:00 8 comentarios
No corren buenos tiempos para la comedia televisiva. De ahí que no hace mucho reflexionara sobre la crisis que atraviesa el género en esta etapa de la edad dorada de las series de televisión. Para continuar dándole vueltas al tema, esta vez, me voy a centrar en el caso concreto de HBO.

Cuando pienso en HBO, automáticamente asocio el canal con sus dramas de calidad. 'The Wire', 'The Sopranos', 'Six Feet Under', 'Band of Brothers', 'Deadwood', 'Carnivale', 'Rome', 'Game of Thrones', 'Boardwalk Empire', 'In Treatment', etc. Ya sabéis. Siempre se ha dicho que la edad dorada de las series de televisión comenzó a eclosionar con el estreno de ‘Oz’ allá por 1997, aunque sería la cosecha del 2004 la que desataría el boom en el que nos encontramos actualmente. Sin embargo, HBO emitía ficción original desde mucho antes. Ya fuera en forma de antologías y series infantiles... o comedias. Pese a que la primera de media hora de duración, ‘1st & Ten’, se emitiera en 1984, es decir, trece años antes de la llegada de ‘Oz’, los dramas de calidad han sido los responsables de forjar, a lo largo de estos últimos diecisiete años, la prestigiosa imagen de marca y la condición de referente mundial que definen al canal que presume de no ser televisión.

En el haber de HBO podemos encontrar auténticos referentes de la comedia/dramedia, tales como  'Curb Your Enthusiasm' o 'Entourage'. Por no decir que uno de los grandes buques insignias del canal, como sigue siendo 'Sex and the City', pertenece a este grupo. Esto no cambia que el volumen de grandes dramas sea considerablemente superior al de comedias. Curiosamente cada año, por norma general, HBO estrena más de las segundas que de los primeros. Señal de que no cesa en su empeño de dar con nuevos pelotazos de los que todo el mundo hable, pese a que muy pocas de sus "medias horas" consigan dar en la diana y calar entre el público y/o la crítica. Menos aún en los últimos años. Siendo 'Girls' la única excepción, gracias al respaldo de los medios especializados y al ruido viral que generan sus leales seguidores, ya que sus audiencias siguen estando a mucha distancia de poder equipararse a las que logran, en la actualidad, los grandes dramas del canal.

Como todo el mundo sabe, HBO no sólo da importancia al número de espectadores que obtiene una determinada serie, sino que también tiene en consideración otros muchos factores a la hora de valorar el éxito y, en consecuencia, la viabilidad de ordenar una nueva temporada de la misma. Pese a esta “flexibilidad”, muy pocas comedias han sobrepasado la barrera de las tres temporadas en los últimos años. En serio, pensadlo. Esta mala racha no me ha afectado directamente, pero imagino que los que hayáis probado suerte con muchos de los títulos recientes de HBO en este frente, sabréis a lo que me refiero. En mi caso, por fortuna,  Kenny Powers resurgió de las cenizas para regalarme una cuarta y última de 'Eastbound and Down'. De todas maneras, tanto si fueron éxitos relativos o fracasos estrepitosos, todas (o casi todas) esas propuestas eran diferentes, rompedoras en algún aspecto y fieles a los valores de la marca. Lo mínimo que uno debe esperar y pedir a una serie con la mosca de HBO en la pantalla. Sin necesidad de distinguir entre dramas y comedias, siempre espero encontrarme con algo que no podría ver en ninguna otra televisión del mundo. Para que nos entendamos, lo que este año ha vuelto a conseguir en el terreno del drama con 'True Detective'.

El año pasado, HBO dejó a cero el casillero de dramas y se lo jugó todo con tres nuevas comedias. 'Family Tree' y 'Hello Ladies' no tendrán segunda temporada, debido al poco ruido que generaron y a los pobres datos de audiencia que consiguieron, mientras que 'Getting On' recibió el billete de vuelta in extremis, pese a que todo hacía presagiar que acabaría corriendo la misma suerte que las dos anteriores. Imagino que en su salvación, en parte, influyó que tocaba maquillar de alguna forma el balance de renovaciones/cancelaciones. Sea como fuere, lo que en su día me sorprendió del anuncio de estos proyectos no fue que los tres tuviesen un pronunciado acento británico (Chris O'Dowd, Stephen Merchant y remake de BBC), sino que a priori daban la impresión de ser bastante convencionales. 'Family Tree' y 'Hellos Ladies' siguen a dos treintañeros, uno buscándose a sí mismo a través del árbol genealógico y otro buscando a la mujer de su vida por Los Ángeles, mientras que 'Getting On' se desarrolla en el ala geriátrico de un hospital. Perezaca...

En cuanto a las novedades del 2014, la primera en llegar fue 'Looking'. Vendida como la versión gay de 'Girls', y pese a pasar bastante desapercibida y dejarse por el camino, semana tras semana, la mitad de la audiencia que le dejaban Hannah y compañía, ya tiene confirmada una segunda temporada. Hace un par de domingos, llegaba el turno de 'Silicon Valley', sobre un grupo de jóvenes programadores en la cuna de la informática. Aprovechando el nuevo record de 'Game of Thrones', su debut consiguió reunir en torno a dos millones de espectadores (más del doble que el final de temporada de 'Girls') y marcó el mejor dato de estreno para una comedia HBO desde 'Hung', allá por 2009. Veremos si con el paso de los episodios consigue mantener esas cifras, pues tener un lead-in tan potente como es "el Gigante de Poniente", puede acabar convirtiéndose en un arma de doble filo si no se consigue retener gran parte de su audiencia. 'Togetherness' será la siguiente en llegar, previsiblemente en otoño, sobre dos parejas que acaban mudándose juntas. Reconozco que este proyecto no me interesa desde que sé que tiene a Amanda Peet en su reparto.

Sin fecha de estreno también están los dos nuevos proyectos que fueron ordenados hace unas semanas. 'Ballers', sobre un grupo de jugadores de fútbol americano, con Dwayne "The Rock" Johnson como principal atractivo, y 'The Brink', sobre tres hombres que deberán evitar el estallido de la III Guerra Mundial, con Tim Robbins y Jack Black como cabezas de cartel. Con estos anuncios, parece evidente que además de seguir contando con grandes nombres detrás de las cámaras, HBO persigue que todas sus comedias también los tengan delante. No creo que esta medida sea la solución definitiva para que lleguen a contar con el mismo prestigio y repercusión que sus dramas referentes, pero sin duda, ayudará a que logren un mayor respaldo y visibilidad, especialmente en lo que se refiere a lograr tropecientas nominaciones en los Emmys y Globos de Oro. Un primero paso para que sus comedias/dramedias dejen de estar tan a la sombra de sus dramas de calidad.

Una vez reflexionado sobre el caso de la comedia de HBO en particular, y anteriormente sobre la crisis del género en general, cada vez estoy más convencido de que esta situación sólo la puede revertir Larry David con una nueva temporada de 'Curb Your Enthusiasm'. HBO y la comedia televisiva le necesitan. Desgraciadamente, por cada día que paso esperando, reconozco que pierdo un poco más la esperanza de volver a tener nuevas entregas del primer y único social killer.
Después de lanzarlo en Poniendo Series, como no podía ser de otra manera, desde aquí también quiero presentaros el segundo anuario de Series Atresmedia con todas las novedades de ficción del 2013. Un trabajo que lleva la firma de un servidor y que pretende ser un resumen de lo sucedido en España, Estados Unidos, Reino Unido y los territorios clave en el mundo.

Los estrenos vuelven a estar clasificados por países y cadenas, diferenciando entre dramas, comedias y miniseries. Cada serie viene acompañada de una imagen identificativa (en máxima calidad), una breve sinopsis y el número de capítulos que componen su primera temporada.

Como novedades, gracias a las sugerencias que me hicisteis llegar el año pasado, cada serie incluye información sobre el estado en el que se encuentra (información actualizada hasta abril de 2014), es decir, si ha sido renovada, cancelada o si sigue en la “burbuja”. Además, en los apartados de España y Estados Unidos, podéis encontrar el nombre de los actores y actrices protagonistas.

Para hacerte con las 87 páginas del Anuario 2013, en formato .PDF, sólo tienes que enviarme un correo electrónico a la siguiente dirección: diego.delpozo@atresmediatv.com

Espero que este segundo anuario iguale o supere la gran demanda y la increíble acogida que tuvo el de 2012, algo que me gustaría agradederos a todos. Sobra decir que volveré a estar encantado de conocer vuestra opinión y recibir cualquier tipo de sugerencia para mejorar la próxima edición.

La ironía de la palabra prohibida

Publicado por Moltisanti On 18:01 7 comentarios
Hay un tema que decidí omitir comentando el final de temporada de ‘The Walking Dead’, ya que pensé que sería mejor tratarlo en un post aparte. Me estoy refiriendo al hecho de que un personaje, en uno de los momentos claves del capítulo, utilice el vocablo “screw” en vez de “la palabra prohibida”. A fin de cuentas, ambos términos vienen a decir lo mismo, pero están lejos de transmitir por igual. Entonces, ¿por qué Scott Gimple y Angela Kang decidieron incluir ese y no el otro en su guión? Obviamente no lo hicieron por razones creativas, sino para cumplir con las directrices de la FCC (Federal Communications Commission). Esa comisión que no tiene ningún tipo de reparo en permitir que se muestre a un personaje arrancándole la yugular a otro de un bocado pero que pondría el grito en el cielo si hubiera osado decir "la palabra prohibida". Una palabra que es el paradigma de la ironía de la televisión americana (en abierto y del cable básico) en cuanto a violencia, sexo y lenguaje inapropiado se refiere. Para poner en situación, comparto este “no recomendado para menores de…”, sobre la clasificación de los contenidos en la tele americana.

Sólo los canales del cable premium (véase HBO, Showtime, Starz y Cinemax) tienen vía libre para hacer uso de "la palabra prohibida" y del resto de términos considerados "inapropiados" por la FCC. Además, las series de estos canales son las únicas que también pueden mostrar contenido con una alta carga sexual, como bien saben los espectadores de 'Game of Thrones' o 'Spartacus', por ejemplo. Hace no mucho, aquí también habría incluido el punto correspondiente a las escenas violentas, pero las series en abierto y del cable básico cada vez tienen menos que envidiar a a las del cable premium en torno al límite impuesto. Que se lo digan a la propia ‘The Walking Dead’ o a otras muchas que en la actualidad tampoco se cortan a la hora de derrochar kilos y kilos de ketchup, como pueden ser ‘Sons of Anarchy’ o ‘The Following’. En la serie más vista de la historia del cable nos hemos acostumbrado a ver niños disparando y niños siendo asesinados, pero que a ninguno de esos pequeños se les ocurra pasarse de la raya con su lenguaje inapropiado que llegará el coco de la FCC y les censurará. Poner a mirar flores sí, pero usar "la palabra prohibida" no. Este es el barómetro.

A mí este tema siempre me ha resultado incompresible, ridículo y muy irónico, pero hacía mucho que no me dejaba con el ceño tan fruncido como el otro día tras ver el final de temporada de ‘The Walking Dead’. Fue un poco "cortarrollos" y no le hizo ningún favor a la secuencia en cuestión. No es ninguna tontería, pues el momento perdió gancho y credibilidad. La intención original de los guionistas se diluyó por culpa de una regla estúpida que se quedó anticuada en el mismo momento en el que se puso en funcionamiento en el siglo pasado... y que parece que no se modificará nunca. Estados Unidos será el faro de la ficción internacional en muchos aspectos, pero desde luego que está a años luz de serlo en este punto. No queda otra que resignarse y conformarse con los "fraks" y la libertad que las series gozan en el territorio premium. Dicho esto, ¿os imagináis la mítica secuencia de ‘The Wire’ entre Bunk y McNulty si hubiese sido emitida en AMC? Al tercer “screw me” hubiera apagado el televisor. Para que nos entendamos, imaginaros que al doblarla al castellano, en vez de traducirla por “que me jodan” lo hicieran por un “que me joroben”. Por suerte, "el estilo Ned Flanders" no es el que predomina en la televisión de nuestro país. Mini-punto para nosotros.
Hora de comentar la segunda mitad de la cuarta temporada de 'The Walking Dead'. Si todavía no has visto el 4x16 "A", te recomiendo no seguir leyendo. ¡Atención Spoilers!

Una vez quitado el tuerto de encima, el actual showrunner (Scott Gimple) ha utilizado estos ocho capítulos para implementar y desarrollar su propia versión de la serie. Una versión basada en una visión más intimista del relato, centrada exclusivamente en los personajes y en el fondo de sus historias. A mi parecer, todo un acierto por su parte. Después de tres temporadas y media con los protagonistas aislándose de la amenaza exterior, ya fuera en la granja o la prisión, aunque sin demasiado éxito, esta tanda de capítulos les empujaba de vuelta a la carretera. 'The Walking Dead' apostaba por regresar al género de la supervivencia pura y dura. Un cambio de vía, unido a un cese temporal de la matanza incontrolada de zombis, que un servidor pedía a gritos. Sólo por esto, ya considero positiva esta segunda mitad de la temporada. Pero también lo hago porque ha servido para ventilar una fórmula que ya empezaba a oler un poco a podrido y porque se ha atrevido a meterle mano a la queja más repetida a lo largo de estas cuatro temporadas, tanto por parte de los fans como de los detractores, relacionada con la falta de interés y profundidad de los protagonistas.

Después de acabar cansado de dar una innecesaria y conformista vuelta en círculo durante la primera mitad de la temporada, cómo habrá cambiado la película para que me haya vuelto a enganchar como en los mejores tiempos. Hasta el punto de llegar a las puertas de este último capítulo y darme cuenta que por fin me interesaban todos los personajes y lo que les fuera a suceder en esa terminal que rezumaba "es una trampa" desde el primer cartel visto en el camino. Un mérito que atribuyo, en gran parte, a la arriesgada elección de Scott Gimple de estructurar cada capítulo (y por tanto la temporada en general) de una manera tan atípica. Algo que me chocó en un principio pero que rápidamente entendí y comencé a valorar positivamente, pese a que algunos momentos se hicieran bastante pesados. Me quedo con que aprovechando la dispersión del grupo central tras el ataque a la prisión, se ha explotado el concepto de "sálvese quién pueda" desde diferentes ángulos y se ha permitido sacar el máximo partido posible a cada una de las reagrupaciones establecidas. Rick, Carl y Michonne; Daryl y Beth; Maggie, Bob y Sasha; Carol, Tyresse y las niñas; Glenn y Tara, la "ex cuñada" del Gobernador, junto a las nuevas incorporaciones, Abraham, Rosita y el Doctor Porter.

Unir a Michonne con Rick y Carl servía para conocer, por fin, algo sobre el pasado de ella como esposa y madre (justo lo que habían perdido los Grimes). Llegando incluso a entender su estado de ostracismo cuando se cruzó con Andrea. Eso sí, seguimos sin saber cómo llegó a dominar el arte de rebanar zombis con una catana, aunque tampoco es que haya habido tiempo para mucho más. Nada evidencia lo atípica que ha sido esta tanda como el hecho de que se haya prescindido de la participación del protagonista absoluto de la función durante más de la mitad de los capítulos. Un Rick que protagonizó uno de mis momentos favoritos de la temporada en aquella "partida al escondite”, especialmente debajo de la cama, en el 4x11 "Claimed". Toda una demostración de lo que ha crecido Andrew Lincoln como actor desde el primer capítulo. Al igual que haría en “A”, cuando a mordisco limpio daba por completado el paso de Rick al lado oscuro de la supervivencia. Por mucho que quisiera demostrar a su hijo y así mismo que no se había convertido en un monstruo, de ahí que comenzara el curso plantando lechugas, pero las exigencias de este mundo le han transformado en lo que es. Sin opción de de retorno posible, su descenso al reino de la locura sólo podrá ir a más.

La unión de Beth y Darryl, por otra parte, significaba enfrentar a una adorable jovenzuela criada en una apacible granja familiar contra un hombre curtido en la vida y que desde bien pronto tuvo que lidiar con un padre borracho y un hermano mayor como Merle. Sin embargo, tras ver el peor capítulo de la temporada, el 4x12 "Still", me quedó claro que el verdadero motivo de esta peculiar unión era juntar uno de los personajes con mayor tirón con uno del que tan solo sabíamos que era hija de Hershel y que podía cantar. Un capítulo indefendible que ni aportó nada nuevo ni potenció el inesperado secuestro que ponía fin a esta trama con dedicatoria especial para las quinceañeras del mundo. La desaparición de Beth es uno de los cabos sueltos que deja la temporada, como lo es el paradero de Carol y Tyresse tras poner mirando flores a Lizzie en un capítulo que consiguió sacar mucho jugo a la relación (basada en una mentira) entre los dos adultos, pero que será recordado (es de los que dejan poso) por la muerte de las dos pequeñas que les acompañaban, siendo ellas las únicas bajas "reseñables" de esta tanda. Al igual que el resto, Carol y Tyresse también se dirigían a Terminus, pero ni rastro de ellos en este final de temporada. ¿Serán los artificies del rescate?

En cuanto al grupo formado por Glenn y Tara, a la que por cierto no esperaba volver a ver, junto a las tres nuevas incorporaciones, ha sido el que menos tiempo ha tenido en pantalla, pero a través de ellos se ha plantado una nueva trama relacionada con el origen del virus, y quién sabe si en la próxima temporada veremos a la serie aproximarse a una posible cura. Por si acaso, aprovecho la ocasión para recordar que no he leído los cómics y que, por lo tanto, no tengo ni idea de lo que está por venir. En último lugar, de Maggie, Bob y Sasha, tengo que decir que su capítulo, el 4x13 "Alone", sin que diera un duro por ello, se terminaría convirtiendo en uno de mis favoritos de la temporada. Me recordó al fantástico “Clean” de la campaña anterior en el tratamiento dado al concepto de soledad y a la importancia de mantenerse unidos en una situación como en la que se encontraban todos los protagonistas en ese punto. Además, sirvió para dar algo más de empaque a dos secundarios de los que prácticamente no se sabía nada de nada. Finalmente, en la antesala del cierre de fiesta, el camino de todos ellos se volvía a cruzar (muy emotivo el reencuentro entre Glenn y Maggie) justo antes de adentrarse en el santuario que tanto esfuerzo les había costado alcanzar.

El capítulo final ha funcionado más como presentación de lo que será el arco argumental de la quinta que como desenlace de la cuarta, pese a colar unos innecesarios flashbacks para echar la vista atrás y hacer reflexionar al personal sobre el cambio de Rick a lo largo de estos diecisiéis episodios. Precisamente de la mano del líder, Michonne, Carl, y del reenganchado Daryl, finalmente nos adentrábamos en la terminal para confirmar que evidentemente se trataba de una trampa, aunque se ha optado por jugar un poco al despiste y no levantar todas las cartas. Una decisión que me cuesta entender, pues a fin de cuentas, se intuye cuál es la nueva amenaza que se cierne sobre el grupo: un holocausto caníbal. Al menos así es como interpreto la pila de huesos, los disparos sin intención de ir a matar y que todos los personajes acaben encerrados como si de ganado se tratase. Por no hablar del guiño que le suelta Rick a Michonne sobre que ahora sólo hablan de comida. Ejem. Un giro que no he visto venir y que me parece muy interesante tanto a la hora de abrir posibilidades como de seguir profundizando en el deterioro de la condición humana en un universo donde la locura crece a la par que la necesidad de supervivencia. El capítulo acaba en el mejor momento, así que me deja con muchas ganas de que llegue octubre para ver cómo se resuelve este cliffhanger y para comprobar si la estancia en Terminus será prolongada o si será una breve (pero horripilante) parada en la carnicería antes de poner rumbo a Washington y salvar el mundo. O lo que quede de él.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: American Gods

¡Súbete!

Trailer: Game of Thrones

¡Participa!

BSO: American Gods 1x04

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España