¿Dónde puedo ver las mejores series de la historia?

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Mi experiencia como usuario de HBO España

Moltisanti

Recomendación de la semana

Fin de ciclo para las series de viajes en el tiempo

Moltisanti

Recomendación de la semana

Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

Tras 15 temporadas, CBS emitió anoche el último episodio de ‘C.S.I.’. El adiós al referente supremo del procedimental policíaco de investigación y serie madre de una de las franquicias más lucrativas de la historia de la televisión, supone sin duda uno de los acontecimientos más significativos del arranque de la temporada 2015/16 que acaba de pegar el pistoletazo de salida.

Esta despedida me ha llevado a preguntarme cuántas series con 10 o más temporadas quedan actualmente en la parrilla estadounidense. Y no, no son muchas. Comenzando por las veteranas de la televisión en abierto que regresaron la semana pasada o lo harán en los próximos días, de los casi 70 títulos que van a emitir las Networks durante este otoño, tan solo 6 tienen 10 o más temporadas a sus espaldas. Algo menos de un 10% de la parrilla actual. Curiosamente, cada Network (CBS, NBC, ABC, FOX y CW) tiene una en emisión, siendo CBS la única que hace doblete:
  • ‘Law & Order: Special Victims Unit’ (NBC): 17 Temporadas 
  • ‘NCIS’ (CBS): 12 Temporadas
  • ‘Grey’s Anatomy’ (ABC): 12 Temporadas
  • ‘Criminal Minds’ (CBS): 11 Temporadas 
  • ‘Bones’ (FOX): 11 Temporadas 
  • ‘Supernatural’ (CW): 11 Temporadas
De estos seis dinousarios tan solo he seguido ‘Supernatural’, a la que aguanté el ritmo hasta la temporada pasada cuando dejé marchar al Impala de los Winchester. Además del elevado número de años en emisión, lo que une a estos títulos es su condición de procedimental, siendo ‘Grey’s Anatomy’ y la propia ‘Supernatural’ las únicas que no están englobadas en el género policíaco. Me llama la atención la ausencia de comedias, siendo ‘The Big Bang Theory’ la gran veterana del género con su 9ªT recién estrenada. La sitcom más vista de la televisión americana entrará el año que viene a formar parte de este grupo dado que ya está renovada por otra temporada más. Y las que quedarán por llegar, salvo que su producción se vea afectada por alguna causa externa como sucedió con ‘Two & a Half Men’, que se despidió el pasado febrero tras 12 temporadas.

En este tipo de repasos no suelo acordarme demasiado de las series de animación, pero la ocasión lo merece debido a que la gran veterana de la televisión americana pertenece a este género. Evidentemente estoy refiriéndome a ‘Los Simpson’, que ya anda por su temporada 26, consiguiendo a la vez que las 14 de ‘Family Guy’ (‘Padre de Familia’) hasta parezcan pocas.

Por último, el cable sólo cuenta con tres series con 10 o más temporadas: ‘South Park’, ‘It’s Always Sunny in Philadelphia’ y ‘American Dad’ (‘Padre Made in USA’). Cartman y compañía acaban de estrenar su 19ªT, pero Comedy Central ya tiene a su joya de la corona renovada hasta 2019, por lo que al menos llegará a tener 23 temporadas. Desde luego que son ‘Los Simpson’ del cable. En cuanto a ‘It’s Always Sunny in Philadelphia’, una de las pocas veteranas que me queda en “mi actualmente viendo”, en enero estrenarán su 11ªT sabiendo que ya tienen confirmada una 12ªT. Como dijo hacen no mucho John Landgraf, el jefazo de FX, la “gang” seguirá dando guerra hasta que se cansen. Finalmente, ‘American Dad’ ('Padre Made in USA') vive una segunda juventud en TBS tras dejar FOX y está a punto de estrenar su 12ªT. También tiene cubiertas las espaldas con una renovación por dos años más, así que como mínimo alcanzará las 14 temporadas.

Si las cuentas no me fallan, y esperando no haberme dejado ninguna veterana por el camino, sumando las series de carne y hueso y las de animación, me salen 11 series con diez o más temporadas; repartidas desigualmente entre abierto (8) y cable (3). Pese a ser una cifra que no hay que desdeñar, cada vez se hace más evidente que estas series están en peligro de extinción.

ACTUALIZACIÓN (01-03-2016):

-Bones: FOX renueva la serie por una temporada final, es decir, en 2017 dejará de formar parte de este grupo de series con más de 10 temporadas. Su T12 será la última.

-NCIS: CBS renueva la serie por dos temporadas más. Como mínimo, seguirá en el aire hasta 2018.
En los últimos años he ido quedándome poco a poco sin comedias "en mi actualmente viendo". Muchas de las que seguía han ido llegando a su fin, como en el caso de ‘How I Met Your Mother’, ‘Entourage’, ‘Californication’, ‘Weeds’, ‘Wilfred’, ‘Eastbound & Down’ y, más recientemente, ‘Parks & Recreation’. A las que tengo que sumar aquellas que he ido abandonando por el camino, véase ‘The Office’, ‘Modern Family’, ‘Girls’, o ‘The Big Bang Theory’. Por si no fuera suficiente, además, dos de mis favoritas de siempre, ‘Curb Your Enthusiasm’ y ‘Arrested Development’, siguen estancadas en una especie de limbo del que confío que saldrán más pronto que tarde, aunque no me atrevo a pronosticar cuándo.

De esta forma, comencé el año con únicamente tres comedias fijas en mi hoja de ruta para 2015: ‘It’s Always Sunny in Philadelphia’, ‘Silicon Valley’ y ‘Episodes’, de la que me vi sus tres primeras temporadas a finales del 2014, justo a tiempo para ver la cuarta a principios de curso. Una parodia brillante de la industria televisiva americana de la que escribí la semana pasada. Ante este panorama, no me ha quedado más remedio que tirar de la cosecha de esta temporada para renovar mi cartera de comedias actual, sumando hasta la fecha tres adquisiciones a "mi actualmente viendo": 'Man Seeking Woman', 'Unbreakable Kimmy Schmidt' y 'The Last Man on Earth'. Como a la última ya dediqué este "El último cretino en la Tierra", me centro en las otras dos.

A principios de enero, FXX estrenaba su primera comedia original, 'Man Seeking Woman', una peculiar comedia que a los 10 segundos de su primer episodio, con una referencia a ‘Carnivale’, me ganó completamente para su causa. Una rom-com dirigida a un público mayoritariamente masculino. Y no, esto no es lo más extraño de su propuesta. Siempre en tono surrealista y absurdo, cuenta las desventuras amorosas de Josh, un veinteañero al que su novia acaba de dejar, obligándole a regresar al mundo de las citas. Un mundo para el que no está preparado, así que no le queda más remedio que dejarse guiar por los consejos de su mejor amigo y de su hermana, dos polos opuestos que más que ayudar, empeoran la situación de un auténtico perdedor por convicción como es Josh.

Derrochando originalidad e imaginación, parodia el mundo de los ligues a base de todo tipo de metáforas visuales. Por ejemplo, el retorno de Josh a este universo reconocible por todos se produce en forma de una cita a ciegas... con un troll. A partir de aquí, cada capítulo juega con unos tres conceptos y situaciones clásicas plasmándolas de forma original, absurda y, en ocasiones, brillante. Lástima que su primera temporada peque de cierta irregularidad; no sólo de un capítulo a otro, sino durante el mismo episodio. Es lo que tiene transformar en serie una idea que se ajusta más a los parámetros de los formatos de sketches. Eso sí, da más veces en la diana que las que falla, dejando para el recuerdo multitud de momentazos. Es de esas series que se presta mucho a hacer un Top con sus mejores metáforas (como ésta). En mi caso, mi favorita se vio en el sexto episodio, donde Josh comienza una relación en serio con una nueva chica y su mejor amigo utiliza la vida de marido y padre de familia en los suburbios para alertarle que de seguir así será condenado a cadena perpetua.

Muchas veces damos por hecho que una serie, especialmente una comedia, no es para nosotros. Por el género, el reparto, el canal, el tipo de humor o por lo que sea. Muchas son las razones detrás de esta decisión que nos lleva a descartar una propuesta sin ni siquiera darle una oportunidad. Algo que por otra parte es necesario, pues si ya resulta imposible ver parte de todo lo que uno quiere, como para además probar suerte con los títulos que no nos despiertan un interés previo. Sin embargo, en ocasiones, siguiendo una recomendación de confianza, finalmente acabas haciéndolo... y voilá, sorpresa al canto. Exactamente esto es lo que me ha sucedido con 'Unbreakable Kimmy Schmidt'. Hasta el punto de verme su primera temporada en tres tandas, acabando completamente sorprendido y encantado con ella. Aviso para todos los escépticos con la primera sitcom de Netflix.

Me ha ganado principalmente porque no es para nada cómo me imaginaba. De esperar una comedia entrañable y bobalicona, en el buen sentido, a toparme con una propuesta fresca, pasada de rosca y en la que no faltan numerosas referencias a la cultura popular, especialmente televisiva. Para algo la serie corre a cargo de Tina Fey, co-creadora junto a Robert Carlock. Un tono que no encaja para nada con el de una sitcom típica de canal en abierto, de ahí que en NBC se deshicieran de ella antes de pasar a Netflix. Eso sí, seguro que en la cadena del pavo lamentan haberlo hecho tras sus siete nominaciones en los recientes Emmys, incluyendo dos para los secundarios roba-escenas, Titus Burguess y Jane Krakowski, y otras dos para los invitados estelares que aparecen en la recta final para poner el lazo a una primera temporada de notable alto. A diferencia de los Emmys, no me olvido de la protagonista, Kimmy Schmidt, con Ellie Kemper en un papel que recuerda al que tenía en 'The Office'. Una joven que tiene que enfrentarse al mundo moderno, desde la inocencia, tras pasar los últimos 15 años de su vida atrapada en un búnker. Un punto de partida con tantas posibilidades como méritos ha hecho esta serie para ser considerada una de las revelaciones del año.
'Episodes' es conocida, más que nada, por suponer la vuelta de Matt Leblanc a la televisión tras ‘Joey’, el fallido spin-off de 'Friends'. Pese a ser el gran reclamo, sin embargo, el actor no es el protagonista absoluto de la función. Un aspecto que considero remarcable porque fue una de las muchas sorpresas que me llevé al poco de ponerme con esta comedia coproducida por Showtime y BBC Two. Una pequeña joya a la que ser "la nueva serie de Matt Leblanc" se le queda muy pequeño, pese a que el tirón de su protagonista sea lo que le permite tener un extra de visibilidad, algo que le sigue haciendo falta ya que tengo la impresión de que todavía sigue siendo una gran desconocida para el gran público. Pero que nadie me malinterprete, Leblanc cumple como cebo mediático, pero además lo clava interpretando a una versión ficcionada y caricaturizada de sí mismo. Una arriesgada apuesta por la que ha sido recompensado con un Globo de Oro en 2012 y cuatro nominaciones a los Emmys, la última este mismo año. Un reconocimiento más que merecido.

El Matt Leblanc de 'Episodes' es un actor rico, divorciado y con dos hijos, con un carácter egocéntrico y avaricioso. Una estrella de Hollywood venida a menos que ahora vuelve a la carga con un nuevo proyecto, Pucks, pero no para recuperar el prestigio perdido sino por la cantidad de billetes verdes que le ponen encima de la mesa. Así es como conoce a Beverly (Tamsin Greig) y Sean Lincoln (Stephen Mangan), un matrimonio de guionistas británicos que están preparando la adaptación de su éxito local para el público americano. Él no puede estar más ilusionado con trabajar en Los Angeles; ella no ve el momento de regresar a casa. Sobre todo, cuando los cambios propuestos por la cadena convierten a su nueva serie en una radicalmente distinta a la original. Siendo el fichaje de Matt Leblanc para interpretar al protagonista del remake, la gota que colma el vaso y el desencadenante de un triángulo profesional que acabará dando forma a una peculiar y entrañable relación de amistad. El eje sobre el que giran todas las tramas personales y profesionales.

Al igual que sucede con el propio Matt Leblanc, aquí todos los personajes se caracterizan por ser de esos que crecen a pasos agigantados con cada episodio visto. Empezando por el matrimonio co-protagonista y continuando con el séquito de secundarios en el que sobresale Carol, una ejecutiva de la cadena detrás del encargo de Pucks que, poco a poco, se va convirtiendo en la roba-escenas de la serie. Kathleen Rose Perkins es toda una revelación y merece recibir un mayor reconocimiento por ello. En la línea de lo que sucede con la propia serie. Destacar también los binomios de amistad que conforman las cuatro estrellas de la función, Sean-Matt y Beverly-Carol, ambos definidos por el mismo principio: los británicos aportan la sensatez y el consuelo, mientras que los americanos la excentricidad y el egocentrismo. Precisamente, una de mis partes favoritas son las continuas pullitas que la serie, por su condición de coproducción, lanza hacia ambas direcciones. Un ejemplo:

"Estoy más que harto de putos ingleses viniendo aquí a robarnos nuestros papeles. ¿Cómo es siquiera eso legal? Debería ser como “bueno, tú actúas en tu país, y nosotros lo haremos en el nuestro”. Pero no, se cuelan aquí con su perfecto acento americano como un puto truco de magia. Y nadie se entera hasta que es demasiado tarde. Entonces, de repente, se les ve en un programa de entrevistas y es como, “hostia puta, ¿este tío es inglés?”. Están en nuestras series de televisión. Están en nuestras películas. Tendría… tendría que haber una comisión del congreso o algo así. ¡Ingleses de mierda! ¡Que se queden en su puta casa! Sin ánimo de ofender."- Matt Leblanc

Por encima de todas las cosas, si tuviera que elogiar a 'Episodes' por un motivo, sin duda, ese sería el fantástico retrato que realiza de la industria televisiva americana. Y sí, también por sus continuos guiños a 'Friends' y 'Joey'. Siempre en forma de parodia, repasa todos los entresijos que envuelven la puesta en marcha de una ficción, desde las promesas que hacen las cadenas a los guionistas/productores cuando les compran la idea hasta llegar a las reacciones derivadas de los primeros datos de audiencia, pasando por cualquier contratiempo imaginable en el desarrollo y producción del proyecto. A lo largo de estas cuatro temporadas, ha abordado prácticamente cualquier situación imaginable detrás de las cámaras, especialmente las que incumben a los actores, guionistas, productores ejecutivos, delegados y ejecutivos de la cadena. De ahí que, al final de cada episodio, aparezca este mensaje de aviso para ahuyentar las demandas de los que puedan darse por aludidos. No me cabe duda que seguro que han tocado la moral a más de un jugador importante.

'Episodes' es una comedia imprescindible para todos los que trabajamos en el mundo de la televisión, pues resulta imposible no sentirse identificado con ciertas situaciones y decisiones (por muy llevadas al extremo que estén), pero también para cualquiera que quiera pasar un buen rato y divertirse mientras descubre aspectos de la maquinaria televisiva americana. La quinta y previsiblemente última temporada (a tenor de estas declaraciones de Matt Leblanc y la retirada de BBC Two como socio coproductor) debutará a principios del año que viene, por lo que no se me ocurre mejor momento para recomendar una de mis comedias favoritas de la actualidad.
Vistos los ocho capítulos que componen la primera temporada de 'Humans', remake del drama sueco 'Äkta Människor' ('Real Humans'), hago balance de esta coproducción entre el canal británico Channel 4 y el americano AMC. Una de las novedades estivales que sabía que iba a ver sí o sí, más que nada porque en su momento me quedé con las ganas de ver la original sueca.

'Humans' es un drama de ciencia ficción ambientado en un universo similar al nuestro, con la única pero significativa diferencia de que los robots humanoides, conocidos aquí como sintéticos, forman parte de la sociedad y hay millones de ellos operando en todo el mundo; cumpliendo con (casi) cualquier función que se les asigne, tanto doméstica como profesional. En pleno debate social sobre la posibilidad de que las máquinas lleguen a sustituir completamente a los humanos, la serie pone el foco de atención en dos tramas principales que se desarrollan en paralelo hasta que se cruzan en el camino. Una sigue a una familia compuesta por los únicos cinco sintéticos capaces de sentir y tomar sus propias decisiones, mientras que la otra presenta a una familia humana corriente, compuesta por un matrimonio y sus tres hijos, que acaba de adquirir a uno de estos robots, Anita, a la que previamente han borrado la memoria y no recuerda su verdadera condición. Este sintético, evidentemente, juega el papel de hacer de nexo entre ambos núcleos argumentales.

'Humans' trata conceptos clásicos de ciencia ficción de manera costumbrista, logrando que esta especie de futuro cercano sea un espejo de nuestro presente. Un aspecto que de buenas a primeras facilita que sea accesible a todos los públicos, a diferencia de lo que sucede con otras propuestas del género. Una de las razones (junto a una innovadora campaña de marketing) por las que su debut en Reino Unido atrajo a más de 4 millones de espectadores, convirtiéndose en el mejor estreno de un drama de Channel 4 desde 2002. Sea como fuere, la coexistencia entre humanos y robots sirve de base para una premisa que expone multitud de conflictos derivados de cuestiones éticas, morales y existenciales que giran en torno a una tesis central: ¿qué significa ser humano? Como las mejores historias de ciencia ficción, invita a la reflexión del espectador mediante la utilización de este contexto "futurista" como metáfora de muchos de los males de nuestra sociedad actual: la xenofobia, la esclavitud, la prostitución o el creciente desempleo. Además, también juega con el miedo al progreso, ya que parte de la sociedad teme ser reemplazada por unos seres creados a nuestra imagen y semejanza y que, en muchos aspectos, demuestran ser superiores a nosotros mismos; especialmente los cinco sintéticos protagonistas. Máquinas humanas que "sangran" azul, no lloran y necesitan recargar baterías, pero que son toda una alegoría de humanidad: sensibles, compasivos y bondadosos hacia los semejantes.

Como se suele decir siempre que una serie no cuenta con golpes de trama cada pocos minutos, 'Humans' se caracteriza por un ritmo tranquilo, tomándose con calma tanto los avances argumentales como el papel a jugar por los protagonistas antes de ponerlos a interactuar entre ellos. Que nadie espere toparse con grandes revelaciones o giros sorprendentes, a excepción de uno relacionado con cierto personaje. Es de esas series que enganchan a las primeras de cambio por el potencial de su premisa y por una demostración constante de buen hacer. En esta línea, también destaca por una puesta en escena convincente y un trabajo de casting redondo, sobre todo en el apartado de los sintéticos, con mención especial para Anita... y Niska, la única robot que se plantea su propia existencia a las órdenes de unos humanos que consideran a los suyos como simples esclavos de metal. Y la lía, claro. Señalar que este personaje es el que más anima el cotarro, encargándose de dinamizar una hoja de ruta bien definida pero que en ocasiones peca de ser algo previsible. Precisamente, esta es la mayor pega que le pongo a la serie, especialmente a un final de temporada que se me antoja demasiado rígido y en el que es sencillo ir adelantando el próximo acontecimiento. Eso sí, no esperaba que fuera a dejarme con la sensación de "¿y ahora qué?".

La versión original sueca contó con dos temporadas y, pese a que desconozco si su desenlace era cerrado o abierto, tengo la impresión que 'Humans' contará con un recorrido similar, dado que estos ochos capítulos han dejado la historia en un punto en el que, si no cuento la última secuencia, todas las tramas quedan despachadas. Lo que aumenta mi curiosidad por conocer cómo continuará todo cuando regrese el año que viene con una segunda temporada que ya está confirmada. Una cita a la que no faltaré, pues la serie me ha ganado por su solidez, por demostrar que la ciencia ficción no está reñida con el "para todos los públicos" y por querer hacer reflexionar a los espectadores sobre la importancia que tiene que no olvidemos qué es lo que nos hace humanos.
Ayer mismo escribía unas breves líneas sobre la segunda temporada de 'True Detective', señalando que a esas alturas lo mejor que podía hacer era no darle más vueltas al asunto, ya que todo el mundo debe estar cansado de debatir sobre una de las estrella(da)s de este verano seriéfilo. Sin embargo, un día después vuelvo a darle coba a la serie porque me olvidé que toca subirla a la palestra de la Elección del Mejor Personaje. Una ronda que me parece realmente interesante por el polvorín de opiniones que ha generado. En mi caso, según con quién hablo, unos me destacan el buen hacer de cierto protagonista (personaje/interpretación) mientras otros argumentan justo lo contrario. Por eso, espero que esta elección sirva, entre otras cosas, para despejar la duda de cuál de los cuatro pilares, o qué secundario, es el que mejor parado sale tras tanta polémica. ¿A quién salvas del vapuleo al que ha sido sometido en general el segundo volumen de 'True Detective'? ¡A votar!


Recordad que todavía podéis votar por los mejores personajes de:
Después de pegarme el mes de desconexión de todos los años por estas fechas, arranco la temporada 2015/16 por este Carrusel de Series. Para ir cogiendo el ritmo de nuevo, voy a pegar un repaso a las series que he visto entre junio y agosto. Ya adelanto que no son muchas.

‘Parks & Recreation’: Me hubiera gustado llegar a tiempo para sumarme al adiós general que tuvo lugar el pasado febrero, pero al final me tocó despedirme de Pawnee unos meses más tarde. No fue hasta junio cuando conseguí sacar tiempo para verme los episodios que todavía me quedaban de la sexta temporada (lo que se me atragantó...) y, a continuación, me ventilé la séptima en dos tandas. Una entrega final repleta de guiños, autohomenajes y despedidas, desde el primer hasta el último capítulo, para hacer la delicia de todos los seguidores de la serie; entre los que me incluyo, claro.

‘Gotham’: Me vi los últimos cinco capítulos de su primera temporada para confirmar que, efectivamente, había perdido el tiempo apostando por ella a principios de curso. Sin duda, una de mis grandes decepciones del año. Veintidós episodios después y sigo sin ser capaz de identificar el tono de la serie, el principal mal que achaco a una serie a la que en realidad puedo sacar punta por casi todo. Como leí una vez, “’Gotham’ es lo peor que le ha pasado al universo del hombre murciélago desde ‘Batman & Robin’”. Touché. Evidentemente no picaré con la segunda temporada.

‘Wayward Pines’: Si por algo se está caracterizando el periodo estival durante los últimos años es, además de por el considerable aumento de estrenos, por la proliferación de títulos de corte fantástico y ciencia ficción. Esta miniserie creada por Chad Hodge (aunque sea conocida por estar producida por M. Night Shyamalan) encaja en esta clasificación. A pesar de su mediocridad y que desde el principio se la ven las costuras por todos lados, reconozco que acabé enganchado. Ocho capítulos entretenidos al servicio de una historia de misterio que plantea interrogantes a la misma velocidad que los responde, y en el que los personajes y sus "conflictos" son lo de menos. Bastante chapucera técnicamente, su principal baza reside en contar con uno de los giros argumentales más locos que recuerdo, aunque desde "la gran revelación" cae en picado. Recomendable verla sabiendo que es otra serie más de ciencia ficción que podría haber sido mucho mejor de lo que realmente es.

‘Daredevil’: No he conseguido engancharme a la primera serie del acuerdo Marvel-Disney-Netflix, dejándome con la sensación de estar ante la versión mega-extendida de una película de orígenes (trece horas frente a las dos habituales), en la que me ha sobrado casi todo lo que no fuera la transformación del hombre de la máscara negra en Daredevil y su enfrentamiento con Wilson “Kingpin” Fisk. Dicho esto, soy consciente de las muchas virtudes que la han llevado a ganarse tan buena prensa y acogida entre crítica y público. Empezando por su principal diferencial: un tono adulto que contrasta inmediatamente con el juvenil que suelen tener las propuestas superheroicas televisivas. Así como la contundencia y el realismo de sus combates cuerpo a cuerpo, con mención especial al del final del 1x02 "Cut Man". Pese a no acabar entusiasmado con la serie como esperaba, una vez superado “el origen del héroe defensor”, pillaré con ganas la segunda temporada.

‘True Detective Vol.2’: Mi estreno favorito del año pasado regresaba con una segunda entrega que ha sido vapuleada por todo el mundo, especialmente por una crítica americana que se ha cebado todo lo posible y más. Si es verdad que la temporada sale muy mal parada en la comparación con su predecesora, tampoco creo que haya sido un desastre absoluto al valorarla de forma independiente. Y lo dice alguien que inevitablemente la meterá en la lista de sus decepciones del año. Ahí, al ladito de 'Gotham'. Si me lo dicen hace unos meses no me lo creo. O no me lo querría creer, que no es lo mismo. Mejor no darle más vueltas al asunto que imagino que todo el mundo estará cansado de leer sobre los aciertos, pero especialmente sobre los pecados de esta segunda entrega de la antología detectivesca de Nic Pizzolatto. Me ahorro el quebradero de cabeza... y a otra cosa.

No me quiero quedar sin volver a mencionar a 'The Jinx', de la que ya escribí en su momento.

Finalmente, me faltan dos capítulos para acabar la primera temporada de ‘Humans’, pero ya adelanto que estoy complacido con el remake de la sueca ‘Äkta Människor’. Uno de los tres estrenos veraniegos que tenía pensado ver sí o sí. Los otros dos eran ‘Fear the Walking Dead’ y ‘Show Me a Hero’, cuyos arranques vi ayer mismo. De este trío de novedades ya escribiré cuando las vaya finalizando. También tenía curiosidad por 'Wet Hot American Summer: First Day of Camp', pero tendrá que esperar en el cajón de futuribles. Al igual que 'UnReal' y 'Mr. Robot', las dos series que están disputándose el título de serie revelación de este verano 2015.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: Mindhunter

¡Súbete!

Honest Trailer: Stranger Things

¡Participa!

BSO: Narcos 3x10

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España