Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Una Hulu más ambiciosa para competir contra Netflix y Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Los catálogos de series en las plataformas SVOD

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Hasta las mejores series tienen temporadas para olvidar

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

1. Cada botella cuenta esta noche. Son 1.200 cajas, 24 botellas en cada una. Eso son 28.800 botellas. ¿Veis? Eso son matemáticas. Eso es útil. Es lo que mi padre utilizaba para contar colocando ladrillos. Construir iglesias, puentes. Venía a casa de noche, olía a sudor, no a pescado. Se partió el lomo, murió a los 50. Saliendo por ahí en un jodido barco, habría llegado a los 100. Pero él no. No ese cabrón. No como tu padre. ¿Verdad, Franco?

Gyp Rosetti (Boardwalk Empire)

2. Quiero hablar de la fe. No se trata de si algo es verdad o no, o basado en hechos o en la realidad, o en las leyes de la física, o en la naturaleza, o... siquiera en el sentido común. Lo importante es si somos o no lo bastante tontos como para creer. Amigos, ¿quién coño soy yo para decir que Dios no existe? ¿Quién soy? ¿O para decir que la iglesia no mejora la vida de la gente? Quizá lo haga. O este hombre, el Dr. Jinx, ¿quién soy para decir que no puede curar males con magia? No lo sé. Digo que quizás pueda. Y creo en que quizás pueda. Damas y caballeros, si nosotros creemos... si tan solo creyeramos... ¡entonces podremos hacer lo que sea! ¡Oh sí, señores y señoras, ahora lo siento! ¿Lo sentís? ¿Sentís el espíritu? ¿Sientes cosas invisibles rodeándote pero que en realidad no existen? ¡Oh, eso no importa! ¡Nos sentimos magníficos, yeah! ¡Y podemos curar el cáncer con plantas!

Dennis Reynolds (It's Always Sunny in Philadelphia)

3. Briarcliff es un receptáculo para desechos humanos. Cada paciente es un ejemplo perfecto de un fallo de la evolución.

Arthur Arden (American Horror Story Asylum) 

4. Como dicen en Broadway, "el Show debe continuar".

Margaret Schroeder (Boardwalk Empire)

5. No se trataba de ser lo suficientemente listo para hacerle daño. Se trataba de ser lo suficientemente listo para no hacérselo. Tuviste una oportunidad de ser diferente.

Bobby Munson (Sons of Anarchy) 

6. No soy quien dices que soy. Ya no soy ese hombre.

Walter Bishop (Fringe) 

7. Eres la más inteligente y más tonta puta persona que he conocido.

Saul Berenson (Homeland) 

Aprovecho que esta entrega de "sé lo que dijisteis" va a ser el último post del año por el Carrusel de Series, para desearos a todos unas muy felices fiestas. Nos leemos a la vuelta de las vacaciones. Disfrutad a lo grande, como siempre, con o sin series. ¡Morry Christmas!

Todos los Estrenos del 2012: Cable

Publicado por Moltisanti On 13:24 3 comentarios
Segunda y última entrega de este repaso (en un plumazo) a todos los estrenos que nos ha dejado la televisión american durante el 2012. Si en la primera parte le tocó a las nuevas series de las cadenas en abierto (CBS, FOX, ABC, NBC y The CW), esta vez le toca a las del cable, tanto premium como básico: HBO, Showtime, Starz, FX, USA Netowrk, A&E, TNT, TBS, Lifetime, MTV, ABC Family, History Channel, BBC America, IFC y TV Land. Repasemos que nos han dejado...

AMC y SyFy no aparecen porque aunque parezca extraño no han estrenado ninguna nueva serie, algo que sí que harán a lo largo del próximo año. Un 2013 que supondrá la irrupción de nuevos jugadores (como Netflix, Amazon, Hallmark Channel, OWN, Discovery Channel, Bravo o Sundance Channel) en el mercado de la producción original de ficción televisiva, lo que en principio viene a garantizar que se incrementarán el número de estrenos.  Sólo falta que además de contar con una mayor cantidad, las que lleguen superen en calidad y repercusión a las propuestas servidas en 2012, un año que desde luego no pasará a la historia por su nueva hornada. Así lo veo yo al menos. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Ha sido un buen año si hablamos de estrenos? ¿A cuántas de todas estas nuevas propuestas habéis dado una oportunidad? ¿Alguna que os haya convencido?
La desatinada sexta temporada de 'Dexter', además de hacer perder credenciales a una de mis series favoritas de la parrilla actual, me supuso todo un bajonazo que a la postre consiguió que por primera vez afrontara una nueva entrega sin casi entusiasmo. Para mi sorpresa, dado que llegaba a esta séptima temporada sin expectativa alguna, la cosa empezó muy bien, continuó mejor y me llevó a pensar que lo del año anterior sólo había sido una mala pesadilla de la que la serie había conseguido despertarse. Con la fe absolutamente recuperada, me disponía a ver la season finale, el 7x12 “Surprise, Motherfucker”, esperando una antesala de lujo para la que será la presumible temporada final. Una vez vista, sólo puedo lamentar que una temporada tan buena se haya rematado de manera tan desastrosa. 'Dexter' se ha quedado a las puertas de recibir la absolución.

Me reservo mis explicaciones para después del salto de barrera. Por lo que si todavía no has visto el final de la séptima temporada de ‘Dexter’, te recomiendo no seguir leyendo. ¡Spoilers!

Si tuviera que destacar una única cosa de esta temporada, sin duda alguna me quedaría con la consistencia y la coherencia narrativa que ha demostrado durante 11 semanas. Después de la experiencia del año pasado, volver a encontrarme con una temporada de 'Dexter' que iba creciendo capítulo a capítulo sin tener que recurrir a artificios de guión, me recordó a cualquiera de sus mejores etapas. Una hazaña que tiene aún más mérito si cuento el hándicap de andar en su séptimo año. La clave de esta consistencia la encuentro en que por fin han optado por modificar la fórmula modelo. Se acabó lo de darle una única trama principal a Dexter para marear la perdiz con los secundarios. Esta vez los Batista, Masuka y compañía han hecho lo que deberían haber hecho siempre: servir de acompañantes, sin necesidad de acaparar de más en pantalla. Lo que ha propiciado que todo el foco de atención, esta vez sí, haya recaído en el protagonista... y su hermana. Con una importante novedad: en vez de una única trama horizontal potente, le han colocado en varias que con el paso de las semanas han ido entremezclándose de manera satisfactoria. Lo que ha permitido avanzar hacia adelante cuando tocaba y no cuando no quedaba más remedio que hacerlo.

Un acertado cambio que puedo ejemplificar a la perfección en el papel del villano principal. Un Isaak Sirko (interpretado por un soberbio Ray Stevenson) que ante todo pronóstico se cayó del barco (literalmente) al final del noveno episodio. Después de cumplir con su cometido, se optó por cerrar su historia en el momento adecuado, en vez de alargar su estancia en Miami hasta el final de temporada como solía suceder siempre con un personaje así. Un cara a cara que ha sido breve pero intenso, dejando más de un gran momento para el recuerdo. Una de las razones de esta modificación en la fórmula, la encuentro en que la trama principal de la temporada por primera vez no era la del villano de turno, sino la del aliado. Mejor dicho, la de las dos aliadas. Empezando por Debra, hemos tenido a la hermanastra intentando corregir a su hermano, resignándose e intentando comprenderle, hasta que al final se ha metido tanto en el fango que no le ha quedado otra que cruzar la línea para salvarle. Sin duda alguna, una de las mayores sorpresas que me he llevado ha sido lo bien que han retratado la relación entre los hermanos tras el descubrimiento. Sólo espero que sigan rectificando, se olviden del "Debrazo" y no se vuelva a hablar sobre el tema en lo que queda de serie.

Con la alianza de Debra se contaba, pero no se puede decir lo mismo de la invitada sorpresa, Hannah McKay. Un personaje que parecía llegar para ser otra víctima más y que al final lo que ha hecho ha sido completar el currículum sentimental de Dexter. La inocente, la pirómana obsesiva, la vengativa, y finalmente, la asesina. También me ha gustado como han llevado esta relación, especialmente por la labor de espejo que ha supuesto Hannah para Dexter. Dos asesinos, cada uno con sus motivaciones y modus operandi, pero que se demuestran estar hechos el uno para el otro. Muy bonito y muy macabro todo. Me alegro que hayan dejado la puerta abierta a su regreso. Una vez repasados los tres pilares de la temporada (Debra, Hannah e Isaak) en torno a los que ha girado el protagonista, me gustaría destacar otros aspectos positivos. Ha sido una temporada de las más regulares de la serie, donde se ha abusado menos del factor sorpresa que en otras ocasiones, pero porque en realidad era lo que pedía la historia. Un ritmo de narración más pausado, pisando el acelerador únicamente cuando la relación de Dexter con Debra o de Hannah con Dexter lo pedía. Y que encontró su punto álgido en aquella  petición telefónica de la hermana al final del octavo capítulo. ¡Momentazo! Por si fuera poco las víctimas para saciar al Pasajero Oscuro no han estado nada mal, con especial mención al "minotauro" del laberinto y al pirómano fantasmagórico. Por no hablar de la sombra que ha estado planeando en todo momento: la investigación de Laguerta.

A partir de aquí es cuando me dispongo a nadar en aguas revueltas, explicando las razones que me han llevado a acabar tan decepcionado/encabronado con el final de temporada. No me voy a andar por las ramas: ha sido un capítulo malo. De los peores de la serie, a la altura de cualquiera de la temporada anterior. Y eso es lo peor que puedo decir de un capítulo de 'Dexter'. El guión, la dirección y el trabajo de los actores no han estado a la altura. Por ejemplo, las escenas de Laguerta deteniendo a Dexter en su casa, de Dexter atravesando la comisaría esposado o de Debra disparando a Laguerta me han cantado tanto que me ha impedido poder disfrutar como debería de tres momentos tan esperados y claves como eran éstos. En parte por la carencia de intensidad con la que estaban rodadas las secuencias, en parte por culpa de una mala dirección e interpretación del reparto. Jennifer Carpenter, por mucho que ahora reciba alabanzas por su trabajo, sigue pareciéndome un actriz demasiado irregular. A veces sí, pero otras tantas no. Sobre Lauren Vélez, para una vez que llega a primera plana, ha hecho justo lo contrario a lo que consideraría aprovechar una gran oportunidad. Al menos Michael C. Hall ha seguido tirando del carro.

En cuanto al guión, que es lo que realmente me ha provocado el mosqueo que llevo encima, se ha caído por su propio peso a los pocos minutos de arrancar. No puedo creer que hayan vuelto a tirar por la vía fácil a costa de la credibilidad (básica) de la serie y de tomar por estúpido al espectador. Laguerta descubriendo las cintas de seguridad de la gasolinera; Hannah consiguiendo fugarse sin vigilancia (su intento fallido de asesinato y la traición de Dexter es un borrón que viene del capítulo anterior); Dexter encontrando a Estrada para luego sedarle en medio de un parque público; el propio Estrada sirviéndole en bandeja a Laguerta; Debra localizando vía GPS donde andaban Dexter y Laguerta para aparecer instantáneamente y convertirse en la protagonista del desenlace. Son sólo algunos de los artificios de guión que han hecho que el espíritu de la sexta temporada hiciera acto de presencia en el peor momento de todos. Una serie como 'Dexter' no podía volver a permitirse un lujo así. Lo que debería haber sido la antesala perfecta para calentar la que debería ser la última temporada (no me extrañaría que Showtime encargase una novena), ha acabado convirtiéndose en otra pesadilla. Me fastidia mucho que una de mis series favoritas vuelve a dejarme decepcionado y encabronado. Y por eso se ha quedado a las puertas de recibir mi absolución.

Lo peor de todo llega al comprender que sacarse todos estos conejos de la chistera tenía como máxima (o única) motivación llegar a presenciar como Debra elegía salvar a Dexter (y su propio culo) para desgracia de Laguerta. Ni siquiera la muerte más esperada de toda la serie me ha entusiasmado como debería haberlo hecho. Ver a Debra apretando el gatillo para luego correr y abrazar a Laguerta ha sido anticlimático, aunque nada como la posterior caminata de los hermanos bajo una gratuita lluvia de fuegos artificiales. Y si me pongo a pensar sobre la decisión de convertir a Debra en verdugo, claramente llego a la conclusión de que no era necesario, y para más inri, no tiene justificación alguna. Al menos no en este escenario. A título personal, considero que argumentalmente hubiera sido más atractivo comenzar la octava temporada con el protagonista lidiando con las consecuencias de una muerte fuera del código. Claro que si sucedía eso nos quedábamos sin nuevo conflicto para los hermanos. Por cierto, no me olvido del regreso del Sargento Doakes, pero casi que prefiero obviarlo. Innecesario y decepcionante, como casi todo lo demás. Y con esto también me refiero a la reapertura del caso del Carnicero de la Bahía. Una lástima. De verdad. ¿Y ahora qué? Pues a esperar a la octava y última temporada para presenciar que nuevos trucos de magia se les ocurren a los guionistas. A ver si con suerte uno de ellos sirve para poner a Dexter, de una vez por todas, a la carrera. Si es que finalmente lo hacen, claro.

Pensar que lo tenía todo a favor para estar frotándome las manos pensando en los últimos 12 capítulos de unas de mis series favoritas y darme cuenta que en realidad voy a afrontar el último parón de 'Dexter' con una gran indiferencia."Surprise, motherfucker".

La sorpresa del vigilante de la capucha

Publicado por Moltisanti On 18:00 11 comentarios
Cuando The CW seleccionó 'Arrow' en los Upfronts del año pasado, me dije a mí mismo "decisión lógica pero esta vez no pienso picar". Teniendo en cuenta que 'Smallville' ha sido el mayor éxito de la cadena en toda su andadura, era cuestión de tiempo que volvieran a contar con un superhéroe en su parrilla, pero tras aguantar 10 temporadas las aventuras del jovenzuelo Clark Kent, tenía más que claro que este nuevo proyecto no me podía interesar menos. Sobre todo teniendo como principal y único referente de este personaje procedente del mundo del cómic (de la editorial DC), al misérrimo Green Arrow de 'Smallville'. El trailer presentado en los Upfronts sólo vino a confirmarme que lo mejor que podía hacer era mantenerme alejado lo máximo posible. Poco después asistí a los Screenings de Warner Bros, donde proyectaron los pilotos de '666 Park Avenue', 'Revolution', 'The Following' y de 'Arrow'. Curiosamente el que menos me llamaba a priori, se terminó convirtiendo en la mayor sorpresa de todas. El de 'The Following', por mucho que sea el piloto que debes estar esperando, sólo vino a confirmar sus atractivas credenciales. Son casos distintos.

El  piloto de 'Arrow' me sorprendió por muchas razones. Tenía un guión que se sostenía de principio a fin, introducía a un protagonista sorprendentemente convincente (en forma e interpretación), abría muchas puertas de largo recorrido, ofrecía buenas dosis de acción, introducía el interesante leitmotiv de la historia (una lista de nombres para ir tachando capítulo a capítulo), y lo más importante, dejaba claro que quería alejarse todo lo posible de la sombra infantiloide de 'Smallville', acercándose más al tono adulto y realista de 'Batman Begins'. Lo dicho, toda una sorpresa. Un capítulo piloto que se ganó que le diera una oportunidad a 'Arrow' más allá de la toma de contacto y que le proporcionó a The CW su mejor estreno en audiencias de los tres últimos años. De ahí que ya tenga confirmada una primera temporada completa de 23 capítulos. Aprovechando que 'Arrow' se ha marchado de parón navideño (hasta el 16 de enero) tras la emisión del 1x09, 'Year's End', toca comentar si ha conseguido aguantar el tipo del piloto durante la primera parte de la temporada. Y lo voy a hacer sin soltar ni gota de spoilers, por lo que cualquiera es libre de continuar leyendo sin riesgo de estropearse nada.

Lo mejor que puedo decir de estos nueve episodios es que ha conseguido mantener mi interés, dejando bien claro a lo que aspira para así no llevar a nadie a confusiones contraproducentes. Si alguien espera encontrarse una apuesta imprescindible, desde ya, que no se moleste en colocarla en el punto de mira. Ahora bien, si lo que se busca es un entretenimiento de primera, que aprovecha de manera satisfactoria el material de base del que dispone, entonces animarse a probar suerte, como hizo un servidor, no es para nada una idea descabellada. Por supuesto, desde el primer segundo se tiene que aceptar que te vas a adentrar en una historia sobre un vigilante justiciero, Por suerte, su sentido de la justicia tira más hacia un color grisáceo que hacía a un blanco absoluto, lo que permite que al protagonista de vez en cuando no le tiemble el pulso a la hora de eliminar obstáculos ¡Arrow asesina! Y atentos a esto: ¡se acuesta con las mujeres a las que se quiere tirar! A alguien estas dos observaciones pueden parecerle una soberana tontería, pero seguro que ese alguien no se mal acostumbró viendo 'Smallville'.


Las tramas episódicas están bastante bien traídas, intentando evitar la tentación de no caer más de la cuenta en la fórmula maestra del siempre lo mismo. Un riesgo que se corre cuando pones a girar una historia usando a una lista como eje. Merece la pena apuntar que no siempre se opta por poner al protagonista a tachar nombres. Y si toca hacerlo, se las suelen ingeniar para que todo el peso del capítulo no recaiga sobre esa trama. Lo que sí que suele hacer (y parece que se va a convertir en tónica constante) es introducir a personajes procedentes de la mitología del cómic (casi siempre villanos) para hacer las delicias de los seguidores, y de paso, empezar a crear una para la propia serie. De momento el que mejor vibraciones me ha dejado es el que aparece en el quinto episodio (el mejor  hasta la fecha si no cuento el piloto) y que le hizo mucho bien a la historia pasada de Oliver Queen. Precisamente conocer los orígenes (a base de flashbacks) está resultando ser uno de los principales atractivos, gracias a una isla misteriosa y a un mentor que casi lo es aún más. Luego también me gustaría destacar que todos los capítulos te dejan algún detalle que hace que quieras regresar a la semana siguiente. Ya sea en forma de cliffhanger al final de los episodios (aunque no abusa tanto de este recurso como sugería en un principio) o presenciar combates cuerpo a cuerpo bastante bien realizados, la serie se las arregla para que se la siga viendo sin acusar desidia alguna.


Dicho todo esto, 'Arrow' tiene muchas cosas mejorables dentro de los parámetros establecidos. Algunas directamente cuestionables pero imposibles de evitar emitiéndose donde se emite. Como el exceso de secuencias con los abdominales del protagonista al descubierto para hacer las delicias del público femenino, así como las inevitables tramas que te vienen a recordar que la serie está dirigida principalmente hacia un target adolescente por mucho toque adulto que se le quiera dar al empaque del protagonista. Resulta innegable que de momento los mayores lastres vienen por ese lado. Esto queda muy reflejado en el papel y peso de tres personajes: la hermana, el mejor amigo y el amor imposible de Oliver. Aunque cabe destacar que con los dos últimos hacen lo que se puede (revelación patriarcal para uno, confrontación directa del conflicto sentimental para otra) para que su participación no desentone tanto con respecto a las tramas de real interés: dilemas éticos justicieros, malabarismos consecuentes de vivir una doble identidad y la persecución de criminales arco en mano. Pero desde luego, que obviando los lastres de corte juvenil, si hay algo que está pidiendo a gritos... es un villano central y potente. Un Big Boss. Tiempo al tiempo, imagino.


De momento 'Arrow' está resultando ser toda una sorpresa para bien. A veces uno necesita tener algo de su estilo en el "actualmente viendo" para recordarte que no sólo de series maestras puede vivir el seriéfilo. Veremos si en la segunda tanda de episodios continúa progresando adecuadamente.

Todos los Estrenos del 2012: Networks

Publicado por Moltisanti On 16:17 4 comentarios
Diciembre es el mes de las listas de todo tipo sobre lo mejor y lo peor del año. Pero también es época de echar la mirada atrás y hacer balance. En mi caso, me apetece hacerlo sobre los estrenos que nos ha servido la televisón norteamericana este 2012. ¿Ha sido un buen año? ¿Todo lo contrario? Como se ha escrito todo lo posible y más sobre el tema, he decidido que sería buena idea si simplemente tuviéramos que dedicar unos segundos a repasar todo lo que se ha estrenado tanto en abierto como en cable durante estos últimos 12 meses. Y para conseguirlo, he recopilado todas las series en unas cuantas imágenes clasificándolas por cadenas. Para este primer repaso os dejo con todas las que han estrenado en abierto las cinco Networks (CBS, NBC, FOX, ABC y The CW), mientras que para la siguiente entrega me reservo las de cable premium y básico.


 
Una vez refrescada la memoria, que cada uno haga balance y saque sus conclusiones. Como siempre, estaré encantado de leerlas en los comentarios.
Exactamente hace un año a estas alturas hablábamos de la granja de la discordia, para meses después comentar lo bien que le ha había sentado a ‘The Walking Dead’ que Glen Mazzara ocupara la silla de showrunner. Ahora, recién acabada la primera mitad de la tercera temporada, me atrevo a decir que la serie ha conseguido lo que hace un año parecía algo más que un imposible: contentar a todo el mundo. Al menos esto es lo que he ido percibiendo por el territorio seriéfilo durante estas semanas. Y eso tiene más mérito de lo normal cuando uno descubre que sus audiencias han conseguido alcanzar hasta los 10 millones de espectadores. Por supuesto, siempre habrá quien siga desencantado (opinión válida como la de cualquiera) o que no le encuentre la gracia a una historia desarrollada en un mundo infestado de zombis, aunque eso ya es otra historia. Como el dicho de "para gustos los colores" es imperecedero, a veces no queda otra que tomarme el asunto con filosofía y buen humor, como bien vino a hacer el otro día el propio Mazzara en su twitter: “LOL. Folks who complain about TWD every week are now complaining that's it's not on until Feb.” Que viene a decir que la gente que se queja de la serie cada semana ahora se está quejando porque no habrá más episodios hasta febrero, más concretamente hasta el día 10.

Para la inmensa mayoría es increíble el salto de calidad que ha pegado la serie en estos ocho capítulos, pero en lo que a mí concierne, sigo pensando que no es tan remarcable con respecto al salto que consiguió pegar con la segunda mitad de su temporada anterior. Lo que no cambia que esta parte de la tercera temporada haya sido el mejor tramo y el más redondo de la serie hasta la fecha. Y con diferencia. El mérito de esta tanda de episodios ha sido saber seguir por la línea correcta y aprovechar unas posibilidades argumentales (nuevos personajes y localizaciones incluidas) mucho más atractivas, con el aliciente de que han podido ser desarrolladas desde el principio y no a mitad de camino, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado. Eso y que no se ha escatimando en gastar munición pesada en cada episodio. Un arranque de temporada espectacular y redondo a partes iguales que por fin ha convertido a los humanos en la mayor amenaza para sobrevivir en el fin del mundo del universo ‘The Walking Dead’. Lo más curioso de todo es que esto ha sucedido cuando los zombis han estado más en primer plano que nunca. Desde la serie lo han clavado con el eslogan elegido para esta campaña: "Enfrenta a los muertos. Teme a los vivos".

A partir de este punto, si no has visto hasta el 3x08 “Made to Suffer”, te recomiendo no seguir leyendo. Ya sabes lo que toca. ¡Se avecina una horda de Spoilers!


La prisión. Michonne. Woodbury. El Gobernador. Las cuatro novedades más significativas de la temporada han resultado ser todo un acierto. O mejor dicho, tres y media lo han sido. Pese a lo atractivo que resulta ver al personaje de Michonne repartiendo katanazos y que haya protagonizado uno de los enfrentamientos cuerpo a cuerpo más espectaculares de los últimos tiempos, no me quito de la cabeza que su obsesión y desconfianza hacia el Gobernador no ha sido retratada de manera correcta. O al menos no del todo. Esta impresión la he mantenido desde que llegara a Woodbury junto a Andrea. Intuyo que puede deberse a algún tipo de mala experiencia pasada, pero ni lo han dejado entrever, ni nos lo han mostrado. Y sí, este es el único pero que le he encontrado a estos ocho capítulos. Un pero al que espero y cuento con que le dedicarán tiempo para ponerle solución durante la segunda mitad de la temporada. Necesita más material de base.

El personaje con el que no han escatimado recursos y esfuerzos a la hora de perfilar su figura, ha sido el  Gobernador. El primer villano no perteneciente al grupo de Rick y compañía. El primer villano de verdad. La fama que le precedía por parte de los lectores de los cómics tengo que reconocer que estaba más que justificada (por muchas diferencias que haya entre una versión y otra) y eso que se podría decir que está empezando a dar el juego prometido. De momento ya nos ha dejado para el recuerdo su sala de trofeos, el "interrogatorio" a Maggie y el cara a cara con Michonne. Ahora que ha perdido a su querida Penny y su ojo derecho, el espectáculo está garantizado y es que no hay nada como tener al villano de turno furioso y ansiando venganza. De paso el ataque a su idílico oasis le da la excusa política perfecta para apretar el botón rojo y dar por comenzada la guerra entre los de Woodbury y los de la prisión. Y no se me ocurre un mejor momento para despedir la serie hasta febrero. De propina nos dejan como cliffhanger a Daryl y Merle a punto de ser ejecutados. El esperado reencuentro entre los hermanos ha tenido lugar en el mejor escenario posible.

Comentadas tres de las cuatro novedades, toca centrarse en la prisión, o lo que es lo mismo, en los supervivientes de siempre, el grupo de Rick y compañía. Se acabó aquello de "no me importa lo que le suceda a los protagonistas". En primer lugar porque se han cargado en una misma tacada a T-Dog (por inservible) y a Lori (necesaria declaración de intenciones: en el fin del mundo nadie está a salvo), y segundo, porque el grado de experiencia obtenido a base de hacer lo necesario para sobrevivir ha transformado al resto en mejores personajes. Eso y que se acabó lo de tomar decisiones estúpidas sin consecuencias. El grupo ha optado por mantenerse unido como la familia que son, sustentándose en una más que justificada desconfianza hacia todo nuevo humano con el que se crucen. Veremos que sucederá con los nuevos, con el tal Tyresse a la cabeza (por lo visto otro personaje popular procedente del cómic). Cambios que han sido especialmente reflejados en Rick, que sigue siendo el líder, pero ahora de otra manera. Me quedo con el simbolismo que cargaba la secuencia en el que le planta un machetazo a uno de los presos, plasmando así su evolución desde que hiciera algo parecido con una hacha en el segundo episodio de la serie. Si decía que al Gobernador, como villano, la ansia de venganza y la furia tienen pinta de sentarle fenomenal, en realidad con Rick ya hemos presenciado algo por el estilo, aunque en su caso sólo haya podido ser dominado por la ira. Una ira (e imposibilidad de venganza) que casi le lleva a la locura. La visión de Shane en el último capítulo viene a reafirmar que su cordura está colgando de un hilo y que no tardará mucho en romperse.

En cuanto al resto, para mí Glen y Maggie son los dos que más puntos han ganado (y no sólo por cada una de sus secuencias secuestrados), aunque hay que reconocer que también es todo un puntazo ver al pequeño Carl disparando a matar... y sin fallar una. En este mundo no hay lugar para andarse con chiquilladas y ya era hora que el niño se convirtiera en hombre. Y lo ha hecho como lo hacen todos en esta serie, a base de dolor. Desgarradora secuencia en la que tiene que darle el tiro de gracia a su propia madre. Llevándolo a cabo como si hiciera tiempo que contase con tarde o temprano le tocaría vivir algo así. Hershel también tuvo su momento de gloria, pese a que le costara una pierna y al espectador presenciar otra de esas escenas de carnicería que forman parte del diferencial intrínseco de 'The Walking Dead'. En cuanto a Carol, me sorprende que no haya caído en la limpia de protagonistas sin cuaje. Que encima simularan (descaradamente) su muerte me hace pensar que quizás han optado por mantenerla viva porque hay un plan interesante reservado para ella en la la segunda tanda de la temporada. Por último queda Beth, que más allá de ser una tentación para el único preso que queda superviviente (y que todos sabemos que alguna acabará liando), sigue sin pintar mucho la verdad. En realidad esto no es del todo cierto, que casi se me olvida que alguien tiene que cuidar de la nueva integrante del grupo. Hay que reconocerle a los guionistas que han demostrado tenerlas muy grandes al introducir un bebé a la fiesta. Por cierto, que conste que no me he olvidado de Andrea, pero realmente prefiero esperar a ver dónde le lleva su relación con el Gobernador, y sobre todo, cómo actuará cuando tenga que enfrentarse a sus viejos amigos.

Y por último, mención especial a todos esos zombis que han sido reventados de mil y una maneras distintas. Una de las principales demandas del gran público ha sido escuchada (como bien apuntó Glen Mazzara en una entrevista), y lo más importante, ha sido correspondida. Era un tema clave y hay que reconocerle el gran mérito, más conociendo el esfuerzo de producción (y presupuesto) que acarrea tener decenas de no vivos cada semana en el televisor. Como bien han querido homenajear las buenas gentes de Vulture, con este puntazo de vídeo recopilatorio. Así me despido de la serie hasta su regreso. Recordad: el 10 de febrero.

Hablemos de quién muere

Publicado por Moltisanti On 18:17 14 comentarios
La tercera temporada de 'Boardwalk Empire' ha conseguido lo imposible: superar en excelencia a la segunda. Si todavía no conoces cómo ha acabado la convención de gángsters celebrada en Atlantic City durante estos 12 capítulos, será mejor que no sigas leyendo. ¡Spoilers!


Por segunda temporada consecutiva, la serie planta el punto y seguido dejándome sin uno de mis personajes favoritos. Sin duda, el que para mí ha sido el personaje revelación del año: Gyp Rosetti. El Gitano. El General. Mister 3x1: gángster, perturbado y psicópata. Desde su primera aparición (lección maestra de cómo presentar y definir a un nuevo personaje en menos de 3 minutos) hasta su despedida, todas y cada una de sus apariciones se han alzado como meritorias candidatas a aparecer en cualquier lista sobre lo mejor y más bestia del año. Impredecible, caótico y con más de un cable suelto dentro de la cabeza, Rosetti no tardó en hacerse con el trono que dejó vacío Jimmy Darmody al final de la segunda temporada. El trono que le corresponde al máximo rival de Nucky Thompson. Desgraciadamente se trata de un puesto ideado para acabar (tarde o temprano) saliendo de la habitación con los pies por delante. En el caso de Rosetti, su muerte es algo con lo que he contado desde el segundo capítulo, después del choque en Tabor Heights con aquel "todo el mundo tiene armas", pero reconozco que no contaba con que viniera motivada por una doble traición: la de su Capitán Joe Masseria y la de su mano derecha, Tonino. Con o sin sorpresa, su ejecución ha sido una secuencia maravillosa, muy similar (no podía ser de otra forma) a cómo fueron las de sus asesinatos, esas en las que como espectador no quedaba otra que esperar y esperar hasta presenciar su impredecible reacción. Con la muerte de Gyp Rosetti toca (volver a) decir adiós a un grande y es que esta serie se ha convertido en especialista a la hora de llevar hasta el límite a sus mejores personajes. Y es muy de agradecer que llegados a ese punto, allí nadie encuentre escapatoria. Ni los mejores.


Cuando la serie se despidió el año pasado, dejó todo preparado para que en éste nos metiéramos de lleno en el mundo de las diferentes organizaciones criminales que giraban en torno al contrabando de alcohol en los Estados Unidos de 1923. La serie definitiva sobre el mundo de los gángsters iba a convertirse por fin en la serie definitiva sobre gánsgters. Y así lo ha hecho. Siguiendo a caballo entre las mismas cuatro ciudades de siempre (Atlantic City, New York, Chicago y Philadelphia), lo que esta vez ha cambiado por la serie ha sido el tiempo en pantalla dedicado a cada uno de los protagonistas. Esta apuesta sólo ha vuelto a reafirmar que 'Boardwalk Empire' domina el arte de "la ficción puzzle", esa que apuesta por cautivarte pieza a pieza (trama a trama, personaje a personaje, capítulo a capítulo) para al final dejarte maravillado al comprobar como todo consigue cuadrar a la perfección. Tan evidente ha sido la percepción de redondeo este año, superando incluso la dejada por la segunda, que no me extrañaría que más de uno piense que el último episodio podría haber pasado por final de serie. Por suerte tenemos confirmada una cuarta temporada para seguir explorando el origen de "La Era de los Gángsters", o lo que es lo mismo, para poder seguir disfrutando de los enredos entre Arnold Rothstein, Lucky Luciano, Meyer Lansky, Johnny Torrio, Al Capone, Chalky White, Eli Thompson, Mickey Doyle, Joe Masseria, y por supuesto, Nucky Thompson.

Como bien apuntaba el eslogan promocional, "You Can't Be Half a Gangster", esta campaña prometía contar el periodo que va desde que Nucky deja de ser ese político especialista en el arte de contar billetes verdes, hasta que termina convirtiéndose en gángster a jornada completa. Una transformación que comenzó con el asesinato a sangre fría de Jimmy, que casi se diluye a las primeras de cambio por culpa del "Pony" de Broadway, pero que finalmente se completa tras ganar la guerra contra Rosetti y que se ha simbolizado en la última escena de la temporada, cuando Nucky hace caso omiso a la pregunta que le hace el transeunte por el paseo marítimo y se deshace de su rosa. Ahora le toca dirigir Atlantic City, pero sin hacer tanto ruido y desde la sombra más absoluta. Durante todo este proceso Nucky ha aprendido varias lecciones por parte de sus enemigos que le han llevado a evolucionar, aprender a sobrevivir y a ver las cosas desde otra perspectiva. Ser gángster supone no tener tiempo para perderse en escapadas románticas, acabar teniendo miedo de todo y todos, y lo más importante, saber rodearse únicamente de aquellos en los que puede confiar. Lecciones que le ha costado aprender a la fuerza y que quizás le habrían ahorrado las muertes de Billie Kent (su "explosivo" pony) y de Owen (un personaje que había crecido tanto y para tan bien que sólo podía acabar como acaban todos los grandes en esta serie). Por fortuna para el pellejo de Nucky, su hermano Eli y Chalkie White decidieron no abandonar el barco cuando estaba medio hundido. Sea como sea, todos sabemos quién ha sido su verdadero salvador: Al Capone. La estrella de la función en la recta final además nos ha servido uno de los momentazos del año:


"Hemos estado en la carretera 18 horas. Necesito un baño, algo de papeo. Y después tú y yo nos sentamos y hablaremos de quién muere".

Pero no sólo de gángsters vive 'Boardwalk Empire', aunque algunos como Richard Harrow, acaben involucrados y manchándose las manos (y la máscara) de sangre como el que más. ¡Pero que listos son estos guionistas! Consiguen ingeniárselas para que no obtenga su merecido final feliz (que dejaría al público sin la presencia de uno de sus favoritos) compensándole con ser el protagonista de una de las secuencias más espectaculares de la temporada. Sin olvidarme de esa historia de amor que ha dotado al personaje de unos matices que no han hecho nada más que agrandar su figura. Richard es  el ejemplo perfecto de como se las gasta 'Boardwalk Empire' a la hora de contar con un extenso abanico de secundarios batallando sus propias guerras, pero que de una manera u otra siempre acaban relacionándose con la historia principal. El puzzle del que hablaba antes en su máxima expresión. Y así prácticamente con todos, desde Gillian Darmody hasta la misma Margaret. Este año, y por razones obvias, las líderes femeninas del reparto no han contado con papeles tan significativos, pero cada una a su manera, siempre han sabido mantenerse en el ojo del huracán. Otro caso distinto es el que me he reservado para el final: la razón de olvidarse de Nelson Van Alden en los dos últimos capítulos. No llego a comprenderlo después de haberle hecho llamar puerta por puerta para ponerleo a girar en la misma órbita de Al Capone. Tan fascinante personaje se merece acabar entrando en el juego de una vez. Si puede ser, plancha en mano.

La principal ventaja de esperar a que acabe de ver una temporada para ponerme a escribir sobre ella es que me permite realizar un repaso general sobre todo lo acontecido. Desgraciadamente no me queda otra que hacerlo lo más breve posible, lo que hace que sean demasiados los temas, detalles y momentos concretos que me gustaría resaltar y que inevitablemente se me quedan en el tintero. Más con una serie de la envergadura de 'Boardwalk Empire'. Por no decir que esta vez he optado por obviar el empezar a resaltar las virtudes que hacen de esta serie el mejor cine que uno puede ver en la actualidad. Por eso mismo os invito a todos a comentar lo tratado en la entrada, así como todo lo que se me haya pasado por alto, para que entre todos podamos desmenuzar una temporada que una vez más vuelve a colocar a esta serie en el podio de las mejores de ahora... y de siempre.

¿Os habéis puesto a pensar que todavía quedan 9 meses para que HBO estrene la cuarta temporada?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: The Good Fight

¡Súbete!

Trailer: American Gods

¡Participa!

BSO: Taboo

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España