Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Una Hulu más ambiciosa para competir contra Netflix y Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Los catálogos de series en las plataformas SVOD

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Hasta las mejores series tienen temporadas para olvidar

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

'House of Cards': La candidata de Netflix

Publicado por Moltisanti On 16:56
A estas alturas del año debe quedar poca gente que todavía no sepa que Netflix se ha adentrado en el terreno de la producción y emisión de ficción original. Su caso no es el único (como destaqué hace un par de semanas) pero ha conseguido llamar la atención más que ningún otro porque para empezar lo ha hecho a lo grande. Por eso y porque en realidad no se trata de una cadena de televisión, sino de un plataforma de contenidos online. Lo que cubre de ironía su intención de "cambiar la televisión para siempre". No extraña por tanto que se haya hablado más de su estrategia de estreno que del propio nivel de las series.  Normal en cierto modo, ya que lanzar los trece episodios de una temporada de golpe, renegando del modelo tradicional de emitir uno a la semana y permitiendo al espectador verlos cuando quiera, representa el mayor golpe de efecto de la compañía en su profundización del modelo de negocio del vídeo bajo demanda (VOD). Lo de no revelar los datos de audiencias de sus series suena más a llamar la atención (y crear revuelo) que a otra cosa. Netflix quiere encabezar la revolución televisiva que se lleva produciendo en los últimos años y para conseguirlo ha decidido apostar a lo grande. Siendo 'House of Cards' la elegida para abanderar esta revolución. Pero, ¿cómo llegaron a decidir que esta propuesta sería la candidata ideal? ¿Es la serie de Kevin Spacey/David Fincher algo más que un reclamo promocional? ¿Merece la pena?

En Netflix utilizan una serie de algoritmos para estudiar los hábitos televisivos de sus millones de suscriptores, lo que junto a la diversidad de su contenido y el medio de distribución de dicho contenido, le permite jugar con cierta ventaja respecto a las cadenas de televisión. Y esto de hablar de logaritmos viene porque al parecer Netflix está utilizando esos datos para tomar decisiones sobre qué tipo de serie sería la adecuada para invertir su tiempo y dinero. De ahí que como los gustos de sus suscriptores son muy variados, para la primera hornada de series hayan optado por hacer una especie de llamamiento general dirigido a todos los gustos y a todos los targets demográficos. No es casualidad que ‘House of Cards’, ‘Hemlock Grove’, ‘Arrested Development’ y ‘Orange is the New Black’, difieran tanto entre sí y se dirijan a un público potencial tan diferenciado. Pero para Netflix no todo es acerca de cómo califica un usuario una serie, sino también su comportamiento de visualización. Tienen en cuenta tanto las valoraciones explícitas (las puntuaciones que hacen los usuarios del producto) como las implícitas, de forma que si alguien ve 13 horas de una serie en 24 horas y no la evalúa, ellos pueden hacerse una idea bastante clara de cómo se sentía el espectador. Lo mismo sucede si alguien ve 20 minutos del primer episodio y nunca regresa, ya que aunque no lo valore con un cero, en la compañía saben que ese usuario no estaba interesado en el producto.

De esta forma son capaces de identificar los productos más demandados y valorados. Por esa razón decidieron apostar por este drama político, con David Fincher detrás de las cámaras y Kevin Spacey delante como principales reclamos. Contando con que los seguidores del estilo de Fincher se sumarían a los del trabajo de Spacey, etc. Un arsenal de grandes nombres (como valor de calidad y gancho promocional) acompañados de un gran presupuesto (esfuerzo de inversión). Y es que las dos temporadas de trece capítulos, cada uno con un coste por episodio alrededor de 3,8 millones de dólares, hace que ‘House of Cards’ le vaya a salir a Netflix por casi 100 millones. Unos datos que a priori no tienen nada que envidiar a cualquier serie de HBO y con los que se aseguraban cubrir con uno de los objetivos principales de la compañía en su entrada en el sector del entretenimiento televisivo original: que nadie pensara que las de Netflix son webseries de bajo coste, sino justo lo contrario. Y aquí es donde entran en acción los Emmys. La compañía sabe que rascar alguna nominación o incluso algún premio en la edición de este año (en una semana conoceremos el listado de nominados) podría acarrear el empujón definitivo a sus aspiraciones de negocio: una mayor visibilidad supondría atraer un mayor número de suscriptores. De ahí que esté protagonizando una series de campañas "for your consideration" bastante llamativas (1 y 2).

Dicho todo esto, ¿merece la pena 'House of Cards'? Si es cierto que tiene muchas cosas para colocarla entre los grandes estrenos del año, a la vez reconozco que con el paso de los capítulos fui desencantándome con su primera temporada. Curiosamente, lo normal sería que me hubiera pasado justo lo contrario. Empiezo por el principio. Este drama político nos sitúa en Washington para contarnos principalmente una historia sobre el poder y la ambición. Sigue a Frank Underwood (Kevin Spacey), un congresista de los Estados Unidos que se queda con las ganas de ocupar la silla de Secretario de Estado que le habían prometido. A partir de aquí, el espectador será (literalmente) participe de todas sus estratagemas políticas gracias a las continuas roturas de la cuarta pared que hace el personaje para dirigirse a la audiencia. Sin duda, uno de los puntos fuertes de la serie. Frank es un antihéroe dentro de la Casa Blanca dispuesto a conseguir todo lo que propone, cueste lo que cueste. Exactamente igual que el resto de los protagonistas: su esposa (Claire Underwood), su hombre de confianza (Doug Stames), su periodista (Zoe Barnes) y su elegido (Peter Russo). Y en ellos es donde encuentro uno de los grandes fallos de 'House of Cards': llegando al final de la temporada te das cuenta que detestas a todos los personajes, que casi no has logrado empatizar con ninguno y que en muchas casos resulta complicado llegar a entender/justificar sus decisiones. Lo que no cambia que me interesaba lo que hacían, pero sobre todo, lo que podrían llegar a hacer.

En cierto modo, contar con unos personajes odiosos y difíciles de comprender concuerda con el mundo político que retrata la serie. Además, el hecho de que no pierdan ni un halo de interés, a la vez conlleva un gran mérito. Sobre este tema, recomiendo leer el final de esta entrevista al showrunner de la serie, Beau Willimon. Hablando de los personajes es cuando me desmarco y lanzo un "Peter Russo para Presidente". El gran papel de de Kevin Spacey se esperaba, pero con lo que no contaba era con coronar a Corey Stoll como estrella de la función. Dando por seguro que el primero conseguirá la nominación a mejor actor en los Emmys por su Frank Underwood, lo que realmente me apetece es que el segundo lo haga a mejor secundario por su Peter Russo. Y no me olvido del apartado femenino, con unas Robin Wright y Kate Mara a las que también veo con muchas opciones, pese a que no haya entrado en ningún momento en el juego alrededor de sus personajes. Desgraciadamente, su presencia tapará a la que para mí ha sido la revelación por este lado del cuadro, Kristen Connolly y su Christina Gallagher. Y ya que estamos hablando de nombres propios, no quiero quedarme sin apuntar que si es verdad que el sello de David Fincher corre a cargo del estilo de la serie, él sólo dirige los dos primeros episodios. Que luego vienen las confusiones innecesarias. Otro apunte: la banda sonora corre a cargo de Jeff Beal, el responsable de la de 'Carnivale', algo que intuí con tan solo escuchar la melodía de la fabulosa cabecera. De lujo.

Para acabar sólo quiero destacar que la primera parte de la construcción de este "castillo de naipes" se paraliza con un final bastante predecible. Diría que hasta decepcionante, pero acepto que tampoco quedaban muchas más opciones argumentales una vez llegados a este punto de la historia. Sobre todo después de lo ocurrido un par de episodios atrás. Un "cambio de juego" que según la manera en que sea atacado durante la segunda temporada, podría dar bastante juego. Tengo claro que la veré (imagino que llegará para febrero del año que viene) y espero que esta vez mis sensaciones tras visionarla sean más entusiastas que tras esta primera tanda. 'House of Cards' ha cumplido como abanderada de Netflix y no me extrañaría que consiguiera convertirse en una de las grandes sorpresas en la próxima edición de los Emmy. Sin embargo, a mi parecer todavía tiene que pulir demasiados aspectos para aspirar a hacerse un hueco entre las grandes de la ficción actual.

9 Response to "'House of Cards': La candidata de Netflix"

  1. No entiendo a qué te refieres cuando dices que la conducta de los personajes o algunos personajes es incomprensible. ¿podrías concretar?

     

  2. Moltisanti Said,

    Antonio, para concretar voy a utilizar como ejemplo el caso más significativo.

    ¡ATENCIÓN SPOILERS! No leas bajo ningún concepto si todavía no has visto la primera temporada al completo:
    -
    -
    -
    -
    -
    Para explicarme voy a utilizar como ejemplo lo que más me chocó de toda la temporada: el asesinato de Peter a manos de Frank y que será el motor de toda la segunda temporada.
    Entiendo la necesidad que tiene Frank de deshacerse de Peter llegados a este punto de la historia, pero no encuentro justificación alguna para que sea la mano ejecutadora. Un hombre con su poder, podría haber encargado el asunto a un profesional, a través de Doug, y se acabó lo que se daba. Entiendo que de haber sido así, no tendríamos segunda temporada.
    En la misma línea, otra de las cosas que más me chirrío desde el primer momento, fue la relación sexual entre Frank y Zoe. Que a su vez difuminó su relación profesional. Entiendo que Zoe lo haga para conseguir mantener a Frank como filtrador, pero Frank se mete en un embolado innecesario. Otra cosa es que no me gustó como desarrollaron toda esta trama.

    Espero que te haya podido aclarar un poco por donde iba.

    ¡Saludos!

     

  3. olhado_lh Said,

    Te lo dije Molti, te lo dije cuando aun no la habia finalizado, antes Boss que House of Cards y una vez terminada lo repito antes Boss que House of cards. Es mas “complicada” de seguir pero la recompensa es mayor, al menos en mi caso.

    Sobre House of cards, tiene sus cositas y los tres ultimos capis dan un giro que no lo vi venir pero desde luego no es un must see y me atreveria decir que tampoco esta en el pelotón posterior. Dicho lo cual, Kevin Spacey es un crack y merece verla solo por el y Kate Mara es una debilidad personal desde que la vi en American Horror History.

    Un apunte sobre la cabecera, de las poquitas que no me salto, hipnotica es la palabra que me sale

    ATENCION SPILERS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!










    Mira a mi lo que no me cuadro fue el descenso a los infiernos de Russo, vale que cuando uno es alcoholico lo es para toda su vida pero muy patillera su noche de borrachera y posterior entrevista ebrio pfffff me parece increíble en el sentido estricto de la palabra. Lo del romance de Kevin con Kate no es que me lo crea, es que lo comparto! Jajaja

     

  4. Por otro lado, chicos... piénsenlo:

    ATENCION SPOILERS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!







    Quiero creer que los tiros van por el lado de que Frank es demasiado listo como para encargar semejante acción a un tercero (por más que sea su mano derecha) ya que sabe por experiencia que tarde o temprano las cosas se filtran.
    En cuanto a su relación con Zoe, pues: "Todas las cosas son acerca del sexo... excepto el sexo, que es acerca del poder." Frank lo hace porque puede...

     

  5. olhado_lh Said,

    Saludos Horacio! eso que comentas yo tambien lo pense

     

  6. Diego Lopez Said,

    cuentas netflix gratis 2013 para todo el mundo .

     

  7. NETFLIX FREE Said,

    netflix ofrece la posibilidad de ver peliculas streaming gratis, puedes conseguir cuentas netflix gratis o netflix free en toda la argentina

     

  8. Moltisanti Said,

    Olhadolh, no eres el primero que me ha dicho que antes Boss que House of Cards, pero reconozco que haya quedado incompleta, hace que no la tenga en prioridades por ahora.
    Sobre la cabecera, estoy contigo: maravillosa.

    Diego y Netflix Free, ojalá en España tuviéramos Netflix y no hubiera que recurrir a "truqillos" para poder contratar sus servicios. Con mi suscripción contarían, eso desde luego.

    Olhadolh y Horacio, ahora me centro en lo que comentáis de Russo y Frank. Pero antes... aviso que a partir de aquí... ATENCIÓN SPOILERS!!!!





    Lo que dices de Russo también me chocó mucho. Cierto es que cuadra con el perfil del personaje, pero no tanto así en las condiciones en las que se produce. Para empezar, ¿cómo es posible que no reconozca a una prostituta con la que estuvo? Y segundo, todo se desarrolla demasiado rápido y por la vía fácil. Se supone que estábamos ante un nuevo y mejorado Russo, pero se tira de cabeza con la primera tentación que se le cruza por el camino. Como que no cuela demasiado.

    Sobre lo de Frank, a mí me queda bastante claro que Doug sabe lo que ha hecho Frank, más que nada porque lo han organizado ambos. Por eso, me chirría aún más que sea Frank la mano ejecutadora. Cierto es que si se demuestra que Doug sólo tendió la trampa sin saber de las intenciones finales de Frank, tu teoría tiene toda la lógica: Frank evitaría riesgos siendo el único que conoce la verdad.

    Por cierto, muchas gracias a los dos por haber respetado el aviso de Spoilers. Se agradece.


    FIN SPOILERS!!!

    Siento haber tardado unos días en responder. Y muchas gracias a todos por comentar la jugada.

    ¡Saludos!


     

  9. sms Said,

    yo pienso que la conducta es totalmente compresible

     

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: The Good Fight

¡Súbete!

Trailer: American Gods

¡Participa!

BSO: Taboo

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España