Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Una Hulu más ambiciosa para competir contra Netflix y Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Los catálogos de series en las plataformas SVOD

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Hasta las mejores series tienen temporadas para olvidar

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

De ser defenestrada por los Emmys en 2011 a convertirse en el formato estrella de la ficción americana en la actualidad. Así ha sido la evolución de la miniserie en tan solo tres años.

Las "minis" tocaron fondo cuando los Emmys se vieron obligados a fusionar su categoría con la de mejor tv-movie en 2011. Después de dos ediciones en las que tan solo participaron un par de candidatas. 'Generation Kill' (HBO) y 'Little Dorrit' (PBS/BBC One) en 2009; 'The Pacific' (HBO) y 'Return to Cranford' (PBS/BBC One) en 2010. La decisión de mezclar ambas categorías se interpretó como el golpe de gracia a un formato, cuyo declive comenzó a fraguarse casi una década antes. Cuando las Networks dejaron de apostar por él. Siendo 'Anne Frank: The Whole Story' (ABC, 2001) y 'Elvis' (CBS, 2005), sus últimas representantes en conseguir un galardón y una nominación, respectivamente. De esta forma, y prácticamente desde el comienzo de la década pasada, la categoría de miniseries en los Emmys ha sido territorio casi exclusivo de títulos de HBO y PBS (con series británicas de ITV y BBC). Un dominio que también mantendrían vigente durante estos tres últimos años, tras la fusión de categorías. Desde 2002, sólo 'Taken' (SyFy, 2002) y 'Broken Tail' (AMC, 2006) se han llevado la estatuilla sin ser de HBO o PBS. Por supuesto, ni rastro de títulos de CBS, NBC, ABC o FOX durante todo este periodo.

Así pintaba el nada alentador panorama de las miniseries en la televisión americana hasta que se produjo el conocido como "Efecto Hatfields & McCoys" en 2012. Para el que no lo sepa, 'Hatfields & McCoys' fue la primera ficción original de History Channel. Una miniserie de 3 capítulos que se convirtió en uno de los grandes eventos televisivos de aquel año y, a la postre, en la particular mecha del resurgir de la miniserie. Gracias a los 14 millones de espectadores que la siguieron y (en menor medida) a los cinco Emmys que consiguió, pese a no llevarse el galardón principal. Este fue para la tv-movie sobre Sarah Palin de HBO, 'Game Change'. Sea como fuere, tan solo un año después, History Channel volvería a repetir éxito con 'The Bible', una miniserie (docuficcionada) de 10 capítulos que obtuvo una audiencia media de 12 millones de espectadores. Las cifras de estas dos producciones, evidentemente, no pasaron desapercibidas para nadie. Lo que nos lleva al periodo actual, donde el formato goza de una salud envidiable y volverá a contar con una categoría independiente en la próxima edición de los Emmys. Pero el resurgir de la miniserie no sólo es consecuencia del "Efecto Hatfields & McCoys", sino que también hay que tener en consideración otra serie de factores principales.

Los nuevos jugadores de la ficción americana, esos canales de cable básico (plataformas online y videoconsolas) que están apostando por emitir sus primeras de series de producción propia, han encontrado un filón en las miniseries. Debido a la capadidad que tienen para generar expectación (y captar la atención del público) en torno a su condición de evento, dado que pueden atraer talento (véase actores, actrices, directores de renombre) al tratarse de proyectos a corto plazo, pero además, sirven de gancho para los espectadores que no están dispuestos a comenzar una ficción que vaya a durar varias temporadas. En los últimos años, muchos canales del cable básico han empleado miniseries para posicionarse y, de paso, preparar el terreno para catapultar el lanzamiento de sus primeras ficciones regulares de largo recorrido. Esta estrategia fue seguida, por ejemplo, por la propia History Channel con 'Hatfields & McCoys' y 'Vikings',  por AMC con 'Broken Tail' y 'Mad Men' o por Sundance Channel con 'Top of the Lake' y 'Rectify'.

La irrupción de las antologías por temporadas. Estos formatos están en boca de todos, por un lado, debido a que los tres primeros títulos de este tipo ('American Horror Story', 'True Detective' y 'Fargo') han contado con una gran aceptación entre público y crítica, y por el otro, por ser la comidilla de moda. Gracias al pique mantenido entre FX y HBO a raíz de la decisión del canal (que no es televisión) de presentar 'True Detective' a mejor drama, en vez de a mejor miniserie, dada su condición de antología por temporadas. La misma que define a 'American Horror Story' y 'Fargo', los dos títulos de FX que competirán entre sí por convertirse en la mejor miniserie. Más allá del cruce de declaraciones entre Michael Lombardo y John Landgraf, los jefazos de HBO y FX, respectivamente, esta polémica sólo ha venido a evidenciar que falta "regulación" en cuanto a lo que es y lo que no es una miniserie. Pero no sólo en cuanto a esta variante en particular o en lo que concierne a la televisión americana, sino en general. Doy fe que este tema es una auténtico despiporre a nivel mundial. Pero esto es carnaza para otro día...

Hasta CBS, FOX, NBC y ABC se han subido al carro, abriendo departamentos y contratando ejecutivos especializados en la materia. Eso sí, lo han hecho a su manera, sacándose de la manga ese concepto tan de moda que es el de "serie evento" o "serie limitada". Productos que arrancan con la puerta abierta a una posible continuación, pese a ser anunciados como miniseries. De forma que si se convierten en éxitos inesperados (el caso de 'Under the Dome' en CBS), renuevan por una segunda temporada, mientras que si se la pegan, de cara a la galería queda estipulado que estaban planteados para durar exactamente lo que duraron. Este nuevo modelo tiene como parte positiva que los canales están obligados a demostrar confianza en él, es decir, los casos de 'Hostages' (CBS), 'Betrayal' (ABC) o 'Once Upon a Time in Wonderwold' (ABC). Tres "limited series" que llegaron a emitir todos sus capítulos, pero que de no haber sido anunciadas como tal, habrían sido canceladas a las primeras de cambio por bajas audiencias. La parte negativa reside en la confusión de no saber si estás comenzando una serie planteada para seis capítulos... o cinco temporadas. Para que nos entendamos, lo que suele suceder con las "miniseries" británicas.

Sin duda, el resurgir de la miniserie es uno de los acontecimientos más significativos del 2014. Y dado el volumen de encargos que están realizando los canales americanos (tanto Networks como del cable básico y premium) de cara a la próxima temporada, no tiene pinta de que esta tendencia vaya a cambiar a corto o medio plazo. Y sí, no he podido resistirme y he colado una imagen de 'Band of Brothers'. Mi miniserie favorita y el principal baluarte del formato. ¡Curahee!

4 Response to "El efecto Hatfields & McCoys y el resurgir de la miniserie"

  1. Manuel Said,

    Interesantísima entrada Moltisanti. No sabía sobre los piques entre Lombardoy Landgarf. Ahora entiendo porqué las categoría de galardones para series de TV no compiten en sí (me refiero a los casos de True Detective, AHS y Fargo). A ver qué pasa con los Emmy.
    Espero equivocarme pero me he dado cuenta en tu post que no has podido visionar "John Adams", una miniserie de HBO, creo que batió récords con los galardones obtenidos (habría que ver contra qué competía, eso sí).
    Se llevó unas 13 Emmys llevando consigo unas 23 nominaciones.

     

  2. Moltisanti Said,

    Manuel, me alegro que la entrada te haya parecido interesante.
    Los piques entre ambos jefazos han sido la comidilla de la industria durante los últimos meses.
    No he visto John Adams. Lleva en mi lista negra de series pendientes tanto tiempo que reconozco que me había olvidado de ella. Gracias por refrescarme la memoria. Apuntada queda la recomendación.

    ¡Saludos!

     

  3. Luis Ogando Said,

    ¡Qué maravilla de post! Es curioso como miniseries tuvo que ir a refugiarse en la fusión con tvmovies y ahora es justo al contrario, este año que se vuelven a bifurcar, el nivel en miniseries es excelente y en tvmovies más allá de The normal heart lo que queda es la más absoluta de las nadas (bueno y la "trampa" de que Sherlock sólo va con su último cap como si fuera una tvmovie).
    Ojalá la revitalización del formato ayude además de a crecer a los nuevos canales de cable básico a mejorar la calidad de los dramas de las networks.
    Me uno a lo de John Adams, creo que Band of Brothers, Angels in American y John Adams son el Top3 de miniseries de HBO... tres joyas enormes.
    Un saludo!

     

  4. Moltisanti Said,

    Luis, muchas gracias, me alegro que te haya gustado tanto.
    Lo más increíble es que todo este cambio haya tenido lugar en tan solo tres años.
    No recordaba lo de Sherlock. Parece que este año es el de las "trampas".
    Ahora que mencionas Angels of America, otra que agregué hace tiempo a mi lista negra que me había olvidado de ella...

    ¡Saludos!

     

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: The Good Fight

¡Súbete!

Trailer: American Gods

¡Participa!

BSO: Taboo

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España