¿Dónde puedo ver las mejores series de la historia?

Moltisanti

Recomendación de la semana

Calendario Estrenos 2017

Moltisanti

Recomendación de la semana

Mi experiencia como usuario de HBO España

Moltisanti

Recomendación de la semana

Fin de ciclo para las series de viajes en el tiempo

Moltisanti

Recomendación de la semana

Taboo es otra miniserie británica que no es miniserie

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las temporadas de pilotos de Amazon

Moltisanti

Recomendación de la semana

Galería con los Mejores Personajes de Series de Televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las productoras de las estrellas de cine y televisión

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las series de 10 temporadas están en peligro de extinción

Moltisanti

Recomendación de la semana

Expediente X: Guía para descubrir la "verdad"

Moltisanti

Recomendación de la semana

La taquilla de las series

Moltisanti

Recomendación de la Semana

La irrupción de las antologías por temporadas

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las barreras de entrada de The Wire

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x17/18: The End

Moltisanti

Recomendación de la semana

Las Frases de Baltimore

Moltisanti

Recomendación de la semana

Review Lost 6x10: "The Package"

Publicado por Moltisanti On 16:11 29 comentarios
Después de "Ab Aeterno", llegó la calma, cosa que por otra parte no tiene que suponer algo negativo. De todas maneras, tras lo visto en este 6x10 "The Package", parece que será la última vez que tenga que utilizar esta expresión antes del final de Lost. Era de esperar que después de un capítulo como el de la semana pasada, nos olvidaríamos de la parte mitológica de la serie y nos centraríamos en lo que está sucediendo en el presente isleño, es decir, la guerra que por fin ha dado el pistoletazo de salida. Nunca he sido fan precisamente de los capítulos centrados en la pareja coreana, por mucho que me guste Jin (ojalá pudiera decir lo mismo de Sun), pero a pesar de esto, este "The Package" me ha gustado... y mucho. Ha sido muy en la línea de esta sexta temporada, avanzando a un ritmo pausado pero eficiente, donde la sensación de que algo grande va a suceder, cada vez está presente. Como curiosidad, este ha sido el primer capítulo desde la premiere "LA X", en la que hemos podido ver en acción a todos los personajes regulares de la serie. Esto nos lleva directamente al cliffhanger final, el más impactante de lo que llevamos de temporada y en el que mis ruegos, al final han sido escuchados. Por fin tenemos a todos los invitados de la fiesta donde les queríamos tener y Sayid tiene todas las papeletas para ser el primero en echarse una baile. No sé vosotros, pero a mí este "paquete", me ha parecido un perfecto regalo para irme de vacaciones plenamente satisfecho con Lost. ¿Lo comentamos en la review?.

Si todavía no has visto el 6x10 "The Package" y no quieres descubrir que ha llegado a la Isla en forma de paquete, ya sabes que será mejor que no sigas leyendo a partir de aquí...

Ha sido un episodio muy interesante en todos los frentes, donde provisionalmente dejamos aparcada la parte teorizadora de la serie, para centrarnos en los sucesos que actualmente se están produciendo por la Isla. No es tarea sencilla dar un mínimo de protagonismo a todos los personajes (son demasiados...) en un solo capítulo, pero este "The Package" lo ha conseguido de forma muy lograda. Es verdad que muchas de las cosas que nos han contado, ya las sabíamos (una costumbre de los últimos tiempos) pero hemos contado con un ritmo muy acertado en todos los sentidos. Además, creo que este episodio servirá para que todos los que la semana pasada me comentásteis que estabais enfurecidos por el camino que había adoptado la serie, donde parecía que todo se había reducido a esa partida entre Jacob y su némesis, os hayáis dado cuenta de que ni mucho menos eso es una realidad. Una vez más, Lost ha demostrado que aquí lo importante son sus personajes, los losties de toda la vida y sus historias pasadas, presentes y futuras. No sé vosotros pero estoy disfrutando cada capítulo como si fuera el útlimo y este no iba a ser una excepción, por mucho que haya estado protagonizado por la pareja coreana y que el flash-sideway haya sido uno de los más flojos de los que llevamos vistos. Cuando un capítulo se pasa volando es buena señal y cuando encima te deja con un gustazo enorme en el cuerpo, sobran las palabras. ¡Empieza la review!:

El capítulo ha comenzando pensando en verde, con el equipo de Widmore espiando al de FLocke, el cual ha vuelto a ser el eje central de todo lo que ha sucedido en estos 42 minutos. Esta vez, el "jefe" de la Isla ha querido centrarse en la pareja coreana, empezando su ronda de manipulaciones por Jin, con el cual ha mantenido una interesante charla, donde lo más destacable que ha dejado, ha sido la revelación (creer o no creer) acerca de que para abandonar la Isla, necesita que todos los nombres no tachados de la cueva (y del faro), es decir, los candidatos, se vayan juntos. Antes de marcharse a saludar a Sun, Sayid ha querido aclararle que desde hace un tiempo no siente nada, algo que por su inquietante careto, más o menos se podía intuir desde que dejó a Dogen y Lennon flotando en el estanque del Templo. Una vez FLocke ha abandonado el campamento y cuando Jin estaba dispuesto a poner pies en polvorosa, el equipo de Widmore ha empezado a disparar tranquilizantes a diestro y siniestro (al más puro estilo "Otro" en el final de la segunda temporada), "secuestrando" al coreano. ¿Los motivos?, los hemos conocido una vez saltado el fundido en negro.

Ahora es el turno para el equipo de Jacob, donde vemos a Ben teniendo uno de sus ataques de verborrea sin efecto, a Illana mateniendo la fe en su hombre de blanco y Sun demostrando que es un auténtico coñazo y que encima de no aportar nada, le importa una mierda lo que a nosotros nos interesa, entender el destino de los candidatos elegidos por el "bueno" de Jacobo. Menos mal que en esos instantes aparece FLocke para animar su participación en la serie y la invita a reunirse con su marido, como lleva deseando hacer desde la cuarta temporada. Como era de esperar en el personaje, pasa de la invitación (esta vez puedo llegar a entender que no confíe en las palabras del hombre que parece Locke pero que no lo es) y sale corriendo hasta que se estonpa contra un árbol. El golpe le ha provocado un pequeño trauma y resulta que ahora no puede hablar inglés aunque lo sigue entendiendo a la perfección (¡vaya tela!). Que cosas más raras sucen a veces en esa Isla, por Jacob. Debido al desplante de la coreana, el hombre de negro decide regresar con los suyos, llevándose la sorpresa de que están todos neutralizados. ¿Atacar y mosquear al Humo Negro?, otra cosa no, pero Widmore con esto ha demostrado que tiene lo que hay que tener.

En la isla de la Hydra, vemos que han llevado a Jin a la habitación 23, la misma donde le intentaron lavar el cerebro a Karl (el novio de Álex) a base de imágenes subliminales, como por ejemplo, con aquel mítico "Dios te ama, como él amó a Jacob", que ahora podría interpretarse de muchas maneras. Esta vez solo se han podido leer dos mensajes, "somos la causa de nuestro propio sufrimiento" y "todo cambia", además de ver unas cuantas imágenes, entre las que me han llamado al atención la luna y una figura de Buda. Una vez recordado para que sirve esta angustiosa habitación, la "inocente" Zoe vuelve a hacer acto de presencia, en esta ocasión para hacernos entender los motivos por los cuales solo han querido llevarse a Jin. Por lo visto, Widmore y su gente se ha interesado por unos mapas que firmó el coreano en su época Dharma, los cuales sirven para identificar bolsas de electromagnetismo (¿buscando un arma secreta para darle guerra al hombre de negro?). Esta ofensiva, ha hecho que FLocke se ponga manos a la obra para rescatar a uno de los suyos, junto a Sayid, no sin antes decirle a Claire que pese a que su nombre no estaba en las cuevas, cuenta con ella. En cambio, el de Kate si que estaba pero ya no (curioso porque si mal no recuerdo, en el faro no estaba tachado) y además ha explicado para que la necesita. Su papel será el de convencer a los tres últimos personajes necesarios para abandonar la Isla (Hurley, Jack y... ¿Sun?) , y una vez lo consiga, "pasará lo que tenga que pasar". Además, gracias a Sawyer, hemos respondido a una pregunta que por obvia, no deja de ser interesante. El Humo Negro no pueda volar por encima del agua. Hasta Smokey tiene sus limitaciones, siempre y cuando nos creamos sus palabras...

De vuelta a la Hydra, comprobamos que el equipo de Widmore ha colocado la versión "hermana pequeña" de la barrera sónica de la isla principal. Esto no impide a FLocke cumplir con su misión en son de paz: tener un encuentro cara a cara con Charles Widmore. Para mi sorpresa, resulta que no se conocían de antes, salvo de oídas, aunque parece ser que Charles ha hecho sus déberes y sabe bastante más de lo que dice sobre su adversario. Entre esto y que le han soltado una mentira a la cara, a FLocke no le ha quedado otra que dar comienzo a la tan esperada confrontación,+ con una frase que llevaba esperando desde que comenzó la temporada y que además ha dejado un dato para teorizar: "Una vez un sabio dijo que se avecinaba una guerra a esta isla. Creo que acaba de llegar". ¿A quién se referirá con "sabio"? ¿Jacob u otro personaje que todavía no conocemos?. Suposiciones teóricas aparte, lo que quizás no saben ninguno de los dos, es que hay un tercer grupo que ha movido fichas esta jornada, me estoy refiriendo al del campamento de la playa, donde un recuperado para la causa, Ricarditos Alpert, ha regresado con las pilas cargadas y decidido a hacer volar por los aires el avión de Ajira. ¡Ese es mi Richard!. Desgraciadamente este momento de subidón, se ve interrumpido cuando a Sun le da por soltar un monólogo en coreano y pillarse una rabieta por no estar de acuerdo con el plan de ataque. Esta, no está contenta con nada. Más vale que tanto dar el coñazo con lo mismo, valga la pena el día del recuentro con su esposo, si es que llega...

Parece ser que el secuestro de Jin no entraba tan pronto en los planes de Widmore, dando a entender que Zoe, la geofísica (¿veremos a Faraday esta temporada?), va a tener cierta importancia. En este momento, escuchamos por primera vez hablar del paquete que nos esperaba al final del capítulo, haciéndonos ver que lo que estaba guardado con candado en el submarino, iba a ser una persona, como era de imaginar por otra parte. Aparte de esto, me ha gustado el toque paternal que le ha salido a Widmore, enseñándole las fotos de Sun y Ji Yeon al bueno de Jin. Sin duda, el momento lacrimógeno del capítulo. De paso, confirmamos cual es el motivo principal del regreso de Charles a la Isla, ocuparse de que el hombre de negro no abandone la Isla. ¡Uno para todos y todos para uno!. Esto me resulta muy curioso una vez más, si recordamos que en su anterior misión el objetivo era dar captura a Ben, claro que aquellos eran otros tiempos y las prioridades eran muy distintas. Hasta que no nos expliquen el tema del "atrapamiento" del hombre de negro, supuestamente en la cabaña, prefiero no etiquetar todo esto como gazapo o fallo en el plan a largo plazo de los guionistas. Lo mejor de este interesante momento entre Widmore y Jin, ha llegado cuando este último pregunta al primero que como quiere detener a Flocke, dando este aentender que el paquete es la clave de todo. Claro, cuando se sabe ya quien es el susodicho paquete, a mí se me empiezan a poner los ojos como chiribitas pensando en el tema ("eres especial", le dijo Faraday).

Respecto al flash-sideway, como he dicho en la introducción, me ha parecido de los más flojos de los que llevamos vistos. Quizás no sea imparcial por no ser partidario de los capítulos coreanos, pero el hecho de saber que Jin terminaría en el frigorífico del restaurante, no ha ayudado precisamente. Me ha parecido entretenido, sin más, donde lo mejor ha sido comprobar las diferencias en la relación amorosa de Jin y Sun entre las dos realidades. En esta, comprobamos que no están casados (buen giro inicial) pero que de todas maneras, se quieren y mantienen una relación como amantes. Algo que termina descubriendo Mr. Paik y que como era de suponer, no le hace ninguna gracia. Aquí es donde entra en acción el grupo de Keamy, el cual ha sido contratado para eliminar a Jin (de ahí el reloj de oro). Aparte, me ha quedado claro que las diferencias entre ambas realidades no lo son tanto, pues hemos podido ver que Mikhail (puntazo volver a verle) termina perdiendo su ojo (¿cómo lo perdería en la otra?), que Keamy sigue siendo el mismo tipo duro de matar y que por mucho que se quieran, la relación de Jin y Sun no tiene pinta de acabar muy bien para uno de los dos. Al igual que en el 6x08 "Recon", la historia ha quedado muy abierta en este apartado, por lo que empiezo a suponer que tendrá que haber un capítulo dedicado únicamente a todo lo que está sucediendo en los diferentes flash-sideways. Cada vez debe faltar menos para comprender cual es su significado y la importancia de los dichosos reflejos en los espejos...

LLega el momento de adentrarnos en la recta final del capítulo y esta vez, llega acompañada del mejor cliffhanger de la temporada, por lo que aún más alegría y satisfacción a la hora de comentar esta parte. Empezamos por la fase tranquilita, esa charla de Jack (¡vuelve el líder!) a Sun, en la que ha convencido a la coreana para la causa pro-Jacob. Jack tiene uno de los papeles más importantes de la partida y verle convertido al fin en todo un hombre de fe, es algo que me congratula. De aquí, marchamos de nuevo a la otra punta de la Isla, donde por fin vemos a Kate abrir su piquito, la cual no es capaz de ocultar su preocupación por la que se avecina, a diferencia de un James que esperaba ver como Widmore ponía en su sitio al hombre de negro. Algo ingenuo por su parte y que no tarda demasiado en comprobar cuando le ve de vuelta en el campamento. Después de ese gran, "no me gustan los secretos", era fácil imaginar que nos tocaba comprobar quien era el paquete, así que de regreso a la Hydra, vemos a Zoe y al "cara tonto" trasportándolo a la enfermería. ¡Desmond David Hume ha vuelto!. El escocés por excelencia ha regresado (bien drogado) a su "querida" Isla, ante los ojos de un Sayid que promete dar guerra en cuanto pise suelo firme. El futuro del iraquí cada vez es más oscuro y eso para nosotros, se ttraduce en espectáculo asegurado. Entre el inicio de la guerra y que a tenor de lo visto en la promo (sin spoilers) del próximo capítulo, "Happily Ever After/ Felices para siempre", Desmondo recobrará el protagonimo perdido con un episodio centrado en su figura, solo puedo finalizar diciendo una cosa que resulta más que evidente, pero no por ello, menos excitante: la recta final de Perdidos, acaba de comenzar... LOST.

PD: Me marcho de viaje en unas horas, hasta el domingo o el lunes, por lo que no podré responderos los comentarios hasta la vuelta. ¡Disfrutar de estos santos días!.

Siempre hay gatos en Philadelphia

Publicado por Moltisanti On 15:58 9 comentarios
Al día con la que se ha convertido por méritos propios en una de mis comedia favoritas, It's Always Sunny in Philadelphia. Antes de ponerme a recomendarla como se merece (¡tienes que verla!) y como prometí, quiero hacer hincapié en un tema que me ha llamado mucho la atención a lo largo de las cinco temporadas de la serie: el papel y la aparición de gatos en numerosos capítulos. Con la tontería y casi sin quererlo, este animal ha sido el protagonista de algunos de los mejores momentos que me ha dejado la gang, en especial, en relación al personaje de Charlie. Así que me vengan a la cabeza, recuerdo cuatro que desde ya, van a formar parte de mi recopilación de momentos mítico de series.

El primero, sucede en casa de Dee, cuando uno de estos animalitos se coló dentro de una pared, y esta, acudió a Frank y Charlie para que le solucionaran el contratiempo. En verdad, estos dos se autoinvitaron para variar a la fiesta. Al final, Dee quedó atrapada en él, junto a decenas de gatos. Es lo que tiene que la dupla Frank-Charlie se pongan a maquinar conjuntamente. El segundo, precisamente, tuvo lugar en el apartamento de estos dos, cuando Charlie nos habló de su método para conciliar el sueño (esnifar pegamento y comer comida para gatos) por culpa del maullido de todos los gatos que acudían a su ventana noche sí y noche también. Como le dijo Dee, "no piensas que lo que haces puede ser la causa del problema". Simplemente, genial.

Aparte de estos dos, no me puedo olvidar del fantástico guiño que It's Always Sunny in Philadelphia hizo a 24, cuando Dennis se encontró un gato callejero (en unos de mis capítulos favoritos de toda la serie) y le puso de nombre Jack Bauer. Momento correspondiente a la imagen de arriba. Para el final me he reservado el mejor de todos y el que seguro que os ha venido a la mente desde que habéis visto de que iba a ir esta entrada, siempre y cuando hayáis visto la quinta temporada de estos "Colgados en Philadelphia". Estoy hablando, como no podría ser de otra manera, de los "Kitten Mitttens", esa idea revolucionaria que surgió de la estropeada mente de Charlie , el cual escribe "Kitten Mittons", por culpa de su dislexia. No hace falta que diga que es una de las mayores locuras que han salido de la serie y que se merecía sobradamente aparecer en mi recopilación de momentos míticos de series. Nos vemos en el Paddy's Pub, bitches...

"Hola, soy Charlie Kelly. Propietario de un negocio local y amante de los gatos. ¿Hace su gato mucho ruido todo el tiempo?. ¿Está su gato todo el tiempo dando vueltas por ahí volviéndose loco?. ¿Está su gato arañando los muebles?. ¿Piensa que no hay solución?. ¡Eres tan estúpido!. La hay: Kitten Mittens. Finalmente existe una media elegante y confortable para gatos... (se cae el gato de la mesilla)... ¡no he oído nada!. ¿Su gato tiene una pierna?. ¿Su gato está gordo, flaco o en el medio?. No importa, una talla cabe en todos. Kitten Mittens, quedará fascinado. Entonces venga al Paddy's Pub, somos la casa de los originales Kitten Mittens".

Elección Mejor Personaje: Pushing Daisies

Publicado por Moltisanti On 14:22 5 comentarios
Mi relación con Pushing Daisies se quedó a medio camino, cuando decidí abandonar el barco al final de su primera y breve temporada. Cuando una serie solo sirve para que te eches algunas de las siestas más placenteras de tu vida, a uno le queda claro que no está hecha para él, por mucho que a la inmensa mayoría, le encante. A pesar de esto, tuve una época hace poco en la que estuve meditando seriamente si dar una segunda oportunidad a "Criando Malvas", pero al final el calentón se quedó en eso y nuevamente dejo aplazada la decisión. De todas maneras, he pensado que subirla a la palestra de la Elección del Mejor Personaje sería buena idea para que todos los que aún estáis lamentando que la ABC la diera con la guadaña de la cancelación al final de su segunda temporada, podáis elegir a vuestro personaje favorito. Por mi parte, la curiosidad de adivinar hacia quién irán vuestros votos, sigue siendo la misma, pero como no la he visto completa, tampoco tengo mucho más que añadir. Seguro que a más de uno le apetecía votar ya por el mejor personaje de Pushing Daisies y aquí os dejo la oportunidad. ¡Empieza la elección en el "The Pie Hole"!:



ACTUALIZACIÓN: Votación cerrada. Resultados.
 

Eleccion Mejor Personaje: Pushing Daisies
Charlotte "Chuck" Charles
Emerson Cod
Lily Charles
Ned
Olive Snook
Vivian Charles
pollcode.com free polls

Recordar que todavía podéis votar a vuestros personajes favoritos de:

Alias: Te la debía J.J.

Publicado por Moltisanti On 18:38 22 comentarios
Hace varios años intenté ponerme con Alias, pero la cosa no cuajo por diferentes motivos. En aquella época de iniciación en el mundillo de las series, esperaba encontrarme una especie de sustituta para Lost (durante el parón entre la segunda y tercera temporada), cuando además conocí a 24, o mejor dicho, conocí a Jack Bauer y su facilidad para obligarte a realizar los mayores maratones seriéfilos que uno se pueda imaginar. Por si estas razones fueran pocas, para colmo, me queda destacar que mi suministrador de series y mi conexión a internet me la jugaron (eran los tiempos de la tarifa plana), lo que me llevó a realizar la primera toma de contacto con Alias, empezando por el segundo capítulo de la serie, saltándome el espectacular piloto que tiene como carta de presentación. ¡Imperdonable, lo sé!. Con este desastroso panorama, no es de extrañar que piense que no fue el momento adecuado para conocer a Sydney Bristow, el SD-6, la CIA y compañía. Pagué la novatada y desde entonces, siempre he considerado a Alias una de mis grandes asignaturas seriéfilas pendientes... hasta ahora. ¡Te la debía J.J.!

Nada más comenzar con Alias, no tardé ni dos minutos en darme cuenta de que me equivoqué completamente al no ponerme en serio con ella cuando tuve la oportunidad. Desde que disfruté (por primera vez) de su capítulo piloto, incluyendo sus tropecientos giros de guión, he intentado ponerme a escribir sobre ella, pero las ganas de verme un nuevo episodio apretaban más que nunca. Tanto que Alias ha conseguido que prácticamente tenga abandonadas a la mayoría del resto de mis series y así, no es de extrañar que su primera temporada me durara poco más de una semana. La segunda me ha durado algo más, pero por el simple motivo de que no tenía tiempo. En cuanto he podido, me he pegado un maratón de esos que hacen historia, hasta toparme con ese espectacular cliffhanger final con el que se despedía la segunda entrega. LLegado a este punto, por fin me siento a escribir sobre la que está siendo mi serie de este año 2010. Lo que estoy disfrutando con Alias, no está ni en los escritos de Rambaldi, ni en los de la madre que parió al señor J.J. Abrams.

Solo voy a dedicarme a destacar los aspectos que están haciendo que esté tan fascinado con Alias, pero no tendría sentido hacerlo sin meterme en el campo de los detalles o spoilers, por muy pocos que sean, así que precaución si no has llegado al final de la segunda temporada...

"Me llamo Sydney Bristow, hace siete años fui reclutada para trabajar en una rama secreta de la CIA llamada SD-6, juré no revelarlo, pero no pude ocultárselo a mi prometido y cuando el jefe del SD-6 lo descubrió, hizo que le mataran. Fue entonces cuando supe la verdad, el SD-6 no forma parte de la CIA, había estado trabajando para la gente contra la que creía estar luchando. Así que acudí al único lugar en el que podían ayudarme a destruirles. Ahora soy agente doble de la CIA, donde mi contacto es el oficial Michael Vaughn. Solo hay otra persona que conoce la verdad acerca de mis actividades, otro agente doble infiltrado en el SD-6, una persona a la que apenas conozco, mi padre".

La primera temporada me pareció perfecta de principio a fin, y cuando digo perfecta, quiero decir que sería incapaz de encontrarle una sola pega, salvo que quizás hubo momentos en los que llegué a pensar que los amigos de Sydney, Francie y Will, entorpecían un poco el endiablado ritmo de algunos capítulos. Menos mal que no lo dije antes porque sino tendría que tragarme mis palabras viendo cual ha sido su papel en la segunda temporada. Will trabajando como ayudante para la CIA después de descubrir el secreto de Sydney, a la vez que mantiene una especie de relación con la propia Francie, o mejor debería decir, con su clon. Como era inevitable, al final se lió, la que se tenía que liar... Si esta era la única pega que podía encontrar, no es de extrañar que también piense lo mismo sobre la segunda entrega. En serio, Alias en sus dos primeras temporadas me ha parecido absolutamente perfecta en todos los sentidos, ahí es nada. Su ritmo frenético, superando incluso al de 24, está siendo un factor fundamental para que cada episodio sea una continua fiesta repleta de acción, emoción y de viajes por todo el globo. Un minuto estás en Barcelona y al otro en China, para dos minutos después aparecer en Los Ángeles como si nada. Me encanta que cada capítulo te deje la sensación de haber visto dos o tres por la cantidad de cosas que has presenciado, por no hablar de esos giros, sorpresas y cliffhangers que aparecen en un capítulo sí... y en otro también. Alias lo tiene todo y eso a mí, me encanta y me tiene fascinado.

Sobre el tema de los finales de capítulo o cliffhangers, creo que no me equivoco si digo que Alias es lo más burro que me he encontrado en mi carretera seriéfila, a excepción de Lost (tampoco hay que faltar). Si la primera temporada tiene 22 capítulos, pues 22 finales de infarto que me regaló la condenada. Algunos de ellos los catalogaría como imposibles, por lo increíble de la situación y por la necesidad que te producen de tener que ponerte el siguiente para averiguar como Sydney (por lo general) va a salir del embrollo en el que está metida. La segunda temporada parecía no querer abusar con tanta asinuidad de este recurso, pero aún así, los finales me han seguido dejando con las mismas ganas de ponerme uno más. Destacar algunos por encima del resto resulta complicado, pero creo que no me equivoco diciendo que los dos más impactantes y desconcertantes, han sido el del 2x13 "Phase One" (mi capítulo favorito hasta el momento) y el de la season finale, 2x22 "The Telling". En el primero, la serie pegó un giro radical por todo lo sucedido, pero además, los guionistas no tuvieron ningún reparo en darle el toque maestro con la muerte de Francie a manos de su clon (se avecinaba un ataque de los clones y yo sin enterarme). En el segundo, me han dejado con el que ha sido el mejor cliffhanger de todos los que llevo hasta el momento, con una Sydney que se despierta en medio de Hong Kong después de estar dos años desaparecida. ¡Ay mi madre!

Se nota mucho lo que estoy disfrutando con Alias, pero aparte del ritmo frenético y unos cliffhangers demoledores, ¿qué más tiene para que me tenga tan fascinado?. Para empezar, un presupuesto bastante elevado, o al menos me está dando esa impresión porque es una de esas series con las que a veces me pregunto: ¿cuanto les llevaría rodar cada capítulo y sobre todo, cuanto debe costar montar todos esos exteriores en los cientos de escenarios diferentes que he visitado hasta el momento?. Además, está el tema de la música, donde una vez más no puedo escatimar elogios a la hora de hablar de Michael Giacchino, responsable también entre otras, de la banda sonora de Lost. Su toque, esta vez tirando más hacia la vertiente electrónica, nuevamente vuelve (aunque Alias sea anterior a Lost...) a convertirse en pieza esencial para la serie en la que participa. Más allá de las características técnicas, Alias tiene tiene ese aspecto mitológico que tanto me gusta y que llega de la mano de Milo Rambaldi y sus juguetitos proféticos de hace 500 años. Estoy totalmente entregado para la causa y algo me dice que todavía no he visto prácticamente nada acerca de este tema...

Y para terminar, pero no por ello menos importante, tiene unos personajes de esos que te hacen la vida imposible para decidir cual es tu favorito. Si me pusiera a hablar de cada uno de ellos en profundidad, voy a terminar excediéndome y como con esta entrada solo quería abordar los aspectos generales del show para más adelante centrarme en lo realmente importante (tramas principales, secundarias e interpersonales), a la vez que dejaba claro lo encantado que estoy de haber comenzado con Alias, solo diré que Sydney, Jack, Vaughn, Marshall, Weiss, Will y Dixon son muy grandes, pero que sería de una serie como Alias, sin unos villanos de altura como son Arvin Sloane, Sark e Irina Derevko. En serio, esta serie tiene todos los elementos que la hacen digna candidata a terminar convirtiéndose en una de mis favoritas de todos los tiempos, siempre que consiga manternese en este nivel hasta el final. Como ahora mismo lo único que me apetece es ponerme el primero de la tercera temporada para ver como J.J. Abrams solventó la papeleta del cliffhanger-amnésico, acabo aquí pero no sin antes avisar, de que no tardaré mucho en volver a escribir sobre esta joya que tardé demasiado tiempo en descubrir, para lo poco que me va a durar.
1. Me gusta la gente que no abusa de la constitución.

Badger (Breaking Bad)

2.
Elizabeth, es un placer conocerte. Yo soy James.

Cook (Skins)

3.
La gente desea tan fuertemente que le digan qué hacer, que escuchan a quien sea.

Don Draper (Mad Men)

4.
Eres una mierda al lado de Fox Mulder.

El Fumador (Expediente X)

5.
Esa es la tremenda pregunta que habría que contestar.

Dale Cooper (Twin Peaks)

6.
¡Puto pagano!. Dile a tu Dios que va a haber sangre.

Al Swearengen (Deadwood)

7. No quiero volver a dormir.

Echo (Dollhouse)

¡I'm The Cookie Monster!

Publicado por Moltisanti On 17:44 6 comentarios
He tardado tiempo en recuperarme del Shock Post-Skins y de ahí, que hasta hoy no me haya atrevido a dar al play a la season finale de la cuarta temporada, o lo que es lo mismo, a despedir a la segunda generación de Skins. Pese a este temor previo por lo que puediera encontrarme como despedida, tranquilamente puedo decir que el final que han tenido me ha convencido, o mejor dicho, el capítulo ha sido el que lo ha hecho. Después de lo sucedido en el anterior, esperaba encontrarme algo distinto a lo que nos han mostrado y precisamente este ha sido el motivo principal por el que he quedado plenamente satisfecho. Sobre todo porque el "tema clave", pese a haber estado presente y haber impregnado absolutamente todo durante los casi 50 minutos, solo ha cobrado un real protagonismo en el momento más importante y con el personaje que esperaba encontrarme en esos minutos finales. En cuanto a una inevitable comparación general, tengo claro que me quedaría con los protagonistas de la primera generación, pero en el apartado particular, no dudo ni un segundo en decir que mi personaje favorito de Skins es, con diferencia, James Cook a.k.a. The Cookie Monster.

Si todavía no has visto el 4x08, no querrás enterarte de cómo ha sido la despedida que Skins ha brindado a su segunda generación, pese a que tampoco hayamos tenido demasiadas sorpresas...

Él ha sido la estrella de esta extraña temporada y se merecía despedirla como solo él podía hacerlo, pegando un grito de guerra y dejando claro quien es James Cook. Ahora más que nunca, The Cookie Monster Rules! Puede que su escena final junto al verdugo de su mejor amigo haya sido forzada, pues a nadie le entraría en la cabeza la posibilidad de seguir a un extraño que está "espiándote" en una fiesta, y mucho menos, terminar colándose en su casa. El motivo para llegar a esos minutos finales ha sido lo de menos, cuando han servido para que presenciaramos el segundo momento más impactante de la temporada, después de la chocante muerte de Freds. Nuevamente nos han dejado con un cliffhanger sin resolución como en la segunda temporada, cuando nos dejaron con las ganas de saber si Cassie terminaría dándose la vuelta para darse cuenta de que Sid había ido a Nueva York a encontrarla. Esta vez el amor, ha dejado hueco a la amistad, o mejor dicho, a la declaración de intenciones y a la venganza. Nunca sabremos si Cook le pateó el culo a Mr. Foster, pero eso a mí no me importa, a diferencia del maravilloso discurso de despedida que mi personaje favorito nos ha servido en bandeja. Que voy a decir yo, que no se haya atrevido a decir él:

"No creo que sepas lo que soy, amigo... Soy un puto estorbo. Solo soy un niño estúpido. No tengo sentido. Criminal. No tengo ningún puto uso, tio. No soy nada. Así que por favor... por favor... entiéndelo con... ya sabrás. Con tu cabecita. Has matado a mi amigo. Soy Cook... ¡Soy Cook!"

Skins no es solo Cook aunque a veces no me lo parezca, por lo que también toca comentar la despedida que ha tenido cada uno de los personajes (que no protagonistas) de esta segunda generación. Sigo pensando lo mismo de ellos, pero al menos casi todos se han ido dejando un buen recuerdo. Después de tirarse toda la temporada mareando la perdiz, Emily y Naomi (mi revelación o sorpresa positiva en esta cuarta entrega) han terminado de la única manera posible, juntas y enamoradísimas, como en los buenos tiempos. Panda y Tommo más de lo mismo aunque fieles a su estilo, manteniendo una relación extraña y cuanto menos peculiar. Me ha parecido un recurso un poco rebuscado la beca de Harvard, pero lo paso por alto porque Pandora se merecía tener algo esta temporada aunque haya sido deprisa y corriendo al final. Como de Freddie ya sabíamos como había acabado su paso por la serie, quedaba saber cual iba a ser el futuro para Katie, JJ y Effy, y realmente nos han dejado sin novedades en sus historias. De los dos primeros no es que me importe, pero de la reina esperaba algo más contundente o protagonismo en esta despedida grupal. Al menos lo ha hecho a su manera y en un lugar especial, fumándose un buen trocolo en la cabaña en la que pasó los mejores momentos junto al obsesionado de su novio. Finales felices, simples e incluso agridulces, como sucede en la vida misma, no hay más. Así es Skins y es lo que la hace grande a su manera.

Ahora a esperar a enero de 2011 para dar la bienenvida a la que será la tercera generación de Skins durante la quinta y sexta temporada. Una vez más, nos tocará adapatarnos a los cambios, con el aliciente de que esta vez no tendremos una Effy para conectarlos de alguna manera. Una larga espera nos queda por delante para comprobar si el nuevo grupo de personajes conseguirá superar a los Chris & cia y a los Cook & cia. No lo tendrán fácil, pero nada es imposible en esta serie, eso es algo que me ha quedado muy claro durante estas cuatro temporadas.

PD: No me digáis que el momento Kylie Minogue no ha sido todo un puntazo y para variar teniendo como uno de sus protagonistas al de siempre, al que nunca ha fallado en esta segunda generación, al The Great Cookie Monster...

Review Lost 6x09: "Ab Aeterno"

Publicado por Moltisanti On 22:53 63 comentarios
Llevaba un par de semanas avisando que el 6x09, "Ab Aeterno", prometía ser el punto de inflexión en esta temporada final de Lost... y desde luego que lo ha sido. Capitulazo, con todas las de la ley lostiana, de esos que no se olvidan. Pedía (pedíamos) a gritos un episodio como este y a pesar de ir con un nivel muy elevado de expectativas (culpa de todo el arsenal publicitario en torno a él por parte del equipo de la serie, además del anuncio de que tendría 6 minutos extras y sobre todo, por estar centrado en Ricardus), "Ab Aeterno" las ha superado con creces y me ha vuelto a dejar con esa sensación de tensión, disfrute y locura (todo en uno) que solo con Lost consigo alcanzar. En Damon Lindelof y Carlton Cuse, hay que confiar, eso es algo que nunca hay que olvidar y que con capitulazos como este, me gusta recordar. Más allá de todos los momentazos mitológicos y de todas las respuestas que nos ha brindado, el capítulo (y su historia) me ha parecido perfecto de principio a fin, a excepción quizás de esas escenas culebronescas que me han chirriado un poco. Después de tirarnos ocho episodios colocando piezas en la partida de ajedrez por la Isla mientras se podría decir que íbamos despidiéndonos de los protagonistas, en esta ocasión, ha tocado aparcar todo eso, para conocer a un personaje que llevaba por la serie desde la tercera temporada pero del que realmente sabíamos muy poco. Este capitulazo (que placer volver a usar este adjetivo) se merece una review a la altura y como hay más cosas para comentar que nunca, no me enrollo más y vamos a conocer en profundidad a Richard Alpert... y a la Isla. ¡Habemus Review!.

¿Todavía no has disfrutado de este "Para toda la eternidad"?. Entonces será mejor que no sigas leyendo para no cometer ningún pecado que te pueda llevar a la Isla del demonio...

Queríamos un capítulo centrado en Richard Alpert y por fin podemos decir con la cabeza bien alta, que nuestros deseos han sido concedidos, y en el mejor momento posible. Sabíamos que cuando llegara, las respuestas importantes empezarían a caer, pero eso no es ni de lejos lo más importante que hay que recalcar sobre "Ab Aeterno". Soy de los que piensan que no tiene sentido valorar un episodio de Lost únicamente por el volumen de respuestas que nos ofrezca, sino por su calidad (guión, actuaciones, giros, sorpresas, etc) y las sensaciones que consigue transmitirte. Lo bueno de "Ab Aeterno" ha sido comprobar que ha tenido de todo y para todos. ¿Quieres una historia romántica de manual para Richard?, ahí la hemos tenido. ¿Quieres respuestas sobre su pasado y sobre qué demonios es la Isla?, más de lo mismo. Etcétera, etcétera, etcétera. El modo teorizador ha vuelto en mí y eso es señal de que el capítulo ha dado y dará mucho juego durante un largo tiempo (hasta que la parte mitológica de la serie vuelva a cobrar tanto protagonismo como en esta ocasión, algo que espero que no sea dentro de mucho, pues esto se acaba amigos/as...). Antes de entrar en detalles, no quiero quedarme sin hacer una pequeña mención especial al actor Titus Welliver, al cual espero volver a ver por la serie. El "hombre de negro" de Terry O'Quinn me tiene ganado, pero el suyo... el suyo es otra historia. ¡Que bueno que llegaste, "Ab Aeterno"!:

El capítulo ha comenzado de una manera desconcertante para todos los que sabíamos de antemano en quien estaría centrado. ¿Qué hace Illana abriendo el ojo si Richard se llevará todo el protagonismo?. Entonces comprendemos que la escena tiene relación para conectar directamente con la trama isleña del bando de Jacob, donde involuntariamente está Ricardus. Me ha gustado que profundizaran en lo que pasó cuando vimos al hombre de blanco visitar a su discípula favorita al final de la quinta temporada. La misión de esta ya la conocíamos (proteger a los 6 candidatos, 4 si no contamos a Locke y Sayid), pero lo que no sabíamos era que Jacob le dio instrucciones limitadas, dejando el resto (el momento actual) de su plan en manos de su consejero en funciones. El cual, anda igual de perdido que el resto de los personajes que están realizando una reunión alrededor de la hoguera en el campamento de la playa. "¿Os parezco alguien con un plan?". Tú quizás no, lo tuyo son más las respuestas Ricardín, pero el hombre en el que has perdido la fe, tiene uno y tú tienes un papel muy importante en él, pese a que en ese momento hayas decidido pasarte a la competencia y "volver" a dar por sentado que estás en el infierno. Hablando del fuego eterno... mejor lo dejo para luego que ya ha saltado el fundido en negro.

Que Richard fuera a hablar con el némesis del instructor de Illana, era obvio que no iba a hacerle mucha gracia a esta, por lo que decide ir tras él. No sin antes contarle a Jack que el cuerpo de Locke se pasea todavía por la Isla, momento en el que vemos a Hurley hablando con uno de sus amigos muertos, o mejor dicho, amiga... pero eso también lo dejamos para más tarde. A todo esto, ¿Hurley terminará hablando con John?. Mientras, en la hoguera, Ben vuelve a sacar a pasear su ineficaz (desde hace demasiado tiempo) lengua de serpiente para decir que Richard no sabe nada (estas tú que sí...). Momento que aprovechamos para viajar al pasado hasta 1867 (como echaba de menos un flashback como el que nos han regalado). Lo mejor de todo, ver que aterrizamos en las Islas Canarias, en El Socorro de Tenerife para ser exactos, aunque desgraciadamente, no se puede decir que me haya dado la impresión de estar en suelo español, principalmente por ese aire de telenovela que he comentado al principio de la review. Tampoco es algo que haya interferido en el argumento, todo sea dicho. Olvidando esto, hemos conocido a Isabella, el amor de Richard. Al intentar conseguir una medicina para su grave enfermedad, este termina asesinando al déspota del doctor, pero sus intentos por salvar a su amada quedan en balde y esta termina muriendo con la biblia en la mano (todo el capítulo está cargado de un gran simbolismo religioso). Aquí es cuando comienzan las desdichas y casualidades que se cruzarán en la vida de Richard para acabar en la Isla... y es aquí cuando la cosa empieza a ponerse realmente interesante.

Richard termina en prisión por culpa del asesinato involuntario que cometió, y además, es condenado a muerte. Por esta razón, recibe la visita de un cura para poder confesarse antes de que le llegue la hora. El momento de la confesión me ha recordado a la de Eko frente a "Yemi" (curiosamente Isabella tenía la misma cruz que este), con la diferencia de que el nigeriano no se arrepintió de sus pecados (y sabemos como acabó...), cosa que Richard no tiene problemas en hacer. A pesar de esto, el cura no accede a concederle la absolución y este le dice que la única manera de regresar a la gracia de Dios, es realizar la pertinente penitencia, cosa que no podrá hacer porque va a morir mañana (si alguien le llega a decir que iba a tener que soportar 140 años de penitencia isleña...). Entonces le suelta que su destino es acabar en el infierno donde el demonio le espera (normal que luego pensara lo que pensara acerca de la Isla), y finalmente, le dice que espera que Dios tenga misericordia de su alma. Este momento de elevada carga religiosa, ha sido el motor de todo el capítulo y por tanto, de la historia de Richard, por lo que he creído oportuno centrarme especialmente en él. Nos han querido dejar intuir que Jacob es Dios y su némesis, el Diablo, aparte del hecho de que la Isla es el infierno, intentando despistar a los espectadores más inocentes con una de las teorías clásicas de la serie. En realidad han utilizado todo esto para mostrarnos nuevamente que la esencia mitológica (no confundir con religiosa), simplemente se basa en esa lucha entre el bien y el mal que encarnan los dos personajes más misteriosos de la Isla, y que en este capítulo, han dejado completamente definidio su rol en la historia.

Todos sabemos que saber inglés es importante, pero en el caso de Richard, esto alcanzó otra dimensión al conseguir salvarse de la horca gracias a haberlo aprendido leyendo la biblia junto a Isabella. El precio de la salvación, le convirtió en propiedad de Magnus Hanso, el capitán de la Roca Negra y abuelo o bisabuelo de Alvar Hanso (Dharma Returns!). Abordo del navío inglés y en medio de una terrible tormenta (una vez más), uno de los tripulantes vislumbra la Isla y al ver la estatua, piensa que está protegida por el mismo diablo. En ese momento una ola gigante (tirando más bien a tsunami) arrastra al barco hacia donde le encontramos por primer vez al final de la primera temporada, después de haber arrasado con la estatua, salvo el mítico pie de 4 dedos. En esta escena (un poco chusca, todo sea dicho) hemos matado dos importantes pájaros (misterios) de un tiro y ha sido de la manera más lógica posible. A pesar de eso, se agradece que nos lo hayan mostrado para salir por fin de dudas en cuanto como era posible que estuviera la Roca Negra en medio de la selva y sobre que pasó con el resto de la estatua. En este aspecto, he quedado satisfecho con la resolución de los enigmas, más que nada porque era lo que imaginaba que había sucedido desde hacía demasiado tiempo, pero puedo llegar a entender perfectamente si hay alguien que no esté para nada de acuerdo en lo que acabo de decir. Las respuestas, no llueven a gustos de todos y eso es algo que vamos a tener que afrontar hasta el final de la serie.

La cantidad de cosas importantes que han sucedido por el capítulo, y es ahora cuando Richard pisa por primera vez la Isla, o al menos está en ella, pues le espera pasar una larga temporada encadenado en la Roca Negra. Aquí el oficial que le compró, se encargó de asesinar al resto de los esclavos (de ahí los esqueletos...), pero cuando fue a hacer lo mismo con Richard, el Humo Negro apareció para darles la bienvenida a su estilo, utilizando sus sonidos de gala y arrasando con todo y con todos, para goce y disfrute de un servidor. Una vez eliminados todos los extras, Smokey ni corto, ni perezoso, le realiza a Ricardus uno de sus famosos "escaneados" o "juicios" como ya hizo en su día con Eko o Juliet, por ejemplo. ¿Por qué no le mata como al resto?. Por el simple motivo de que Ricardo, es pieza clave en esta partida y esa es la razón por la que a día de hoy, todavía intenta reclutarle para su bando, como vimos en el 6x04 "The Substitute". La primera vez, lo hizo presentándose con la apariencia de Isabella (el Humo Negro son las aparaciones, por si hay alguien que todavía anda perdido con el tema), intentando comerle la cabeza con la idea de que estaban muertos y en el infierno, hurgando aún más en la herida del que fuera un campesino de Tenerife.

Después de la obra de teatro que el hombre de negro a.k.a. Humo Negro realiza para simular el rapto de Isabella por parte del diablo, volvemos a verle con su fachada original, o mejor dicho, con la que le conocimos en aquella inolvidable escena junto a Jacob en la playa. Se le aparece a Richard (interesante verle llegar con la misma lámpara que había en la cabaña, ejem, ejem) para liberarle y empezar a manipularle como hace con todos los que se pasean en esa Isla. Me ha gustado que haya comentado que lleva mucho más tiempo allí (¿desde cuando?) y que fue traicionado por Jacob quien se llevó su cuerpo (¿cómo es posible eso?) y su humanidad, pero creía que esta sería la ocasión perfecta para que el hombre de los mil nombres, nos dijera realmente cual es el suyo, pero nuevamente mi gozo en un pozo. Además de esto, me ha parecido todo un puntazo que para lavarle el cerebro definitivamente a Richard y convencerle de matar al "diablo", haya usado exactamente las mismas palabras que usó en el Templo, Dogen con Sayid. Con las instrucciones recibidas, Richard se ha dirigido hacia los restos de la estatua para matar a Jacob, pero este todavía no está por la labor de recibir un cuchillazo y le propina un palizón al debilitado Ricardo. Este momento es de los que considero, de coger papel y boli porque por primera vez desde que le conocimos, Jacob ha tirado de la manta y de que manera...

Para empezar, ha querido dejar claro que Isabella está muerta, que no están en el infierno y que él no es el diablo (seguro que más de uno a esas alturas seguía tirándose de los pelos con estas posibilidades). También ha querido dejar claro quien manda, con eso de que nadie entra a su rinconcito de la estatua sin su autorización y reconociendo que es el responsable de que la Roca Negra llegara a la Isla. Después de ganarse la confianza de Richard, ha llegado lo que todos estábamos esperando, la explicación de cual es la verdadera e importante función de la Isla: hacer de corcho en una botella para que el líquido no se salga y se expanda. O lo que es lo mismo, mantener al mal, la oscuridad, al Humo Negro o como queramos llamarlo, en el sitio que le corresponde. Aquí no acaban las "ofertas Jacob", pues también nos explica la esencia de su partida de ajedrez con el hombre de negro, algo que ya nos dejaron intuir la primera vez que les conocimos. El primero trae personas para demostrar al segundo que se equivoca en su pensamiento de que el pecar, está en la naturaleza de todo ser humano. Por su forma de hablar, tiene pinta de que llevan mucho, mucho, mucho tiempo jugando de la misma manera.

La jugada de Jacob en la partida necesitaba un revulsivo y es aquí donde entran los losties en escena. Dice que no tiene sentido traer a la gente a la Isla y luego obligarles a hacer algo para diferenciar lo que es el bien y el mal, pero Richard le abre los ojos diciéndole que si no lo hace él, lo hará su contrincante. Entonces ha sido cuando a Jacob se le ha encendido la bombilla de su plan y ha "contratado" a Richard como su representante o intermediario con la gente que llegara a la Isla, por casi los próximos 150 años. Como todo trabajo, este tiene que ser remunerado y como el dinero no pinta nada en ese lugar, Richard lanza tres peticiones, de las cuales termina consiguiendo la tercera, la eterna juventud. Curioso que Jacob no haya podido concederle ni la resurrección de Isabella, ni el perdón por sus pecados para evitar el infierno, pero que con un solo toque haya podido otorgarle la inmortalidad. En serio, ¿quién o qué es este personaje?. Antes de seguir y de meterme de lleno con el final del capítulo (semana libre de flash-sideways), me surge la duda de saber si fue Jacob quien trajo a la Isla a la Iniciativa Dharma...

Después de hacerse a la religión jacobiana, Richard demuestra que tiene un par de bémoles y acude ante el hombre de negro. Este no tarda ni dos segundos en darse cuenta que ha hablado con Jacob ("te entiendo, puede ser muy convincente") y aquí es cuando por fin me ha recordado a ese personaje que está dedicándose a reclutar losties en el cuerpo de John Locke. Le devuelve la cruz de Isabella que encontró en el barco y le ofrece una oportunidad para conseguir una segunda oportunidad a Richard (de ahí la conversación que mantuvieron en el 6x04 sobre que no todo el mundo puede optar a ellas), el cual en la actualidad está deseoso de aceptar tras su pérdida de fe. Menos mal que Hugo (era con Isabella con quien habló al inicio del capítulo) llega al rescate y al más puro Whoopie Golberg en "Ghost", permite que Richard y su esposa tengan la despedida que nunca puedieron tener. Si Mr. Alpert (apellido 100% español, ejem, ejem) siempre me había fascinado, ahora que conozco su historia, más. Por cierto, no me olvido de la parte relevante para la trama principal, esas instrucciones que Isabella a través de Hurley, ha querido entregar a Richard. Este tiene que impedir que el hombre de negro salga de la Isla... porque sino todos se irán al infierno, literalmente. Hablando del rey de Roma, aparece al final (en un plano soberbio) para despistarnos y hacernos creer (junto a la siempre efizaz música de Michael Giacchino) que la fiesta que ha supuesto este "Ab Aeterno" llegaba a su fin, cuando todavía quedaba lo mejor...

... la continuación de la charla en la playa, entre Jacob y su némesis, con la curiosidad de que esta vez es el primero quien visita al segundo. Se deberá a que hay que mantener la balanza equilibrada entre los dos para todo, esa que tenía una piedra blanca (regalito de Jacob) en un lado, y otra negra en el otro, y que estaba en unas cuevas que a tenor de lo visto, parece que era más del hombre de negro que de Jaocb. Dejando estas minucias a un lado, la conversación nos ha dejado piezas y pistas claves para entender todo. Por ejemplo, la explicación de por qué FLocke quería matar ansiadamente a Jacob: era quien le impedía marcharse de la Isla. Esto nos lleva a la pregunta del millón, pues si ahora el hombre de blanco ya no está, ¿por qué aún no se ha marchado de la Isla?. Los candidatos parecen ser los responsables de que siga su desdicha, pero si atendemos a lo que dijo aquel niño rubio que se le apareció, las reglas le impiden que les mate, al igual que no podía matar directamente a Jacob. A saber cual es el plan que tendrá ahora en mente para librarse de todos los que se pongan en su camino. Además de esto, me ha quedado claro que Jacob estaba por encima del otro, como si de un responsable hermano mayor se tratara y de ahí, su chulería a la hora de hablarle y entregarle la botella. Esa que el hombre de negro revienta como símbolo de que la va a liar de aquí al final de la serie (como lo ha estado haciendo hasta ahora), y así conseguir "expandirse" como lleva deseando desde hace cientos de años. Por fin un capítulo con verdadero aroma a temporada final y que ha llegado en el mejor momento posible, cuando tan solo nos quedan 7 más. Disfrutar al máximo de esta experiencia porque se nos está acabando. ¡Que el ritmo no pare!... LOST
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cabecera: Stranger Things

¡Súbete!

Trailer: Counterpart

¡Participa!

BSO: Vice Principals 2x08

TWITTERLAND

Calendario Estrenos 2017

En directo

Catálogos SVOD España